lunes, 17 de septiembre de 2012

Terminal: "No estamos haciendo ningún negocio con nadie", afirmó Larrache

No estamos haciendo ningún negocio con nadie”, afirmó el secretario de Planifi-cación Estra-tégica del muni-cipio, Daniel Larrache, quien salió a defender el proyecto de la terminal de micros luego de las críticas vertidas por la oposición, especialmente el GEN, en la sesión en la que se autorizó la firma de un convenio con un grupo empresario que compró el predio de la quebrada Transporte del Oeste.
El funcionario ofreció una conferencia junto a la jefa del bloque oficialista, Florencia De Luca, que había sido el miembro informante en el recinto, cuando el 23 de agosto se habilitó al Grupo Mauro a construir la terminal, dos edificios, locales y oficinas en la esquina de Rivadavia y Gral. Saavedra (Morón).
La votación terminó 16 a 6, con el oficialismo por un lado (una inasistencia) y por otro la oposición (la socialista Adriana Kreiman estaba en Santa Fe). El expediente había ingresado al Concejo el 27 de julio y atravesado tres comisiones hasta su tratamiento. El propio Larrache fue a informar a los ediles.
“Tuvieron a su disposición a todos los funcionarios. No significa que no pueda lograr el 100 por ciento de los votos. Puede haber cuestiones políticas”, explicó el funcionario respecto de una votación que se logró por mayoría. Recordó que otros “proyectos especiales”, como el traslado del estadio del Deportivo o la terminal que se está construyendo sobre Gaona habían sido aprobadas por unanimidad.
En el Concejo, Larrache intentó despejar las dudas que pesaron sobre el convenio con Gustavo y Fernando Mauro. “Siempre se pudo hacer una terminal o edificios u oficinas”, en la esquina en cuestión. Según dijo, se construirán “los mismos metros cuadrados y no se trata de un monopolio tampoco”. “Cumple con el código y es conveniente para la ciudad. Va al Concejo - indicó - porque nos piden reacomodar los metros construibles y una diferencia de 6 metros de altura. A cambio, nos otorgan oficinas y un local comercial. Y nos permite ordenar un sistema donde los micros paran en la calle”.
Durante la conferencia se le preguntó por los inversores y sus vinculaciones al Grupo Macri. Aclaró que no puede “pedir antecedentes para algo que es privado” y que no se trata de una concesión. “La cabeza es Gustavo Mauro. Informalmente dijeron estaban en tratativa con la empresa Flechabus. Si no funciona y se funde, al municipio no le pasa nada. No hay concesión ni desarrollo de lo público”, sostuvo.

A lo Carrió
De Luca saldría a responderle directamente a la diputada Stolbizer, que una hora antes había brindado una rueda de prensa: “Es llamativo que se preste a un planteo tan poco serio, con el objetivo que han tenido en general los concejales del GEN, con una actitud desesperada de plantar una sospecha sobre la gestión municipal. El rol que ocupa la oposición quizás se traslada a los estados locales y manifiestan esa triste posición de no ver otra opción de tener presencia mediática a través de denuncias infundadas. Creo que corre el riesgo de convertirse en una copia berreta de Carrió”.
A su vez, reivindicó “la historia de honestidad” de la concejal Kreiman. “Nos parece lógico” que apoye el proyecto, dijo, tras una consulta. Luego destacó que no sólo faltó a la sesión sino también a las reuniones de comisión donde se trató, cuando Un Medio le marcó las críticas de la socialista (ver recuadro).
Por último, Larrache explicó que la Municipalidad no se presentó a la subasta donde se vendieron las parcelas de la ex TDO por las limitaciones ajenas (en el concurso) como por razones económicas propias.
-¿Como nace el proyecto de la terminal: del municipio o de los inversores?
- Quienes invierten están al tanto de las necesidades y de los planes estratégicos del municipio. Al tomar contacto con ellos, porque antes lo habíamos hecho con la jueza de la quiebra, se planteó naturalmente – contestó el secretario. Luego explicó que la compra de las parcelas “no era un gasto previsto”.
“No había partida presupuestaria. Estábamos desarrollando en una Argentina donde hay gobiernos a los que les cuesta pagar los sueldos, en un año complejo. Y comprar la propiedad era la primera etapa, luego había que desarrollar la terminal. La subasta salió muy rápido. Las parcelas salían en forma separada y no teníamos la certeza de poder utilizarla. Tenemos mucha obra pública”, se disculpó.

No hay comentarios: