viernes, 10 de agosto de 2012

Cristina reunió a Scioli, Boudou, Sabbatella y Ghi en una fábrica de lavarropas de Haedo

El 23 de julio, Cristina Fernández de Kirchner, integró a la localidad de Haedo a la cadena nacional, durante la inauguración de la línea de lavarropas de la fábrica Mabe. Desde allí justificaría la utilización del recurso audiovisual, al insinuar que seguramente la “cadena nacional del desánimo” (por TN-El Trece) no lo iba a transmitir. Además, expuso su liderazgo por sobre la interna oficialista, al reunir al gobernador, Daniel Scioli; con el intendente, Lucas Ghi, y el diputado Martín Sabbatella.
“Vamos a seguir trabajando cada vez más en proteger el trabajo y la industria. Queremos que sigan trabajando y comerciando pero queremos que inviertan en la producción nacional“, concluyó la jefa de Estado.
La nueva planta de fabricación de lavarropas de Mabe tiene 7000 m2 de superficie y demandó una inversión de 7 millones de dólares. Se trata de una empresa de capitales mexicanos aplicada al desarrollo e heladeras, lavarropas y cocinas. La filial argentina posee dos plantas fabriles, una en la provincia de San Luis y la otra en la localidad de Haedo, en la cual se emplea a más de 800 personas.
Antes de recorrer el lugar, la Presidenta también realizó videoconferencias, en las cuales anunció obras realizadas en la ciudad de Berazategui (Buenos Aires) y en las provincias de Mendoza y San Luis. En su discurso no sólo cuestionó al multimedios Clarín, sino también a los ex presidentes del BCRA.

Lavarropas
“Esta inauguración se da en el marco del Plan de Desarrollo Estratégico que lleva adelante la comuna y tiene que ver con promover una articulación público privada y el trabajo conjunto entre el Estado local y nacional con el objetivo de incentivar el empleo y la producción nacional”, destacó Ghi.
El intendente estuvo a gusto con la Presidenta, con quien se sacó varias fotos que su propia fuerza subió a Facebook.  Al comenzar el acto, junto al diputado Sabbatella, le entregaría a Cristina una foto de la inauguración de las obras de urbanización del barrio Carlos Gardel en 2010, con ella y Néstor.
Al iniciar su discurso, la mandataria anticipó que el lavarropas, cocina y la heladera que le obsequió Mabe serían enviados a la Junta Vecinal de la Villa Carlos Gardel “para que los sorteen entre los vecinos”.
“Esta fábrica va a producir 300 mil lavarropas anuales para que laven toda la ropa en casa”, dijo Cristina, que entre varias líneas internas, apuntó: “la ropa sucia se lava en casa y con lavarropas Mabe”.

La otra cara
El acto de Cristina en Mabe estaba anunciado originalmente para 11 de junio, cuando una emergencia de su hijo Máximo la obligó a postergar la agenda de esa semana. En aquella oportunidad, delegados de la metalúrgica Mecca de Castelar,  junto a dirigentes del Partido Obrero, se preparaban para hacerle notar que también había problemas en la producción. Sin Cristina, el reclamo de los trabajadores se concentró sobre la calle Vergara, a pocas cuadras de la fábrica de Castelar, que quebró unas pocas semanas después. Como salida, la comuna les aconsejó formar una “cooperativa”. Fuentes del PO informaron que la mayoría de los trabajadores empezaron a buscar empleo.

No hay comentarios: