viernes, 10 de agosto de 2012

Sindicato Municipal no cesa en sus reclamos y denuncia persecución a trabajadores

El Sindicato de Trabajadores Municipales de Morón (STMMHI) se mantiene en estado de alerta y movilización luego de una marcha realizada el 19 del mes pasado y de una asamblea el viernes último en el Hospital Morón. Ambas en procura de llegar a un aumento salarial del 35% para todas las escalas. Este año, el Ejecutivo decretó una suba que alcanzaba ese porcentaje pero sólo para la categoría más baja, lo cual no conformó al principal gremio que afilia a los trabajadores del Estado local.
En julio, el sindicato consiguió apoyo de su federación (FESIMUBO) para hacer ruido por las calles céntricas de la ciudad y terminar con un breve acto sobre la calle Brown al 900, enfrente del palacio municipal. La central se adhirió en mayo a la CGT y sigue los pasos de Hugo Moyano. Si bien no ha adoptado medidas de repudio contra la Nación y la Provincia, tal como había adelantado, el titular del STMM, Pablo Salvo, dijo que seguirían  los reclamos en conjunto con su organización superior.
Aparte, informó que denunció al municipio ante el Ministerio de Trabajo nacional por actuar con "intencionalidad política" contra algunos agentes, a los cuales Salvo asegura que el gobierno local sanciona. Ya habrían comenzado la etapa de las audiencias, según su versión. En cuanto a los reclamos salariales, Salvo reconoció que no hubo “nada”, siquiera la intervención del Ministerio de Provincia.
El intendente Lucas Ghi había prometido no cerrar el diálogo, luego de que e abril otorgara un aumento en dos etapas del 35% para los sueldos más bajos, 21% para los salarios medios y de 15% para los que tienen mejores remuneraciones, con un mínimo en mano garantizado de $700 para todos.
"Nosotros estamos pidiendo un aumento del 35 por ciento y que se incorporen al salario básico las sumas que se pagan en negro", precisó Salvo. El sindicalista afirmó, además, que no tuvieron "ninguna respuesta de la Municipalidad" y agregó que el municipio "cortó el diálogo hace más de un mes".
El gremio repartió panfletos en el que se comparaba la gestión de Ghi con la de Scioli y mostraban el recibo de un agente que con más de 10 años de antigüedad llegaba un salario en mano de 2.500 pesos, pero con básico de 920. El resto se componía del presentismo, antigüedad y varios aportes no remunerativos, es decir, que no se computan para la caja de aportes jubilatorios que se maneja en La Plata.
Salvo pidió un “blanqueo” y aseguró que este año “el 80%” de los trabajadores podría quedar por debajo de la canasta básica que establece el INDEC para mantener a una familia tipo, que está en $2750.

Respuesta
Por su parte, tras la protesta en el Hospital Lavignolle, el secretario de Gobierno, Hernán Sabbatella, sostuvo a la agencia NA que no se alteró ninguno de los servicios sanitarios, destacó los aumentos salariales otorgados y hablo de una “intencionalidad política”. "El sindicato representa a trabajadores de Ituzaingó, Hurlingham y Morón y por ejemplo en Ituzaingó otorgaron cero aumento salarial, pero no hicieron ninguna protesta allí. Esto demuestra la intencionalidad política", dijo el funcionario.
En rigor, al sindicato no tiene injerencia alguna en Hurlingham e Ituzaingó y sólo los representan en su nombre, que hereda del viejo Partido de Morón. Y de hecho, el sindicato de Hurlingham sigue afiliado a la antigua federación de municipales. El de Ituzaingó, en cambio, también se enroló en la Fesimubo. Claro que los aumentos (menores) que dieron en esas comunas no merecieron protesta alguna.

1 comentario:

Anónimo dijo...

quiero darles de comer a mis hijos, con la frente alta y no con verguenza por no poder darles lo que todo chico por derecho merece, de que intencionalidad politica hablan caraduras, que digan porque ellos si pueden darles a sus hijos de comer lo que yo no puedo