miércoles, 2 de enero de 2013

La Navidad estuvo violentada por el saqueo a un supermercado chino y los cortes de luz

A doce años de la caída de Fernando De la Rúa, y de los saqueos y muertes que le antece-dieron, hubo varios municipios amena-zados por la anarquía y el vandalismo. Lo sufrieron Santa Fe y Río Negro; y varios puntos del Gran Buenos Aires vivieron momentos de tensión. Para el Gobierno no se trató de reclamos sociales sino de “ladrones organizados”. Pero los lugares más críticos representaban una brecha social real. Uno de los casos del 21 de diciembre fue frente al Barrio Carlos Gardel, donde un supermercado chino fue vaciado, tal como había pasado hace más de una década.
Mientras las cámaras de televisión miraban lo que sucedía en el Carrefour de San Fernando, donde la Policía desalojó a unos pocos manifestantes, en la noche del viernes 21 los dueños del autoservicio de Marconi y Villegas poco pudieron hacer frente al avance de los saqueadores. Según trascendió, unas 20 personas tomaron la iniciativa y luego se “generalizó” a parte del barrio. La intervención policial no pudo impedir el robo al por mayor, pero arrojó una decena de detenidos, al menos.
Luego se acordonó la calle y el ingreso al establecimiento. El director de Seguridad municipal, Gustavo Yapura, aseguró que ese había sido el único episodio en la comuna. Y que el supermercado había quedado con custodio de Gendarmería, como el resto de la zona de conflicto. “Hubo un robo organizado importante”, comentó sobre el hecho, aunque consultado directamente sobre lo que pudo haberlo motivado se limitó a decir que “se está investigando” en la Justicia. A esa altura, la Rosada había apuntado a la interna peronista y la Gobernación desligaba la cuestión social del clima hostil.
“No había nadie manteniendo un reclamo social”, sostuvo el ministro de Seguridad y Justicia de la Provincia, Ricardo Casal, en su primer balance. No obstante, aclaró que “los informes que teníamos en la mesa de trabajo con el ministro de Desarrollo Social, Martín Ferré, daban cuenta de que el 21 iba a haber muchas concentraciones en hipermercados, como suele ocurrir todos los fines de año, pidiendo bolsas de comidas para personas de barrios carenciados”. “Teníamos medianamente identificados los lugares donde las organizaciones sociales se iban a concentrar con esa finalidad”, dijo.
“Los que cometieron los saqueos no era gente que necesitaba una ayuda social suplementaria para pasar las fiestas, sino que eran ladrones que se organizaron para robar, definitivamente”, declaró el ministro. Hubo 471 detenidos en toda la Provincia, casi ninguna quedaba en esa condición a fin de año.

Cortes de luz masivos
Los cortes masivos que dejaron a miles de usuarios sin luz durante la última navidad motivaron el reclamo de vecinos y del propio intendente, Lucas Ghi, a la empresa Edenor. La distribuidora de energía prometió obras, pero el mal parece endémico cuando suben el termómetro y el consumo eléctrico.
Aunque los cortes no son nada extraño, la masividad, prolongación y el delicado momento en que se produjo el último sobre vastos sectores del GBA, Capital, y muchas ciudades del país volvió a poner en el eje de debate el tema eléctrico. Al menos por unos días. Las empresas de distribución domiciliaria son cuestionadas no sólo por la falta de inversión y de mantenimiento si no por la magra respuesta que tiene ante casos ¿inesperados? Tras el último tornado de abril hubo barrios que estuvieron casi una semana sin luz. Es cierto que hubo una planta transformadora destruida, como también lo era que cientos de postes habían otorgado escasa resistencia por el pésimo estado en que yacían.
En Navidad, Edenor alegó “dos fenómenos extremos”. “Picos de hasta 50 grados de térmica y una tormenta al final del día que pegó fuerte en el gran Buenos Aires y, menos, en Capital. Las redes eléctricas se estresaron muchísimo más. Los cables que alimentan a las casas estuvieron mucho más exigidos que un día común. Hubo picos de consumo de 4.000 megawatts y toda la exigencia recayó en las casas, al no haber industria ni comercio. Los aire acondicionado estuvieron al máximo toda la jornada”.
Tras la fiesta religiosa, la Municipalidad le pidió a la empresa “que pongan toda la capacidad operativa para reestablecer el servicio eléctrico en las zonas afectadas por cortes”. Además, dispuso de un servicio especial para que los vecinos afectados supieran cómo reclamar y solicitar el resarcimiento económico correspondiente. Ghi hizo “especial énfasis en la necesidad de solucionar con carácter de urgente las situaciones que involucran a pacientes electro dependientes”, informó la comuna.
La información se brinda a través de la Dirección de Defensa del Usuario y del Consumidor (Mitre 957. Tel.: 5279-3105/3104.). A principios de este año, su titular (Alejandra Dezzi) contaba a este periódico como el problema había aumentado de 2010 a 2011. Y lo explicaba en la falta de inversión.
En respuesta a una presentación de vecinos de Villa Sarmiento, Edenor prometió el “tendido de cable subterráneo de media tensión en la zona de Palomar, con una inversión de $3 millones, con plazo de finalización a mediados de enero, con la que se solucionarían los problemas” en aquella zona.
El planteo, canalizado a través de la UGC 7, solicitaba conocer los planes de inversión de la empresa y amenaza con iniciar “acciones legales” contra la compañía eléctrica de continuar los cortes.

No hay comentarios: