lunes, 9 de julio de 2012

Nueva CGT: municipales cierran filas con Moyano y reclamarán paritarias al Gobierno


El Sindicato de Trabajadores Municipales de Morón, que conduce Pablo Salvo, marchó al acto que protagonizó Hugo Moyano, la semana pasada, en Plaza de Mayo. El gremio fue representado sólo por su comisión directiva, tal como había sido acordando internamente tanto en la Confederación de Trabajadores Municipales de la Argentina como por su capítulo bonaerense, la FESIMUBO, ambas lideradas por el ex diputado provincial Rubén “Cholo” García, quien compartió palco junto al líder camionero.
La Confederación y Moyano sellaron su alianza en mayo, cuando la CGT  incorporara a ese sector de manera orgánica y lo adoptara como propio en el marco de la reorganización que sufrirá ahora la Central. Los sindicatos que responden a García son, en su mayoría, los que de manera combativa se enfrentaron a la Federación que lideró en los noventa Alfredo Atanasoff y que permitiera en su momento la promulgación de una ley (11757) que libera a los intendentes de la Provincia de tener que establecer paritarias con sus empleados. En la FESIMUBO están hoy Morón e Ituzaingó (no así Hurlingham).
De espaldas a la casa Rosada, Moyano señaló para el lado del “Cholo” cuando se refirió al reclamo de ese sector: “Fíjense compañeros la discriminación que fundamentalmente se hace desde la Cartera de Trabajo. La inmensa mayoría de los trabajadores tenemos la posibilidad de discutir paritarias, de discutir salarios. ¿No es una discriminación que muchos trabajadores municipales no puedan discutir salarios? ¿No es una discriminación que en muchísimos casos no llegan al salario mínimo, vital y móvil? Y el salario de sus hijos son 60, 70 u 80 pesos de acuerdo a los que cada intendente de cada lugar elabore del presupuesto municipal. Y se dicen peronistas algunos”, disparó Hugo.
El titular de la Confederación le agradeció: “Fue uno de los primeros que se solidarizó con nuestra lucha mientras otros miraban para el costado. Estamos seguros que los reclamos que se vienen impulsando desde la CTM, con el apoyo de la central obrera, lograremos dejar de ser invisibles al sistema”.
Pero los municipales irán mucho más lejos. Salvo reconoció a Un Medio que se preparan varias medidas para julio con la bandera de las paritarias como reclamo principal. Pero esta vez no irán a La Plata como otras veces, como cuando hace unos años fracasó la sesión para derogar la 11757, que ya estaba al salir. En aquella oportunidad la liga de intendentes tuvo poder de presión sobre sus diputados.
Ahora irán directo a Plaza de Mayo. “La idea es hacer un acampe y no vernos de ahí hasta que consigamos la ley de paritarias. También vamos a empezar con una serie de cortes de ruta en cada comuna”. Salvo reconoció que esto sucederá después de que se defina la situación de la CGT (ver aparte).
También explicó por qué el reclamo se hará ahora a los pies de la Presidencia. “Los intendentes nos dicen que no pueden darnos más aumentos porque no tienen plata”, adujo. El mismo argumento se le presenta ahora al gobernador. Por eso los Municipales decidieron apuntarle directo al corazón del modelo.

Reelección
El viernes 29 de junio se desarrolló las elecciones gremiales de FeSiMuBo. García fue reelecto  con lista única. Unos 92 mil trabajadores, cerca del 72% del padrón, participaron de los comicios que ungió a la lista ‘Celeste’ para seguir con la conducción del gremio por cuatro años. Una semana antes el “Cholo” se había reunido con los sindicatos de Morón e Ituzaingó (adheridos), cerrando su campaña.

CGT por tres
El 12 de julio Hugo Moyano buscará ser reelecto al frente de la CGT y ni los Gordos, ni los gremios K, ni la Azul y Blanca, ni mucho menos el Gobierno reconocerán ese congreso. Muchos creen que será la fecha de la nueva reorganización de la principal Central Obrera, que podría dividirse en tres patas.
Moyano tenía un pie y medio afuera de la CGT y ni con el acto del 27 de junio cambiaría eso. Pero con la convocatoria logró al menos que muchos de los gremios que lo enfrentaban (Gastronómicos y Mercantiles) se aliaran al menos para reclamar a Cristina la actualización de las asignaciones y de Ganancias.
“El acto no cambió nada. Nosotros vamos por una CGT unificada, no reconocemos el congreso de Moyano. Pero queremos que la conducción sea a través de un Triunvirato. Si eso no se acepta es probable que estalle todo y que termine habiendo tres CGT”, adelantó Domingo Bruno, de A. y B. Morón.
El gastronómico explicó que “con Moyano coincidimos en algunos reclamos, pero su ciclo al frente de la CGT terminó”. Por eso su sector participó de la marcha a Plaza de Mayo, sin necesidad de ser aliado.
Bruno también comentó que empezó a tener conversaciones con “unos 30 gremios” de Morón, de cara a la próxima etapa. Antes era el único que se enfrentaba al Gobierno. Ahora comparte posturas con la CGT Regional que lo desplazara. Previo al 27 de junio, el secretario de SETIA Morón, Julio Ponce; y su adjunto en la Regional, Marcelo Notario (Recolectores), firmaron un comunicado en el que rezaban “somos todos camioneros”. Eso valió que en el kirchnerismo salieran a descalificar a la organización.
“Apoyamos totalmente a Camioneros en su lucha por paritarias libres. Los felicitamos por haber logrado un 25,5% de aumento salarial. Nos solidarizamos con el paro y movilización nacional para el miércoles 27 de junio. Lamentamos y repudiamos la actitud antisindical y antiobrera del Gobierno Nacional, demostrada durante el conflicto que puso en vilo a todo el país en las últimas 48 horas”, comunicó la Regional, luego de la toma de una refinería en La Matanza y del despliegue de Gendarmería.
La interna del CGT se viene encima y hay cosas por aclarar. Jorge D’ Andrea (ATSA)

No hay comentarios: