martes, 8 de mayo de 2012

Ratifican el aumento, pero los municipales marcharon y el Ejecutivo reabrió el diálogo

El Concejo Deliberante aprobó por unanimidad un proyecto que ratifica el aumento otorgado por el intendente Lucas Ghi al personal municipal y que generó la aireada reacción de su principal sindicato. El voto fue unánime (Nuevo Encuentro, Unidos por Morón, FPV, UDESO-UCR, FAP y Peronista Bonaerense aprobaron), pero al día siguiente (miércoles 25 de abril), hubo otra marcha de protesta.
De acuerdo a esta última actualización, en los sueldos más bajos el aumento será del 30% en los básicos, aunque dividido en dos etapas (20 en abril y 10 en agosto); en los salarios medios la mejora será del 20% (10 en abril y 10 en agosto) y en los salarios más altos será del 15% (en abril 10 y 5 en agosto).
En todos los casos, se garantiza un piso para que el aumento en abril no sea menor a $ 300 de bolsillo y en agosto no resulte inferior a $ 700 de bolsillo. “Consideramos que es necesario efectuar un incremento salarial y que se suma a las permanentes acciones que se vienen llevando a cabo para mejorar las condiciones laborales de los mismos”, sostuvo el presidente del HCD, Juan Le Bas (N. Encuentro).
La medida había sido anunciada en el mismo día en que se inauguraba el período de sesiones ordinarias, el 30 de marzo. El STMM consideró en ese entonces que el aumento era menor a lo esperado y que se quebraba unilateralmente las rondas de negociaciones. Por eso, tras la ratificación del HCD, un grupo de afiliados volvieron a marchar ruidosamente por las calles aledañas a la sede municipal.
Desde la oposición salieron voces de consenso. El bloque de la UDESO, por ejemplo, confió en que su apoyo al proyecto del oficialismo se hizo “con el fin de garantizar un piso de $700 para los haberes más bajos”. “Sin perjuicio de ello, esto no es suficiente para recuperar el atraso que tienen los sueldos de los empleados municipales”, informaron. Asimismo, afirmaron “que toda manifestación que realizan quienes se ganan el sustento para sus familias no es un acto de extorsión, sino que es el derecho constitucional”. El concejal Marcelo Joaquim salió a pedir por un “diálogo” democrático.
En ese sentido, Lucas Ghi dejó abiertas las puertas, aunque la situación económica empeoró con el temporal.
- ¿Como tomó las marchas de los municipales tras el aumento?
- consultó Un Medio al intendente.
- Hay dialogo, lo que no hay es acuerdo. Respeto. Me parece una ambición legítima y razonable de todos los trabajadores, aspirar al mayor sueldo posible. Lo que hago es comprometer al máximo el esfuerzo municipal para atender esa necesidad. Es bueno o malo según el contexto. El nuestro es un aumento razonable. Trato de traer a la reflexión que es un compromiso importante en un contexto histórico. Cuando tuvimos margen dimos más. En este caso pusimos nuestro mayor esfuerzo en el aumento.
El STMM había convocado una tercera movilización para el miércoles 9, pero la suspendió a pedido del intendente, que instruyó a sus funcionarios a entablar nuevas conversaciones con el gremio.

1 comentario:

Anónimo dijo...

son una verguenza,tanto los consejales que avalan este tipo de dependencia esclavo- amo - politico con sueldos dignos de sus parientes mas cercanos,como el intendente y su elite que tiene dietas y sueldos de dirigentes de primera linea, y que no son mas que tira piedras de una cancha de futbol o amigos de otroras feudos oligarcas y mas que oli Garcas, que no trabajan solo figuran como una chapa y pintura de camiones o edificios que dan lastima y no tienen matenimiento por falta de insumos, hasta los truchos sindicalistas que despues de usar a los trabajadores los discriminan por sectores y no consiguen aumentos ni significativos ni no significativos, NADA de NADA, solo el uso por el uso mismo, eso si alguno que otro echado hay, sino averiguen.
No deberia llamarse municipiode moron, ni consejo deliberante, ni sindicato de trabajadores municipales de moron, sino LA MORONERA, manga de soretes