viernes, 10 de agosto de 2012

El lanzamiento de Acuña, un "cachetazo" que despertó temprano la interna del PJ Morón

Me animaría y tengo ganas de ser candidato a intendente en Morón. Tengo  capacidad para ganarles a Lucas Ghi y a Martín Sabbatella”, declaró el intendente de Hurlingham, Luis Acuña, en el programa Primer Plano y generó un revuelo que muestra qué puede deparar la interna oficialista en 2015.
Sin rivales políticos a la vista, en la Provincia comenzó este año un proceso de polarización entre el kirchnerismo puro, que encarna el vicego-bernador, Gabriel Mariotto, y el poskircherismo de Daniel Scioli. Al gobernador no sólo lo siguen algunos de sus funcionarios y legisladores más leales, sino también un grupo de dirigentes que busca consolidarlo como una alternativa peronista distinta de los K. Allí, en la Juan Domingo, milita la esposa de Acuña, la senadora provincial María Azucena Ehcosor.
Por eso, la frase del intendente de Hurlingham fue tomada desde diferentes puntos de vista como un desafío. Más allá de su pasado moronense y su militancia en el gremio mercantil, es poco creíble que vaya a dejar su propio bastión para saltar al vacío. Pero la frase no hay que tomarla en forma literal.
“Todo es posible y aporta en tanto haya alguien que se preocupe por ser candidato. Los concejales del peronismo prefieren a Lucas Ghi. Yo a Acuña. Lo que hizo fue fogonear y despertar al PJ de Morón con un cachetazo”, analizó el ex titular del PJ, el gastronómico Domingo Bruno, quien realizó junto a Acuña un homenaje a Evita, el pasado 26, en la Plaza Central y en la Catedral (ver recuadro).
Acuña y Bruno (más explícitamente) no fueron juntos en las últimas elecciones. Uno fue candidato de Cristina (entre otros 3), mientras que el otro siguió a Duhalde. Pero tienen en común la visión sobre lo que el peronismo es o debería ser. Y se ilusionan con que Scioli herede la conducción para 2015.

Organizados
Claro que ese sueño del peronismo “unido” que derrote el sabbatellismo en Morón tiene su contracara: Nuevo Encuentro se ha convertido al proyecto “nacional y popular” de Cristina. Y como no se puede negar que estén ciertamente “organizada”, la dirigencia K ha salido a cuestionar a Acuña.
El concejal Santiago Muñiz (FPV) dijo que las declaraciones de Acuña “tienen un tufillo que se asemeja más a una provocación que otra cosa”. Y agregó que “en Hurlingham todavía hay muchas cuentas pendiente”. En ese mismo sentido se refirió el concejal de Nuevo Encuentro de aquel distrito, Adrián Eslaiman, quien apuntó: “A lo mejor Acuña sueña con gobernar Morón porque la gestión de Sabbatella, que ahora continúa el compañero Lucas Ghi, transformó la ciudad y resolvió demandas de la sociedad que en Hurlingham están pendientes”. También acusó a su intendente de “provocar”.
“Hablar de candidaturas a 3 años de las elecciones ejecutivas es faltarle el respeto al pueblo”, sostuvo Muñiz, quien consideró, por otro lado, que “el peronismo de Morón, que hoy hegemoniza el kirchnerismo, no necesita salvadores, todo lo contrario, la tarea es construir un proyecto colectivo”.
Más contemplativo sonó el titular del Consejo de Partido local, Quino Dvyailo, quien consideró que los dichos de Acuña obedecía “seguramente alguna broma que no sabemos entender”. “Hurlingham necesita sostener a un intendente peronista y sobretodo un intendente que comulgue con el modelo nacional y popular que lleva adelante Cristina Fernández. No creo que lo diga enserio porque sería hasta una falta de respeto para los compañeros peronistas de Morón”, declaró a la agencia Comunas.

Peleas
Es cierto que la extraña lanzada de Acuña ocurre en el marco de una preinterna entre sciolistas y mariottistas, en la que los intendentes de Hurlingham y Morón ya tomaron partido. Pero también existe una rivalidad hasta personal entre quienes manejan políticamente a uno y otro distrito. Basta con recordar que hace unos meses la senadora Ehcozor presentó un proyecto de ley para cambiar los límites del distrito. El mal estado de la Ruta 4 en El Palomar sirvió de excusa para reclamar que vuelva a lo que fue, antes de 1995 (división del Viejo Partido) parte de la delegación municipal de Hurlingham. Por ahora, ese proyecto no tiene sustento legal ni político. Fue el segundo intento en 2  años.
Otra pelea a fondo fue la apertura de un hipermercado Auchán en Ruta 4. El gobierno de Morón tenía todo arreglado para posibilitar su llegada. Pero Acuña presionó para que la Provincia no lo aprobara, tomando en cuenta que a pocos km. existía otra gran superficie (Carrefour), pero en Villa Tesei.
Tampoco Hurlingham acompañó el proyecto moronense de inaugurar una planta de separación de residuos en El Palomar, para ambos distritos, en virtud de la Ley de disminución de basura y de los problemas que se acaparan con la CEAMSE. Por el contrario, advirtió la contaminación del Arroyo Morón.
Acuña y el entonces intendente Martín Sabbatella no tuvieron inconvenientes en compartir la inauguración de la planta de tratamientos cloacales, en Camino del Buen Aire, en 2006. Distinto es el panorama desde que el sabbatellismo compite con el oficialismo en Hurlingham, con aval de la Presidenta.

No hay comentarios: