jueves, 1 de noviembre de 2012

Vuelven a donar un ecógrafo a LUCEC, semanas después de que se lo robaran


El martes último, el Ministerio de Salud y el Senado de la Nación repusieron a la Liga de Lucha contra el Cáncer filial Morón (LUCEC) el ecógrafo que le fuera robado por malvivientes el 18 de este mes. Se hicieron presentes el vicepresidente, Amado Boudou, y el secretario administrativo de la Cámara Alta, el moronense Juan Zabaleta; el ministro Juan Manzur y el jefe de la comuna, Lucas Ghi.
El aparato había sido sustraído en un operativo muy profesional en el que al menos 2 delincuentes consiguieron reducir a unas 40 personas para poder cumplir con su cometido en la filial local de LALCEC.
El robo se perpetró el jueves 18 al mediodía, cuando dos personas ingresaron a la sede de Sarmiento 509 (Morón). Uno pasó a la sala de espera y "le preguntó a una secretaria dónde estaba la sala de ecografía".
"Cuando le indican, pasa, saca un revólver y amenaza a la chica que hacía los informes", precisó Mirta Meyer, presidenta de LUCEC, quien contó que luego ingresaron en todas las dependencias de la ONG y, bajo la amenaza de dispararles, redujeron a unas 40 personas, entre pacientes, empleados y directivos.
"A nosotras nos encerró en el cuarto del mamógrafo", dijo Meyer, quien contó que fue obligada a acostarse en el suelo junto a otras seis o siete personas, a las que los ladrones dejaron encerradas con llave.
La presidenta de LUCEC aseguró que además de "desconectar prolijamente el ecógrafo" y comenzar a llevarlo rodando hacia la puerta de salida, los delincuentes también "robaron los celulares a todos y los iban poniendo en una valijita". Después de que transcurriera alrededor de media hora, los ladrones le ordenaron a dos hombres presentes en el lugar que los ayudaran a llevar el aparato hacia afuera, para cargarlo en una camioneta Renault Kangoo estacionada frente a la puerta.
Con el equipo dentro del área de carga, los delincuentes subieron a su vez al vehículo y escaparon a gran velocidad. "Nos cortaron las piernas, fue un golpe muy bajo", dijo Meyer, en referencia a la pérdida del aparato, "de última generación", valuado en unos 90.000 dólares y con el que la institución contaba desde hacía tan sólo año y medio. Los delincuentes contaban con "información precisa".

No hay comentarios: