jueves, 18 de octubre de 2012

La comuna denunció a dos policías por la muerte de un joven en la Carlos Gardel


El intendente, Lucas Ghi, y el diputado provincial Marcelo Saín denunciaron públicamente a dos oficiales de la Comisaría 6° de El Palomar por la muerte de un adolescente de 16 años que vivía en el Barrio Carlos Gardel, en lo que directamente calificaron como una “ejecución sumaria”. La sospecha concreta es que se habría tratado de un crimen a sangre fría y se especula con la relación que tendría la fuerza de seguridad con el delito común en aquella zona. Reclamaron por la Policía Comunal.
El hecho es investigado por la Justicia pero la causa, que se tramita en la UFI 2 de Morón, está caratulada como “intento de robo calificado” por uso de arma de fuego, debido a que, para la Policía, el joven habitante de La Gardel había sido alcanzado durante una persecución, luego de intentar asaltar a un motociclista, en cercanías del Hospital Posadas, adonde falleció a las pocas horas.
Alexander Sacovich murió como consecuencia de un disparo que ingresó por la parte de atrás de su cráneo, en la noche del 27 de septiembre. Su nombre ni siquiera figuraba en el expediente. Pero a la mañana siguiente (28/09), la versión “oficial” ya lograba instalarse en algunos medios. La agencia oficial Télam tituló en su portal: “Un joven de 16 años está grave tras un intento de robo y tiroteo en Morón”.
“Fuentes policiales informaron hoy a Télam que el episodio se inició ayer minutos antes de las 20 en el cruce de Namuncurá y Marconi, de El Palomar, partido de Morón, donde dos delincuentes asaltaron a un hombre que tripulaba una moto. En circunstancias en que los ladrones amenazaban al dueño de la moto para despojarlo del rodado, llegó al lugar una patrulla de la policía de Morón que intervino para evitar el hecho. Según las fuentes, se inició una persecución y tiroteo que se extendió hasta la calle San Martín, en uno de los laterales de la villa Carlos Gardel, donde uno de los ladrones cayó herido de un tiro en la cabeza y el otro escapó por los pasillos del asentamiento”, se leía.
Saín denunció que, en realidad, “Alexander fue ejecutado por componentes de la Policía: Noelia Aquilino y Pablo mariano Carvallo; sargentos”. “Ella reconoce que disparó su compañero, el chofer, con su mano izquierda. Indicio que nos despierta sospechas. Los testimonios que recogimos dicen que ella disparó”, sostuvo el diputado de Nuevo Encuentro durante una conferencia, el jueves último
La investigación del dirigente (ex secretario de Seguridad Aeroportuaria y autor del proyecto de Policía Comunal de su bloque) se originó tras una serie de hechos suspicaces que alertaron también a Ghi.
“A las pocas horas del suceso, se apersona en la central de monitoreo el responsable de la Comisaría 6° y en forma intempestiva solicita el video de las cámaras”, comentó el intendente. Y agregó: “Esa noche se genera un clima de enrarecimiento en el barrio. Y entran a robarnos en la Casa de la Juventud. Días más tarde, un móvil de la secretaria de Desarrollo y Salud es interceptado en el barrio y robar parte de la mercadería”. En ninguno de los dos casos la Policía actuó. Sospechan que adrede.

Investigación
Saín no sólo denunció a los dos sargentos por el crimen de Alexander, sino que también responsabilizó al jefe de la comisaría 6°, Alberto Reynoso, “por todo lo que pueda pasar en el barrio”. A su entender, la Policía “regula el delito” y habría tenido alguna relación espuria con el adolescente, que tenía antecedentes y un pedido de captura pendiente, o con su hermano mayor José Luis.
La versión oficial indicaba que Alexander tenía un “cómplice” que escapó del lugar del hecho. Ante la fiscal Claudia Fernández, la sargento “Aquilino reconoce que había identificado a los perseguidos porque eran viejos delincuentes. Creemos que no participo el hermano de Alexander”, se expidió el legislador.
Para afirmar la hipótesis de homicidio, Saín aclaró que el mismo personal policial se presentó en el Hospital para averiguar  “quien era el herido”. Si Alexander o su hermano. “Esto nos hace pensar de la connivencia que hay desde hace un tiempo entre la unidad y algún grupo de la venta de drogas y de auto partes. Los delitos en el barrio en esta escala tienen una clara regulación y protección policial. Esto lo venimos investigando hace un tiempo y lo vamos a justificar en sede judicial”, afirmó.
También dijo que los videos de seguridad no perciben ningún intento de robo. Tampoco figura en la causa el motociclista que supuestamente había sido víctima. Ni se informó al juez de garantías de la muerte de un menor. Ghi agregó otro dato clave: “Hay coincidencias en que los jóvenes no estaban armados”.
En su reconstrucción, dijo que “uno de los jóvenes se detiene, sin armas y brazos en alto, luego sigue. Le disparan por la espalda y uno de los disparos impacta en la parte posterior de la cabeza”, contó.
“No hubo enfrentamiento armado, pero aparece un arma calibre 32 junto al cuerpo, con dos proyectiles disparados. Quizás no era la persona a ser ejecutada, sino el hermano”, destacó el diputado.

Presión
Hasta la semana pasada todos los oficiales denunciados por Nuevo Encuentro continuaban en sus cargos. “Al ministro – de Seguridad bonaerense, Ricardo- Casal no le podemos pedir nada. Es como pedirle peras al olmo”, sentenció Saín, uno de los kirchneristas más críticos de la política criminal de Scioli.
De todas formas, aseguró que el caso iba a ser monitoreado desde la Cámara. Y adelantó que la fiscal debería ser apartada de la investigación, lo mismo que la Bonaerense. “Vamos a pedir por Gendarmería”, dijo el intendente, a una semana de que pidiera a esa fuerza no atentar contra la Democracia, en plena protesta por la reducción de haberes que la misma protagonizó a principios de mes.
Ambos dirigentes pidieron, además, no “estigmatizar” al Barrio. Y adelantaron que en el Ministerio se estudiaba una orden de allanamiento masivo en La Gardel. “No lo vamos a permitir”, advirtió el legislador.

Policía Comunal
Ghi aprovechó la denuncia de un caso de gatillo fácil para pedir por la Policía Comunal. “Vendría a resolver una hipótesis que deberá ser verificada, que es que parte del delito se asienta sobre nichos de corrupción entre sectores de las fuerzas de seguridad y bandas criminales que reclutan jóvenes para estos robos. La Policía Comunal vendría a desentramar este entramado”, indicó.
Por su parte, el diputado de Nuevo Encuentro Marcelo Saín sostuvo que “con la policía comunal esto - el crimen de Sacovich- no hubiera ocurrido”. Hay un gran contraste con lo que hace Morón en el barrio. La Policía está en crisis y cuando no prima esto priman las actividades delictivas”, afirmó.

No hay comentarios: