martes, 24 de julio de 2012

Vecinos pidieron por más patrullas, cámaras de seguridad y calles mejor iluminadas

Familiares, amigos y vecinos de Geraldine Benítez, la joven de 27 años que fue baleada en la puerta de su casa de Castelar Sur en un intento de asalto el 1 de julio, encabezaron una marcha de protesta en la Plaza de Morón y la entrega de un petitorio al intendente, Lucas Ghi. Entre otras cosas, le pidieron que se instalen más cámaras de seguridad. Hubo dos reuniones que incluyeron a jefes de la Policía.
Unas 300 personas de Castelar, Morón y Haedo se acercaron el viernes 13 al palacio municipal con consignas vinculadas con la seguridad. Pasadas las 20, una comitiva fue recibida en el salón Mariano Moreno por el jefe comunal, su secretario de Gobierno, Hernán Sabbatella, el jefe de la Departamental, Miguel Alanis; y el jefe de la Policía de Distrito, Fabio Perrone. El lunes hubo otra reunión.
Geraldine se recupera en su casa y sigue adelante con su embarazo (5 meses), después de que un balazo a quemarropa la hiriera en una pierna, cuando su pareja intentaba resistir al asalto (el agresor, armado, tenía intenciones de ingresar al domicilio). El hecho sería grabado por la cámara de vigilancia de la casa y los supuestos asaltantes detenidos esa misma noche, en otro hecho, en Ramos Mejía.
Lucila Parrotino, cuñada de la víctima, dijo el lunes pasado no conocer en qué estado se encuentra la causa penal. “Mi hermana está bien. Pero tiene miedo de que como era menor (el asaltante) salga libre”, apuntó. En tanto, contó que la mayoría de los manifestantes del viernes eran de su barrio (Seré).
A la marcha también fueron representantes de la asociación contra el delito MAFAVI y familiares de Fabián Bourlón, el joven empleado municipal que fuera asesinado a fin del año pasado por un parrillero frente a la estación de servicio de Burgos y Eva Perón (Morón Sur). El crimen fue filmado también por la cámara de seguridad de la empresa y llegó a manos de la Fiscalía. El sospechoso está libre.
En el petitorio que llevaba la familia Benítez se leían, entre otras cosas, una “solución inmediata a cuestiones como la falta de iluminación en las calles y el escaso patrullaje policial”. “Requerimos su compromiso para que controle esta situación y de intervención a las autoridades competentes para que se provea a las dependencias policiales de la zona con más efectivos y con los elementos necesarios para dar cumplimiento a un patrullaje continuo y efectivo”, indicaron en la carta al jefe comunal.
En segundo lugar, reclamaron por más cámaras de seguridad en red. “Han sido colocadas en las principales calles y avenidas del partido. No obstante, existen lugares críticos donde no se han instalado estos elementos, que son sumamente necesarios para prevenir entraderas, asaltos y robos”, dijeron.
Según consideró la cuñada de Geraldine, “el delito aumenta en toda la Provincia”, aunque aclaró que en su barrio hubo una seguidilla de casos. Pidió al intendente “intermediar” ante la Policía y la Provincia. “El intendente nos explicó que apunta a tener el control de la policía municipal”, expresó Lucila.

Preocupación
La respuesta del gobierno local ante la manifestación no tardó en llegar, aunque hubo en parte de la militancia oficialista cierto ninguneo por la masividad de la concurrencia como por sus verdaderos intereses. Algo que se coló en las redes sociales y manifestaciones de dirigentes muy cercanos a Morón. No obstante, el intendente ya había tomado contacto con Geraldine. Luego de la segunda reunión con vecinos, el director de Seguridad Ciudadana, Gustavo Yapura, admitió “preocupación” oficial por el delito y en parte lo atribuyó a la política provincial, que calificó de “deficiente” en esa materia.
Entrevistado por el programa Punto de Encuentro (FM Pacífico), Yapura contó que, en conclusión, a los vecinos se les prometió pedir más apoyo tanto a la Policía, como a Gendarmería. “Este es un problema de todo el Conurbano, aunque en cada comuna y en cada barrio hay situaciones distintas”, explicó.
En ese sentido, no fue demasiado optimista. Reconoció que la fuerza que comanda la ministra de Seguridad de la Nación, Nilda Garré, “no tiene despliegue territorial”. Y que la Policía Buenos Aires 2 “no incorporó más agentes”, desde que la gestión de Daniel Scioli incorporó a todos a la Bonaerense. Esas fueron, a lo largo de los últimos seis años, los refuerzos con que contaban las comisarías.
En cuanto a la instalación de más cámaras de seguridad, el funcionario indicó que existen limitaciones, “y no sólo desde lo económico” (la inversión para la Central de Emergencia y la red bajó de Nación). “Las cámaras sirven para disuadir y pueden esclarecer un hecho, pero no son una solución mágica. Se ubican en los puntos de acceso al municipio y en las arterias principales”, dijo para explicar que no hacen falta instalarse en cada cuadra. La comuna lleva instaladas casi 200 cámaras de seguridad en las principales arterias y corredores bancarios del partido, móviles y dependencias municipales, que son monitoreadas desde la Central de Emergencias inaugurada en 2011. Consultado sobre el accionar en la comuna, Yapura aseguró “con la Policía local no tenemos inconvenientes”.

No hay comentarios: