lunes, 9 de julio de 2012

Mariotto-Scioli: una interna que excede los límites y que incluye una pelea de comunas


Sin otra fuerza política con posibilidades de ser gobierno a la vista, el peronismo comenzó a jugar una nueva interna, pensando en 2015. Los cristinistas buscan la eventual “rere” de la Presidenta, vía reforma constitucional. El peronismo ortodoxo y grupos económicos enfrentados al Gobierno ven con mejores ojos una candidatura de Daniel Scioli, quien, con aspiraciones propias pero con un flaco armado provincial, comenzó a sufrir lo que a los opositores les suele pasar: el acoso mediático y económico. Ante este escenario político el sabbatellismo no fue imparcial y también terminó en la arena.
El 19 de junio, mientras el gobernador se ausentaba del país, su vice (estaba a cargo del Ejecutivo) Gabriel Mariotto bajó a Morón para asistir a la presentación de un plan de seguridad municipal (ver abajo), junto a dirigentes de Nuevo Encentro, críticos de las políticas que aborda la Provincia en ese aspecto.
- ¿Comparte más las políticas de seguridad del sabbatellismo? – lo consultó Un Medio ante su paso.
- Compartimos el proyecto nacional y es  muy importante. Ahí están lineamientos generales a los que todos debemos seguir. Siguiendo esos lineamientos es que Morón está llevando adelante esta acción.
Apurado, Mariotto no cargó contra Scioli, pero el respaldo a sus oponentes cristinistas estaba más que claro. Esa misma noche, Camioneros bloqueaba una refinería en La Matanza y la interna se agravaba. El vicegobernador y el sabbattelismo volvieron a coincidir en sus críticas, no sólo hacia Hugo Moyano, sino también hacia Scioli, por la foto que se sacaron días después, en un partido de fútbol.
La respuesta del Gobierno nacional fue dejar expuesta la debilidad económica de la Provincia. La ayuda presidencial no fue suficiente para evitar el pago en cuotas del medio aguinaldo, lo que generó la reacción de los estatales bonaerenses. Scioli ya había recurrido a un aumento de los impuestos, que los bloques del FPV y de Nuevo Encuentro respaldaron, para tratar de equilibrar las cuentas.

Fronteras
El peronismo ortodoxo también aprovechó la interna K para correr al sabbatellismo. Es que la esposa del intendente Hurlingham y senadora provincial Azucena Ehcosor de Acuña (integrante de La Juan Domingo), ingresó un proyecto que propone correr los límites del distrito, en favor de aquel vecino distrito, en una zona de la Ruta 4, en El Palomar, con el argumento de se mejoraría su limpieza. “Se ha convertido en un basural”, explicó sobre un corredor cuya jurisdicción pertenece a Provincia.
En el gobierno local lo calificaron de “payasada” y en el bloque de Nuevo Encuentro aseguraron que la iniciativa “no tiene chance de pasar”, tal como ocurriera con otro intento que en 2009 hiciera el ex diputado peronista Gabriel Villegas, quien incluso contó con cierto apoyo de los concejales de Hurlingham. Sin embargo, el proyecto tomó estado parlamentario y obligó al municipio a hacer su descargo en una comisión, con la presencia de varios funcionares y el acompañamiento de todo el HCD.

Un abordaje complejo para un problema profundo
El vicegobernador, Gabriel Mariotto, asistió al lanzamiento del Plan Integral de Seguridad de la comuna, que se realizó en el teatro municipal el martes 19 de junio, junto al diputado nacional de Nuevo Encuentro Martín Sabbatella y a sus pares provinciales Adrián Grana y Marcelo Saín, con quienes coincide tanto en las políticas de seguridad de la Nación, como en las críticas hacia las de Scioli.
La secretaria de Relaciones con la Comunidad y Abordajes Integrales de la comuna (esposa del ex intendente), Licenciada Mónica Macha, estuvo a cargo de la presentación, en una mesa que fue encabezada por el jefe comunal, Lucas Ghi; y se completó con su secretario de Gobierno, Hernán Sabbatella.
“Hay distintos tipos de violencia asociados en el Conurbano. La doméstica, de género, juvenil, policial, institucional, callejera. Son manifestaciones de un fenómeno que tiene que ser abordado no sólo por sus efectos inmediatos, sino a sus causas y a sus efectos colectivos a largo plazo”, dijo la secretaria.
En el diagnóstico, apuntó a los “procesos sociales que se construyeron a la par de la exclusión social y la desigualdad económica, pero también en las pautas de consumo”. Y explicó que “los problemas de conflictividad no se resuelven con políticas punitivas, pero tampoco con políticas sociales, solamente. El único abordaje es integral, con un dispositivo acorde a esta estrategia territorial integrada”.
El plan contempla cuatro ejes de trabajo. En ese marco, se creó el Observatorio de Seguridad y Violencia, una iniciativa prioritaria y estratégica para la toma de decisiones. El organismo se propone “sistematizar información, experiencias y prácticas que trascienden los sistemas tradicionales de registro policial y judicial, para apoyar los procesos de diseño y evaluación de las políticas públicas en materia de seguridad”. Cuenta con el acompañamiento “de instituciones públicas, organizaciones de la sociedad civil, universidades y reconocidos especialistas en la temática”.

No hay comentarios: