jueves, 20 de diciembre de 2012

Ley de Medios: la pelea de Clarín llega a la Corte, mientras el resto se hace el distraído

Luego de 13 días de idas y vueltas judiciales, finalmente será la Corte Suprema la que decida sobre la aplicación total de la Ley de Medios. El lunes pasado, el titular del Afsca, Martín Sabbatella, había notificado al Grupo Clarín sobre la decisión de avanzar de oficio sobre sus licencias, pero la apelación de la empresa volvió a reinstalar la “cautelar”. El Gobierno presentó el martes un recurso extraordinario.
El viernes pasado (una semana después del fallido 7D) el juez de primera instancia en lo Civil y Comercial Horacio Alfonso falló a favor de declarar constitucionales los artículos 45 y 161, lo que desató el festejo del oficialismo. Le duró poco. El lunes pasado Clarín apeló a la Cámara Federal y el Gobierno pidió que sea el Máximo Tribunal el que resuelva la cuestión de fondo. Por ahora, la estrategia del Grupo pasa sólo por la vía judicial. No mostró intenciones de desinvertir, aunque es probable que sólo esté ganando tiempo. Otros multimedios lesionan la misma ley con otro tipo de artimañas.
El informe preliminar presentado por el Afsca despertó la polémica porque ni Canal 11 ni Canal 9 desinvertirían, aún cuando están controlados por capitales extranjeros, algo que la Ley prohíbe en forma explícita. Según ese informe, la única multinacional que debería desprenderse de sus medios en Argentina es Prisa, la empresa española dueña de los canales +, Cadena ser, Red caracol y radio Continental.
Prisa, por cierto, es socia de Telefónica en Canal +, que tiene los derechos de televisación de la Liga de Fútbol. Telefónica, en 2000, compró Atlántida Comunicaciones y pasó a controlar tanto Telefé como Continental, en ese entonces. El Afsca indicó que Telefé no debe cambiar de dueños porque está amparada por la ley de Bienes Culturales. Esa norma no permite a empresas extranjeras contar con más del 30 por ciento del capital de un medio de comunicación nacional, pero reconoció derechos adquiridos con anterioridad a 2003. La Ley de Medios, en cambio, no lo hace y por eso se planteó la inconstitucionalidad de los artículos de desinversión (al menos Clarín, el apuntado por el Gobierno).
La Ley de Medios prohíbe también a las empresas de servicios públicos tener una licencia. Es para evitar la intervención del Gobierno sobre proveedores del Estado. Telefé alega que Telefónica de Argentina no tiene nada que ver con el Grupo Telefónica. No es broma. Como tampoco que pueda ofrecer Triple Play cuando le está prohibido. Con un artilugio, llegó a un acuerdo con Directv. Y aunque lo facturan por separado, lograron vender de todas formas el paquete de TV, Telefonía e Internet.
Hace tres años, la propia cámara de Telecomunicaciones aceptaba que esto no se podía hacer porque así se hubiese “reemplazado un monopolio por otro”. Telefónica, que también controla Telecom Italia, tiene dos tercios de la red de Internet. Una posición dominante que se hará mucho más fuerte si se caen Fibertel y Cablevisión. Enfrentado al Gobierno, el Grupo Clarín perdió la posibilidad de ofrecer el T Play. En el AMBA sólo lo brindan dos cableoperadores: Telecentro y Telered.
El caso de Canal 9 también es paradigmático. Aunque la licenciataria, Telearte, alega que sólo el 30% de su capital accionario está en manos extranjeras, se sabe que el Grupo Albavisión la controla desde 2007. Ante versiones cruzadas, un comunicado de los trabajadores del canal, en febrero último, resulta esclarecedor: “Desde el 2007, cuando el mexicano González González se hizo cargo de Telearte S.A., los trabajadores venimos sufriendo una política empresaria de vaciamiento. No solo por la falta de producción propia, sino también por la reducción de puestos de trabajo que esto genera”.
“Durante el período 2008 – 2010 se fueron con retiros voluntarios más de 100 compañeros/as. Estos retiros fueron seudovoluntarios porque Recursos Humanos llamó reiterativamente al 80 % de los trabajadores para arreglar dinero e irse de la empresa. Con la nueva Ley de Medios Audiovisual el panorama no cambió mucho. La empresa buscó ajustarse con pequeños cambios que básicamente consistieron en extender la duración de los pocos programas de producción propia como Viviana Canosa, Bendita TV y Telenueve. Por otro lado incorporó coproducciones como Duro de Domar, TVR o bajada de línea; lo cual no es generación de contenido propia del canal. Y en 2011 incorporó Paka Paka y proyectos INCAA TV, de producción externa al canal”, reza el comunicado. Salven la Ley.

Festival
El domingo 2 de diciembre, Víctor Heredia, el Chango Spasiuk y Teresa Parodi brindaron un recital gratuito en la Plaza San Martín en el marco de las actividades que organizó el Afsca. Ante 5000 personas, los artistas se llevaron un recuerdo de parte del titular del Afsca y del intendente, Lucas Ghi.

No hay comentarios: