jueves, 18 de octubre de 2012

En apenas tres días mataron a dos mujeres en Morón, en casos de violencia de género


Claudio Pagliuca (foto) fue detenido el último lunes en la localidad santacruceña de Río Turbio, acusado de asesinar a su ex pareja Alejandra Córdoba. Al cierre de esta edición se esperaban los exhortos de la Justicia para su traslado a Morón. En la misma semana habían asesinado a otra mujer, en el Hotel French.
Pagliuca tenía pedido de captura nacional e internacional. Estaba prófugo desde que agrediera a su ex mujer a mazazos, ante la vista de su padre, el periodista Juan Córdoba, y de su hermana menor, Carla.
El crimen ocurrió en la noche del jueves 4, en la puerta de un edificio de Buen Viaje al 800, donde reside la familia Córdoba. El imputado había escapado pero fue detenido cerca de las 21.30 del lunes último, cuando caminaba por la calle Ramón de Castillo, de la ciudad santacruceña de Río Turbio.
La Policía de esa localidad precisó que un vecino fue quien advirtió sobre el sospechoso, a quien había visto en imágenes de televisión. Al ser detenido, Pagliuca dio un nombre falso, dijo que trabajaba en la construcción y hasta ofreció a los agentes un carnet de la Anses con el apellido Ponti y su propia foto. La fiscalía 5 de Morón, a cargo de María Cecilia Corfield, lo esperaba hoy para su indagación.
El crimen de Alejandra (46) quedó filmado por una cámara de seguridad del municipio, que tomó cuando la víctima llegaba a su casa, momento en el cual un hombre se baja de un auto, ingresa al edificio, y a los pocos segundos escapa. El padre y la hermana de la mujer intentaron detenerlo, tras observar la escena. Juan contó después que la esperaba porque sabía que ella tenía miedo de llegar sola.
“Me solía mandar un mensajito cuando estaba llegando a casa. No sé por qué esa noche no llegó o qué pasó. Pero la estábamos esperando en el fondo con mi hija menor. Salimos cuando escuchamos unos alaridos de dolor”, relató a TN el conductor radial. Y agregó: “Desde que se separaron hace cuatro años no hubo un solo día que no la dejara en paz. No le levantaba la mano, decía ella. Pero el acoso era psicológico. Se hicieron las denuncias, pero le decían que contra eso no se podía hacer nada”.
Por su parte, Carla Córdoba explicó a Télam que Pagliuca "era muy celoso" y que "le recriminaba permanentemente que estaba saliendo con otro hombre”. La sospecha de la hermana es que antes del crimen Pagliuca se comunicó telefónicamente con su hermana y mantuvo una fuerte pelea, lo que habría derivado en el ataque. "Tenemos el dato de que Alejandro Pagliuca le había asegurado a un matrimonio conocido de ambos que la iba a matar porque estaba saliendo con otro", afirmó Carla.
La familia no tiene dudas de que el homicidio fue premeditado. El hombre llegó con una masa en la mano, tapada con una bolsa y golpeó al menos dos veces sobre la cabeza de Alejandra, que intentó cubrirse de la agresión, pero falleció a los pocos minutos, cuando era trasladada hasta el hospital de Morón.
Policía Científica encontró con "luminol" rastros de sangre en el volante y en el asiento del asesino, que conducía un Honda Civic de Pagliuca para llegar y escapar del lugar del crimen (lo dejó en San Justo).

Otro femicidio
Dos días antes del crimen de Alejandra, una mujer de 33 años fue encontrada asesinada en el Hotel French (Sarmiento 430), a unas pocas cuadras de la estación Morón. Por este crimen fue detenido su novio.
Según la Policía, la pareja se hospedó cerca de las 2.15 de la madrugada del martes 2, aunque a la media hora, el sospechoso se retiró tras explicarle al conserje que salía unos minutos para comprar cigarrillos.
Cerca de las 10 de la mañana, al vencer el horario para dejar la habitación, una mucama ingresó y encontró a la mujer muerta en la cama. A primera vista, la víctima presentaba una herida en el cuello, aunque todavía no estaba claro si correspondía a un puntazo con un arma blanca o a un disparo.
Analía Clotilde Ojeda (33) vivía en el barrio porteño de Villa del Parque. Y se encontraba en el hotel junto a Leandro Alberto Entre Ríos (27), quien tenía antecedentes penales, cumplió condenas por robos calificados por el uso de arma y que hacía poco había salido en libertad de un penal bonaerense.

Preso por Youtube
Una joven moronense logró la detención de su ex pareja luego de colgar un video en YouTube donde acusaba al hombre por violencia de género. "Hago este video para pedir socorro a toda la sociedad; mi bebé y mi familia pueden morir”, denunció Zulma Abdala (23) madre de un niño de 3 años.
El agresor, identificado como Richard Pintos, fue detenido en la mañana del sábado 6 en Castelar, informó la abogada de Zulma, Raquel Hermida. Contó que el jueves anterior “nos presentamos en la Fiscalía 8 de Morón y denunciamos que Pintos no cumplía con la orden de restricción que le prohibía acercarse a Zulma, y también aportamos pruebas que lo involucran en el robo de estéreos en autos".
En el video la mujer relató vejámenes a los que la sometió su ex pareja, un hombre de nacionalidad uruguaya al que había denunciado ante la Policía unas 40 veces y con quien convivió durante dos años.
"Me golpeó, me fracturó un dedo, me encerró muchas veces y cuando al fin pude abandonarlo, golpeó a mi papá, lesionó a mi mamá y llegó a secuestrarme con mi hijo", relató Abdala. Según denunció su abogada a Télam, "la fiscalía de Morón tardó una semana en notificar la restricción perimetral" para impedir que el hombre se acerque al domicilio de la mujer, que vivía a unas 15 cuadras.

Revisan el caso Cajal
Con una primera audiencia de testigos, comenzó en la Sala III del Tribunal de Casación penal bonaerense la revisión del fallo que condenó a perpetua a Antonio Orlando Cajal (30), al haber sido hallado culpable del crimen de su mujer y sus dos hijos, en un caso que ocurrió en 2009 y fue conocido como “la masacre de Morón”. La querella exige que el condenado no goce de la libertad morigerada.

Noviazgos violentos
El pasado jueves 11 la Secretaría de Niñez y Adolescencia de la Provincia realizó un taller preventivo en la Escuela Secundaria N°12 de Castelar Sur, donde se enseñan distintas herramientas para combatir la violencia de género. El curso, coordinado con el área de Educación del distrito, fue brindado por profesionales de esta cartera quienes trabajaron con unos 40 jóvenes de entre 13 y 17 años.
El secretario, Pablo Navarro, analizó que el taller sirve para “permite a los jóvenes comprender que muchas veces se naturalizan prácticas dentro de la pareja que en realidad configuran algún tipo de violencia”.

No hay comentarios: