jueves, 18 de octubre de 2012

Caso Arroyo: comenzó el juicio que podría sentenciar a perpetua al autor material


El lunes pasado comenzó el juicio oral por el asesinato de Nicolás Arroyo, el estudiante de la Universidad de La Matanza que murió tras un intento de robo en Castelar Sur, en septiembre de 2010. El único acusado por el crimen es Esteban Román (31), aunque hay un supuesto cómplice prófugo.
El Tribunal Oral en lo Criminal 3 de Morón es el encargado de impartir justicia. Román llega al juicio acusado de "homicidio agravado criminis causa", es decir matar para lograr la impunidad en otro delito, calificación por la que, de ser encontrado culpable, será condenado a la pena de prisión perpetua.
De acuerdo a la cantidad de testigos que fueron citados se prevé que el juicio se extienda por al menos cinco jornadas, de las cuales las primeras tres ya quedaron fijadas para esta semana: 15, 16 y 17.
El TOC 3 está integrado por los jueces Raquel Reneé Lafourcade, Mariela Moralejo Rivera y Alfredo Diego Bonanno, mientras que a cargo de la parte acusadora estará el fiscal Marcelo Varona Quintián.
El particular damnificado -querella- son los padres de Nicolás Arroyo, Alberto y Norma, quienes cuentan con el asesoramiento letrado de Roberto Ezequiel Casco. "Tenemos la expectativa de que le den prisión perpetua. Después iremos por el cómplice que sigue prófugo", adelantó Norma ante la prensa.
Arroyo (20) estudiaba la carrera de Comercio Exterior en la Universidad Nacional de La Matanza (UNLM) y vivía junto a su familia en Ituzaingó. El hecho por el que se acusa a Román ocurrió a las 23 del 3 de septiembre de 2010, cuando volvía de la facultad junto a un amigo abordo de su Renault Clío.
Los jóvenes se detuvieron a comprar una bebida en un quiosco ubicado en la intersección de Blas Parera y William Morris de Castelar Sur, cuando arribaron dos delincuentes con intenciones de robo, uno de ellos armado. Arroyo se resistió y resultó baleado. Román fue detenido dos semanas después.

No hay comentarios: