martes, 24 de julio de 2012

DDHH: la Memoria de la Casa no se toca

A doce años de su creación, La Casa de la Memoria y la Vida presentó un libro sobre “su historia y sus protagonistas”, con el auspicio de la Municipalidad. Fue el pasado 11 de julio, con la presencia del intendente, Lucas Ghi; el diputado nacional de Nuevo Encuentro Martín Sabbatella; el secretario de Derechos Humanos de la Nación, Martín Fresneda; y con dos invitadas especiales: la vecina de Castelar y madre de Plaza de Mayo (Línea Fundadora) Nora Cortiñas; y la nieta recuperada Victoria Montenegro.
La reunión, con charla de persona-lidades, tuvo lugar en el salón de usos múltiples del Gorki Grana, a metros de la Casa donde funciona la Dirección de Derechos Humanos, que dirige Antonella Di Vruno, la misma que estuvo a cargo el desarrollo del proyecto histórico sobre los restos de Mansión Seré.
Luego de una recorrida por los cimientos de aquel lugar donde funcionara un centro de detención, Fresneda tuvo varias dedicatorias. “Te debemos a vos que diste el puntapié inicial cuando los derechos humanos no eran una política de Estado”, le agradeció a Sabbatella. “Este es un momento histórico, no sólo de recuperación de memoria sino de construcción de memoria”, indicó sobre este contexto.
Del mismo modo, Ghi afirmó que “desde hace 12 años, la vida se impuso definitivamente sobre la muerte en este lugar”. “Me llena de emoción y es un honor para mí poder compartir este aniversario acompañado de los que en ese momento y hoy nos siguen motivando con su lucha cotidiana”, agregó.
A la charla asistieron también el ex detenido en la Mansión Seré, Claudio Tamburrini; y el titular de la Comisión Provincial por la Memoria, Hugo Cañón. La presidenta de Abuelas, Estela de Carlotto, había comprometido su presencia, pero la levantó de su agenda por razones de salud y envió una adhesión.

Historia y presente
La Casa de la Memoria nació el 1 de julio de 2000, en un edificio construido en los ’90 con fines de ocio por la administración rousselotista. Desde entonces se han presentado allí decenas de charlas y actos sobre DDEHH. Para el libro ofrecieron testimonio personalidades y organismos como las madres de Plaza de Mayo Delicia Córdoba, Cortiñas y Pepa de Noia; Familiares de Detenidos y Desaparecidos por Razones Políticas (Rosa Resnicoff), el ex detenido de Mansión Seré Claudio Tamburrini; el premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel; HERMANOS e HIJOS Zona Oeste y más.
Di Vruno indicó que ahora la Casa “se ve muy acompañada en su tarea, pero hace 12 años era distinta la historia”. Cortiñas habló de Sabbatella como un “hermano”, pero fue crítica en varios aspectos.
De hecho, fue la única que no se dedicó a hablar de un maravilloso presente. Si bien reivindicó la reanudación de los juicios contra represores, dijo que “no se puede ir 20 veces a dar testimonio”, por la multiplicidad de causas. También arengó a luchar porque “la garantía de los juicios es esta lucha”.
“Esta Casa marca una huella profunda en esta historia nuestra, que sigue siendo dramática mientras no sepamos qué paso con cada uno de los desaparecidos, mientras no sepamos la identidad de unos 500 chicos apropiados y mientras en este país no halla justicia social para todos y todas y se termine el hambre y la gente pueda tener un techo digno”, sostuvo a este periódico, luego de una exposición contundente.
Ante un público eminentemente K, Nora tocó los puntos más sensibles de la realidad. Comenzó por recordar cómo la recibieron en la quinta Seré cuando intentaba confirmar si había “desaparecidos” en el lugar. Y terminó por cuestionar la aprobación de la ley antiterrorista, la cual calificó como un “error”.
Fiel a su estilo, no tuvo reparos en reconocer a los chicos que duermen en los andenes. “Yo tomo el Sarmiento todo los días”, recordó. Ni en cuestionar la represión a campesinos en el Norte. Tampoco en defender la causa antiminera. Todo con voz de abuela y una sonrisa que distendía la dureza de su verdad.

Una militante incansable
Nora Cortiñas reafirma su “independencia” con una militancia incansable que busca Justicia también en el presente. Por eso adelantó que el jueves 19 estaría en Córdoba, donde se sigue un juicio contra el uso de agroquímicos como los que la empresa TBA utilizaba para desmalezar las vías.
El martes 31 de julio se escucharán las conclusiones en la causa que se les sigue a dos empresarios por supuestas fumigaciones en barrio Ituzaingó Anexo (Córdoba) en los meses de febrero de 2004 y 2008.
Luego de militar junto con los ambientalistas, Nora viajará a Jujuy, donde el 26 de este mes se realizará la tradicional marcha de Derechos Humanos, convulsionada por el proceso que se le sigue al dueño de la empresa Ledesma, por su supuesta colaboración en la denominada “Noche del Apagón”. Fue, ni más ni menos, que un operativo del Gobierno Militar en el que se secuestraron y desaparecieron a vecinos y operarios del ingenio, incluido el intendente de Gral. San Martín, Luis Aredes.
La viuda, Olga, marchó sola durante años en la ciudad Capital. Falleció en 2005 por una afección respiratoria producida “por la contaminación de las chimeneas de Ledesma”, según contó la propia Nora. Cortiñas criticó la violencia desatada por la “toma de tierras” que hizo la empresa en la última década.

Militancia o terrorismo
El diputado nacional Martín Sabbatella defendió la Ley Antiterrorista, aprobada por el oficialismo a fin del año pasado, a partir de una modificación que su bloque introdujo en el texto original. “La preocupación nuestra también era que podía ser utilizada contra organizaciones sociales o políticas, pero eso quedó cubierto con un artículo que incluimos”, sostuvo tras la presentación del libro de la Casa.
La Ley 26.734 modificó el Código Penal y estableció que “cuando alguno de los delitos previstos en este Código hubiere sido cometido con la finalidad de aterrorizar a la población u obligar a las autoridades públicas nacionales o gobiernos extranjeros o agentes de una organización internacional a realizar un acto o abstenerse de hacerlo, la escala se incrementará en el doble del mínimo y el máximo”.
Y aclara: “Las agravantes (…) no se aplicarán cuando el o los hechos de que se traten tuvieren lugar en ocasión del ejercicio de derechos humanos y/o sociales o de cualquier otro derecho constitucional”.

No hay comentarios: