jueves, 14 de junio de 2012

Caso Bourlón: un crimen que está filmado, aunque el presunto autor permanece libre

El lunes pasado los familiares de Fabián Bourlón se manifes-taron frente a la Fiscalía General de Morón para pedir la detención de su presunto asesino, quien pese a estar imputado seguiría en libertad hasta el juicio oral. El crimen quedó gravado en el video de la estación de servicio donde sucedió, pero falta el pronunciamiento de los testigos presenciales. Denuncian posible connivencia policial.
Fabián, un joven de 24 años y ex empleado municipal, perdió la vida el 30 de diciembre último cuando en la esquina de Burgos y Eva Perón se atravesó por su camino un comerciante de 65 años. Muestran las imágenes de la cámara de seguridad de la estación Shell en donde ocurrió todo que la víctima descendió de su bicicleta para enfrentarse a una persona de a pie, que lo apuñala sin perder tiempo.
Esa persona, dicen los familiares de Fabián, es Claudio Cambeiro, el dueño de una parrilla que funcionaba justo enfrente de la Shell, y de un Pago Fácil del barrio. “Le cortó de lado a lado, el páncreas, el intestino. Este hombre siempre andaba con un cuchillo de cortar zapallos”, afirmaron los familiares de “Fachi”. Según contaron, Cambeiro apenas estuvo “unas horas” detenido en una comisaría, “pero lo soltaron de inmediato, mientras nosotros tardamos varios días para recibir el cuerpo”.
El video revelador está en manos de la Justicia. Fue entregado en forma “anónima” a los familiares y desmintió otro que aparentemente había sido “editado”. El lunes, Oscar Bourlón, padre de la víctima, se reunió con el fiscal Marcelo Tabolaro, que lleva la causa (UFI 6),  para preguntarle por qué, con aquella prueba, todavía no había detenido a Cambeiro. “Dicen que el juez (de Garantías) lo dejó en libertad porque así lo permite la ley y que va a seguir así hasta el juicio oral, que tampoco sabemos cuando va a ser. El fiscal nos dijo que seguramente se hará este año”, explicó Oscar a este periódico.

Indiferencia
La familia de “Fachi” marcha desde febrero todos los viernes hasta la avenida Eva Perón por Cucha Cucha (vivía al 1300 de esa calle) para protestar por la libertad que goza el presunto asesino. “En mi caso nunca marché por otras víctimas. Uno piensa ¡qué bárbaro! ante un hecho de inseguridad, pero no piensa que lo puede pasar a uno. Tampoco pretendemos que venga mucha gente. Lo que necesitamos es que aparezcan los testigos, pero los empleados de la Shell se niegan a declarar”, dijo Oscar.
Tras el asesinato sucedieron cosas muy llamativas. Por ejemplo, que ni bien trasladaran el cuerpo en una ambulancia del SAME, un empleado se pusiera a lavar con una manguera la sangre derramada junto a un surtidor de nafta, en donde Fabián murió producto de un profundo corte de arma blanca. Y, encima, que luego siguieran vendiendo combustible, sin que la Policía resguardara la escena del crimen.
El video al que accedió Un Medio muestra que finalmente un móvil policial vuelve al lugar del hecho. Los Bourlón sospechan que hubo un “sobre” a los oficiales, que este medio no confirmó en imágenes. Lo que está claro es la desidia con que se trabajó. La familia de la víctima denunció que a Fabián “lo dejaron tirado y nadie lo asiste”. “Se ve como lavan la evidencia. Cortaron el video. Y además le robaron cuando estaba en el suelo. Sabemos que tenía 600 pesos en el bolsillo porque se lo acababan de pagar para pasar las fiestas. Cuando lo revisaron no tenía nada”, denunciaron también.

Amenazas
Cambeiro está libre pese a ver sido detenido horas después del crimen, “porque pagó una fianza de 14 mil pesos”. “Nosotros era 2 de enero y no podíamos enterrar a mi cuñado. Estábamos peleando para que nos den el cuerpo”, comentó el lunes un familiar de Fabián, indignado porque además de creer que el asesino “anda suelto”, denuncia que manda a amenazar a quienes protestan por esta situación.
“Al hermano de Fabián le pegaron, a la hermana la amenazaron. Andan rondando el barrio con coches”, afirman. Dora Mansilla, la abogada de la familia Bourlón, declaró que la causa se encuentra todavía “en el proceso de investigación y, por el momento, está caratulada como homicidio simple con exceso de legítima defensa”. Cambeiro está imputado porque, aunque intentó escapar, fue rápidamente hallado con “la ropa y las manos ensangrentadas y el arma homicida en su poder”.

No hay comentarios: