lunes, 17 de septiembre de 2012

Coparticipación, tornado e inflación conspiran contra las cuentas municipales

Muy cerca de ingresar en el último trimestre del año, las autoridades municipales salieron a mostrar su preocu-pación por una situación finan-ciera que al menos desde enero se sabía que iba a ser complicada. En términos nominales, el municipio estaría unos $40 millones por debajo de lo que necesita, entre una merma de la coparticipación y los gastos por el tornado de abril. Datos a los cuales habría que sumarle la inflación, variable que se sufre pero que no se denuncia con la misma fuerza.
Según datos de la Secretaría de Finanzas de Morón, la comuna perdió este año más de $11 de pesos de la coparticipación bonaerense debido a que se volvió a conformar el Fondo de Incentivo Docente y la Gobernación lo dedujo de los municipios. Por otra parte, la modificación del sistema de distribución le hizo perder al municipio otros $9 millones. También hay que restar unos 2 millones de pesos que este año Morón dejó de percibir de un fondo de ayuda social. En total son unos $24M menos.
A esto se refería el intendente Lucas Ghi cuando culpaba a la Provincia por las penurias económicas que vive su administración, en una nota que en julio publicó el diario Página 12. Y esa es la cifra que arrojó (en rigor, dijo 25M) a diferencia de lo que se sabía desde enero: que la Copa bajaría una décima. La realidad empeoró. Autoridades locales advirtieron ahora que la Provincia, que como se sabe tiene sus cuentas en rojo punzó, incumple también con los compromisos asumidos mediante ley.
Los intendentes de la zona norte del GBA salieron este mes a denunciar que Daniel Scioli no está reforzando la coparticipación con la recaudación que se supone mejoró tras la reforma tributaria de junio. Y Morón no es la excepción. “La ley se aprobó. Se nos había prometido recuperar al menos 10 millones de pesos de la coparticipación, pero pasaron varios meses y no recibimos un peso más”, explicó a Un Medio un alto funcionario municipal. Para colmo, la Provincia se empezó a atrasar en los pagos: “En vez de recibir la cuota en la última semana de agosto, la cobramos el 6 de este mes”, dijeron.
Más elocuente que nunca, una fuente sindicó: “El gobernador está utilizando la plata de los municipios para financiarse y poder pagar los sueldos. Como no puede tomar deuda con la banca exterior, nos pidió que cambiemos los plazos fijos por letras de la Provincia y eso hicimos, para ayudar. Nos da un punto más de interés. Y Scioli se queda con la plata. Al menos debería estar al día”.

Recalculando
La situación financiera de la Provincia tuvo este año un punto límite, que fue el atraso en el pago de los aguinaldos a los estatales bonaerenses, lo cual dejó al desnudo miserias políticas, el despilfarro del año pasado y la escasa autonomía. La crisis afecta las economías municipales. El gobierno de Morón les informó a los directores de medios locales de comunicación que se debían adaptar a un recorte en la distribución de la pauta oficial. Se pidió “solidaridad” y se explicó de la merma en la coparticipación. Se dijo que nunca se logró recuperó del “esfuerzo” que implicó resolver el desastre que dejó el tornado de abril (Un Medio publicó en mayo que la comuna debía recuperar unos $20 millones por los gastos extraordinarios que le implicó el temporal. La ayuda de Nación jamás llegó. Sólo un millón de parte de Scioli y Mariotto). Otros argumentos pasaron también por el yugo de la inflación.
Pero la sinceridad no resuelve por sí sola los problemas. “Nación no le debe nada a la Provincia”, declaró el diputado Martín Sabbatella, a principios de agosto, cuando Scioli reclamaba fondos para pagar el aguinaldo. La pelea por los recursos no contó con ayuda de los intendentes. Hace algunas semanas, legisladores provinciales de los bloques FAP, UCR, Coalición Cívica, Unión Celeste y Pro, entre otros, presentaron una acción de Amicus Curiae ante la Corte de la Nación, en la causa promovida por el entonces gobernador Hermes Binner, con el propósito de que se derogue el Pacto Fiscal firmado en 1992 por los gobernadores (entre ellos Néstor Kirchner) para ayudar a Nación, que por ese entonces carecía de solvencia. Hoy la situación es directamente inversa, pero el pacto continúa vigente y las provincias pierden 15 puntos de coparticipación en favor de la superavitaria ANSES.
El presidente del bloque de Senadores provinciales del Frente Amplio Progresista (FAP), Ricardo Vázquez, llegó a decir inclusive que "si el gobernador Daniel Scioli, ante la necesidad de recursos y con todo el marco legal que lo ampara sobre coparticipación, no accede a reclamar lo que corresponde a los bonaerenses, no nos quedara más remedio que avanzar sobre el pedido de juicio político".
En diálogo con este medio, las autoridades locales admitieron la necesidad de contar con una mayor “autonomía”, pero defendieron a rajatabla el “modelo”. “Hoy se hace mucha obra pública gracias a Nación. Era impensable que se hicieran las cloacas” en todo el viejo Partido de Morón, ilustró un funcionario. Ese plan, que lanzó Kirchner en 2004, siete años después no pudo terminar ni la primer etapa.
El soterramiento del tren Sarmiento, el nuevo hospital municipal y la Asignación U. por Hijo son algunos de los grandes logros que marcan los funcionarios a la hora de enarbolar el “modelo”, con una sonrisa que se desdibuja a la hora de explicar los números y el “esfuerzo” que se requiere para mantener los servicios. La comuna este año volvió a aumentar las tasas. También los salarios a los municipales. En el orden de un 20% promedio. En ambos casos la mejoría no alcanzó a superar a la inflación.

No hay comentarios: