jueves, 1 de noviembre de 2012

Randazzo se cruzó con los ferroviarios en Castelar y pidió que no hagan más paros


Tras fijar un nuevo plazo para la reparación vías, de 60 días, el ministro de Interior y Transporte, Florencio Randazzo, visitó los talleres de Castelar del Ferrocarril Sarmiento para dialogar con los trabajadores. El cuerpo de delegados le exige celeridad en las obras y dice que sólo funcionan 14 formaciones.
El mismo día en que la Justicia procesó a los ex secretarios de Transporte Ricardo Jaime y Juan Pablo Schiavi, el ministro había dicho que no había demoras en los trabajos pautados para vías y vagones y disparó contra la ex concesionaria TBA, cuyos dueños también están imputados por la tragedia de Once. Sin embargo, no hizo ninguna crítica sobre el control del Estado en los últimos 9 años.
Al mismo tiempo, se acercó a los delegados junto con el interventor gubernamental del ramal, Raúl Baridó. Según publicaron en su blog “soyferroviario”, el ministro les pidió “colaboración” para sacar el ferrocarril Sarmiento adelante. Concretamente sugirió que no se realicen más medidas de fuerza.
Los delegados contestaron que mientras se den las condiciones para trabajar, como materiales y herramientas, no iba haber ningún inconveniente. Randazzo contestó que antes del 22 de febrero del 2013, es decir cuando se cumpla el 1er aniversario de Once, van a estar funcionando 9 formaciones nuevas.
Los ferroviarios reclamaron que los pocos materiales que llegan no entran en buenas condiciones, por eso se solicitaron controles de calidad. Baridó, “tomando nota de la situación”, se mostró de acuerdo.
Por su parte, los delegados le aclararon a Randazzo que “no es cierto” que estén en la etapa final los trabajos en el depósito. “Lo único que cambió fue el comedor”, dijeron, ante la muda mirada de los funcionarios.
Antes de finalizar la informal reunión ambas partes quedaron que comunicarse cada 15 días. Por último, se hablo del descarrilamiento acontecido el 28 de septiembre en el depósito, por el cual estuvo involucrado el encargado. Baridó respondió que fue mala actuación de la empresa de echarlo, que no había sido su culpa, ya que vienen denunciando el mal estado de las vías y material rodante.

Mitad de camino
Por su parte, el delegado del ramal, Rubén Sobrero, reafirmó sus críticas. Pidió “mayor aceleración” en las obras, mantenimiento y todo lo que tenga que ver con el funcionamiento del tren”. Hoy estamos funcionando con 14 formaciones de 24 que debemos tener, así que estamos en el medio”, indicó.
El ferroviario aseguró que “está demostrando que acá no hace falta tener una empresa” porque “si un secretario o ministro de Transporte tiene que apretar a los empresarios para que hagan las obras con la plata que se les da estamos en un problema”. “Muestra un poco el vacío de los empresarios acá - dijo- . Pero también presionamos para que se den esas inversiones y queremos que haya un cambio importante, ya que de la forma en que estaba funcionando nos estábamos quedando sin trabajo”.
Estas declaraciones fueron vertidas luego de que diera testimonio en el juicio por el asesinato de Mariano Ferreyra. “Todo giró en torno a cómo se movía el gremio con las tercerizadas, cuáles fueron las tercerizadas construidas por el gremio y cuál fue el rol del gremio de los noventa para acá. La parte que nosotros hemos planteado es la de los negocios y creo que quedó bastante claro”, apuntó.

No hay comentarios: