jueves, 12 de abril de 2012

Las consecuencias del vendaval todavía se siente en los barrios donde no volvió la luz

El vendaval del miércoles 4 abril no sólo dejó un muerto, 49 heridos y 50 casas prácti-camente destruidas en Morón. La falta de agua y, sobre todo de luz, también generó situaciones caóticas a medida que pasan los días sin esos servicios. Hubo zonas que a oscuras se convirtieron en tierra fértil para el delito y denuncias de violencia. El gobierno nacional colaboró con fuerzas de seguridad, incluido el ejército, a un estado municipal que se vio desbordado por la magnitud del fenómeno.
El jueves 5 el intendente, Lucas Ghi, recibió un llamado de Cristina Kirchner ofreciéndole su ayuda. A siete días de la catástrofe, todavía quedaban “1000 familias de Morón, Haedo y Castelar sin luz”. El jefe comunal decretó el estado de emergencia el jueves 5, cuando organizó un comité de crisis junto a los Bomberos, Gendarmería, Ejército, Desarrollo Social de la Nación, entidades intermedias y voluntarios del distrito.
“Todavía no salimos de la emergencia y estamos evitando situaciones de riesgo. Luego de esta etapa, comenzaremos con un plan integral de reconstrucción de la ciudad para lograr la recuperación de Morón junto a todos los actores de la comunidad”, destacó el último miércoles.
De acuerdo al último parte oficial, el municipio asistió 600 viviendas con techos dañados y a 50 familias cuyas casas fueron destruidas por el temporal. Se levantaron 400 postes de energía eléctrica, alumbrado, telefonía y cable, de 800 caídos, y 5.000 árboles de 10.000 dañados o derribados.
El 75% del territorio de Morón se vio afectado por diversos daños. Se destruyeron 8 gimnasios deportivos, cuatro empresas industriales y cuatro antenas de comunicaciones. También quedaron dañados dos jardines municipales. “Pasada la emergencia, se articulará con Nación y Provincia líneas de crédito, financiamiento y subsidios para abordar esta situación”, confió el intendente ayer mismo.

Desbordes
El ¿tornado? que azotó la zona dejó apenas una víctima fatal. Se trata de Sebastián Buszczak, de 37 años, casado y padre de dos chicos, quien vivía en Uruguay al 700 de Haedo y fue literalmente succionado desde el techo de su casa, adonde se había subido para revisar si había daños en una dependencia. En tanto, tras resultar electrocutado un hombre de alrededor de 40 años se encontraba en estado crítico, internado en el Hospital de Morón, junto a otras dos víctimas que no corrían ya peligro.Hubo grandes daños en arboleda pública, cartelería y a nivel edilicio en Castelar y Morón.
Pero lo que dejó una herida más profunda socialmente fue la falta de energía eléctrica y por consiguiente de agua potable en Castelar y Morón Sur. La caída de miles de postes de luz, el destrucción decenas de transformadores y la salida de servicio de las subestaciones de Edenor de Morón Merlo dejarían un caos.A la falta de agua potable se sumó, por las noches, la inseguridad.
Hasta el martes inclusive, Un Medio contó cortes de calle bajo la modalidad de fogatas a lo largo de las avenidas Eva Perón, Callao y también sobre William Morris, en medio del pequeño centro comercial que hay en Barrio Marina.Después del vendaval aparecieron, además, denuncias de robos y saqueos en el centro y la periferia del distrito. Algunos de esos establecimientos (Frávega, por caso) negaron la especie. Incluso desde ACIM afirmaron que no había “denuncias formales” de ese tipo.
En tanto, el intendente negó en el programa Punto de Encuentro (FM Pacífico) que hubiera habido “situaciones de violencia”. “Todo fue canalizado desde el diálogo –dijo-. No sabíamos cuando volvía la luz, pero desde el municipio se está brindando agua, mandamos móviles con gendarmes donde por la noche no hay luz. Fue una situación crítica y todavía no salimos del estado de emergencia. Vamos a tratar de contener ese fastidio”.
A los pocos minutos, un vecino que se identificó como Hernán, aseguró que en la noche anterior a ese martes 10, en el barrio “El Bajo”, la Gendarmería intentó evitar cortes de calles y realizó detenciones. “Llevaban a cualquier transeúnte y le dijeron a un vecino que había estado de sitio”, disparó.
Los cortes siguieron apareciendo ante la falta de luz. Algunos vecinos que dialogaron con este periódico contaron que había mucho miedo de noche. Otros denunciaban aprietes. Fue el caso de una comerciante de Merlo Gómez que no quiso dar su nombre pero contó cómo un grupo de personas linchó a un vendedor de tortillas solamente para quitarle el carbón y prender fuego. Esto ocurrió sobre Callao, a pocas cuadras del vivero municipal, adonde la comuna arroja los restos de árboles.
Ghi intentó seguir de cerca cada pequeño foco de conflictividad, desde la central de emergencias de Irigoyen.
-¿Qué lectura hace de los reclamos y las fogatas en las esquinas?
- Lo que sucedió en relación a la luz es que se dañaron las dos subestaciones que alimentan a Morón, en Ituzaingó y Morón. Hasta las primeras horas del viernes no había capacidad de dar luz. Esto se recompuso y después se empezó a trabajar en líneas de distribución. Hay cuadrillas trabajando en líneas de alta tensión y específicamente en las bajadas de baja tensión. Es un trabajo cada vez más pormenorizado, porque por ahí en una cuadra por culpa de la caía de un árbol no hay luz.
-¿Cree que de esta tragedia se puede aprender?
- Fue un bautismo de fuego, para nuestra central de emergencia. Alcanzamos los objetivos primarios. Como toda experiencia crítica se aprende. Sobre la marcha nos dimos cuenta de que podíamos haber contado con un equipo de energía eléctrico para cubrir las emergencias. Habrá que prever una cuadrilla para situaciones donde nos falta la pata de Edenor. Hemos combinado trabajo y criterio.
El intendente recibió el lunes pasado la visita de la ministra de Desarrollo Social de la Nación, Alicia Kirchner, quien recorrió algunas casas damnificadas junto al diputado nacional Martín Sabbatella.

El fenómeno climatológico causó verdaderos estragos en los clubes del distrito

Los vientos de 120 km/h fueron demasiado para las estructuras de los clubes de la zona, que recibieron un terrible daño a sus instalaciones, como ocurrió también con casas, tinglados y depósitos.
Algunos medios gráficos nacionales registraron las imágenes de lo que dejó el vendaval en el Deportivo Morón, donde desaparecieron las paredes y el techo del gimnasio cubierto de la calle JJ Valle. También quedó afectado el estadio de fútbol, debido a que la torre de iluminación cayó, precisamente, sobre el alambrado que da a ese costado.
La cuadra, entre Rivadavia y Brown, quedó interrumpida al tránsito mientras se removían los escombros, que se hacía al menos hasta el martes último.En el microestadio se realizan varias actividades, pero principalmente el básquet. Fuentes de la entidad confiaron en que se podrá seguir utilizando, con refacciones, aunque no se reconstruirá del todo. El tema es que ya está en marcha el proyecto para la mudanza del club a la ex Textil Castelar, donde el miércoles pasado seguían las demoliciones que permitirán iniciar la obra del estadio y la sede.
“Vamos a levantar las paredes, pero no vamos a poner el techo”, aseguraron en la nueva CD (ver aparte). La idea es reparar lo que se pueda en la sede, la cancha y el microestadio, sin gastar en algo que dentro de un año habrá que demoler. De hecho, no es el mejor momento para las finanzas de la institución. Por eso se organiza una choriceada para el 1° de mayo para conseguir recursos para el gimnasio. Cerquita de la casa del Gallo no la pasaron mejor.
El Club Morón, que se había logrado reponer de una tormenta que en diciembre le causó la perdida de la cubierta de su piscina y daños en el sector de tenis, sufría otro duro golpe: “La inusual tormenta y los fuertes vientos afectaron particularmente el sector de tenis y el parque, entre otros. El daño más grave lo sufrió el gimnasio de voleibol, donde el derrumbe completo de su techo, lo dejó inutilizable”, rezaba en su página web.
También sufrió daños su vecino de enfrente, el club 77. Parte del techo del gimnasio voló por los aires. Y se cayó el alambrado de las canchas de fútbol y tenis, a la altura del puente Lebensohn. A unos metros de allí el club Los Matreros también observaba destrozos. Los postes de luz cruzaban la calle Sarmiento hacia el lado de ARENIL, cuyo predio, sobre La Cañada, también había sido azotado.
La zona entera era un desastre, con cables flotando debajo del puente del FFCC, aquél jueves 5l. El fuerte viento también hizo de las suyas en el Club Argentino de Castelar, el cual perdió el techo del gimnasio.

El cableado aéreo y la prohibición de podas, los temas a tratar a partir del desastre

El tendal de árboles y postes que dejó el temporal de la semana pasada y que todavía puede verse en las calles podría generar algunos cambios en las ordenanzas que regulan su existencia. Al menos en eso coincidieron dos concejales de la oposición a la hora de hacer su análisis sobre cómo enfrentar la tragedia.
“El fenómeno meteorológico es imprevisible, aunque no está claro lo que sucedió. Pero esto pone en cuestión el tema del cableado aéreo y el arbolado. Qué hacer con los árboles viejos o en riesgo.Tal vez haya que ajustar las especies”, explicó a este medio la edil socialista Adriana Kreiman (FAP).
Por su lado, su par radical Marcelo Joaquim (UDESO), sostuvo que “habría que rever el tema del arbolado y por lo menos liberar por un tiempo las podas”, que están estrictamente reguladas por una cuestión ecológica en la mayoría de los municipios.
De todas formas, en el HCD no lo han siquiera debatido.Hasta el cierre de esta edición, los concejales no se habían reunido para trabajar sobre el desastre que causó el fenómeno meteorológico ni había trascendido proyecto alguno a tratar este jueves 12, en la primera sesión ordinaria del año.
En la oposición no hubo fuertes reproches tampoco al accionar municipal.“Cuando pasó la tormenta la UGC de Haedo estaba sin luz, ni teléfono, pero había movimiento. La primera impresión es que esto había superado cualquier especulación. Se ve la gente trabajando. No está todo bien, pero tampoco fue un desastre la ayuda. Hay que ir por el medio para opinar”, dijo Joaquim. Marcelo González, de Unidos por Morón, consideró que “una semana sin luz es mucho tiempo”.
“En Morón la ayuda funcionó bien. En Merlo no repartieron ni agua. El municipio actuó rápido, dentro del shock. Fue una sensación de desolación”, sostuvo Kreiman. Su colega de la UDESO también repartió críticas, pero para el municipio de Moreno. Como con los trenes, la tragedia dejó una oportunidad para demostrar que hay cosas que se pueden cambiar, para mejor.
“Esto obliga a una revisión de cómo están funcionando las empresas de servicios públicos. Hay una histórica falta de recursos, además tercerizan, y no tienen a quién recurrir ante una emergencia”, apuntó la edil del FAP.

Oficialmente fue ¿un tornado?
El ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, llamó "un tornado" al fenómeno climático que se abatió sobre el Conurbano Oeste el miércoles 4 por la noche. La información oficial fue escueta y cuanto menos poco confiable. "No soy meteorólogo pero tampoco soy ciego", dijo el funcionario a la prensa.Muñido de fotos de dudosa legitimidad y criticado por los diarios al día siguiente, un vocero del ministro explicó luego que algunas imágenes pertenecían a “diarios opositores”. Como sea, conseguir un documento fotográfico en las redes sociales no era tarea difícil, como se ve en este artículo. Lo complicado es poder chequearlo. Hubo fotos sacadas hace años. Télam difundió una imagen de la tormenta que impacta. Pero ninguna voz especializada del Gobierno explicó lo que nos arrasó.

En la apertura de sesiones del HCD Ghi disparó por la baja de coparticipación

En el extenso informe que habitualmente el Ejecutivo presenta en la apertura de sesiones, el intendente, Lucas Ghi, resaltó que este año, pese a que el presupuesto crecerá casi 20 puntos en relación al de 2011, la comuna sufrirá una merma en sus ingresos coparticipados, por unos $23 millones.
El presupuesto de 2012 fue fijado en $617.490.000, un 19,75% más que el presupuesto aprobado de 2011. A su manera, el jefe comunal reconoció dificultades económicas: “Más allá de esta realidad en Morón que nos gratifica, no puedo dejar de mencionar este año el impacto y la repercusión de la baja en la coparticipación por parte de la provincia de Buenos Aires que implicaría así una pérdida estimada de 23 millones de pesos de los recursos coparticipables, situación que se suma a los mayores costos de muchos de los productos y servicios indispensables para el funcionamiento del Estado”.
En ese contexto anunció un aumento promedio del 30% para los empleados municipales, cuyo principal sindicato (STMM) en ese momento realizaba un acto de protesta a pocos metros (ver aparte).Luego vino un repaso de las obras para este año. “Se encuentra previsto iniciar nuevos módulos en Castelar norte, Castelar sur y El Palomar.
Del mismo modo, y con la Provincia de Buenos Aires, se ejecutará un módulo en la localidad de El Palomar”, apuntó el intendente. Por supuesto, se refirió a la obra del Hospital Lavignolle, donde, según dijo, finalizó la construcción de cimientos y se avanza sobre la estructura de hormigón armado sobre el cuarto nivel. “La obra presenta un avance del 20% y se prevé completar la primera etapa que comprende el bloque principal para fines de este año”, adelantó.
Ante los concejales, el intendente abrió su alocución con una mirada política. “Este proyecto hoy no está sólo, desde este gobierno local y desde esta fuerza política que integro, estamos en consonancia con el compromiso y el camino iniciado por el ex presidente Néstor Kirchner y la presidenta Cristina Fernández de Kirchner. Vivimos en una Argentina que avanza con fuerzas en la construcción de un futuro más justo, más solidario y más democrático”, sostuvo ante la militancia K.Luego se quejó porque “la Provincia no está garantizando los ingresos comprometidos correspondientes al Fondo de Financiamiento Educativo”. “Quiero resaltar que estamos realizando todas las gestiones pertinentes para recuperar esos ingresos que hoy están garantizados por ley”, indicó.
“En el caso específico de Morón, los nuevos coeficientes específicos para la coparticipación que estableció el gobierno bonaerense implican una baja con respecto al año anterior del 1,34 al 1,26. De acuerdo al rediseño del coeficiente, 77 comunas recibirán menos porcentaje que en 2011”, explicó.

En marcha
La apertura de sesiones se desarrolló en el recinto del HCD el 30 de marzo, con la asistencia del diputado Martín Sabbatella y de diputados provinciales de su fuerza, Nuevo Encuentro, además de Nora Cortiñas y Josefina “Pepa” De Noia de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora. Luego, se ratificó que las sesiones ordinarias se realizarán los segundos y cuartos jueves de cada mes desde las 17. La primera se hace este jueves.

Los muncipales salieron a la calle y volvió el enfrentamiento del STMM con el Ejecutivo

El aumento anunciado el viernes 30 de marzo por la comuna no fue suficiente para el Sindicato de Trabajadores Municipales de Morón, que esa misma mañana realizó una asamblea y un acto en su sede de la calle San Martín al 300, con amagues de marchar hacia el HCD, donde se encontraba el intendente.
Durante la jornada previa, hubo negociaciones que no terminaron de cristalizarse. Según el secretario general del STMM, Pablo Salvo, el municipio tomó una decisión unilateral. El secretario de Gobierno, Hernán Sabbatella, dijo que ese gremio “rompió” el diálogo porque siempre “busca confrontar”.
De acuerdo al decreto del Ejecutivo, los sueldos más bajos tendrán un aumento del 30% del básico en dos etapas (20% en abril y 10% en agosto). En los salarios medios, la mejora será del 20% (10% y 10%) y en los salarios más altos será del 15% en los básicos, también en dos etapas (de 10% y 5%). El aumento en abril no será menor a $ 300 de bolsillo en ningún caso y en agosto llegará a $ 700.
“Somos conscientes que los sueldos en los municipios no son los ideales. Queremos que hagan frente al proceso inflacionario y no pierdan el poder adquisitivo. La inflación privada es menor a este aumento que se pone en curso en abril. Estamos sorprendidos entre comillas, porque el sindicato de San Martín tiene otra lógica, no representa bien a los trabajadores sino que busca confrontar”, sostuvo Sabbatella al programa Punto de Encuentro (FM Pacífico). Y contraatacó: “El jueves rompieron el diálogo. El secretario general del Sindicato es el que fundió al Deportivo Morón”.
En respuesta, Salvo explicó que “teníamos una asamblea prevista para el viernes. Pero salieron con un comunicado, cosa juzgada, y la gente no lo aceptó”. “Ningún gremio está de acuerdo con esto. No hubo ningún acuerdo. Ni tampoco había necesidad de largarlo ahora”, sostuvo tras el anuncio oficial.
-¿Quedó muy lejos de lo pedido?
-No. La propuesta era un piso de 800, con un aumento del 35% para todos. Acá el 30% se le da a las categorías más bajas de 280 casos. El 20 a 2600 casos. Y después 15% a los más altos. No estábamos lejos. Lo que está mal son las cuotas. 700 pesos ahora es una cosa pero, en septiembre, otra.
- Sabbatella lo acusó de fundir del Deportivo Morón….
- Yo era secretario. Aparte, parte de la comisión quedó. El club no está fundido. Puedo hablar de los problemas personales de Sabbatella. Entrar en este juego de desprestigiar al otro es una táctica dictatorial. Van a tener problemas con él. Nosotros no quisimos romperle el acto institucional en el Concejo.

Víctimas de la tragedia de Once pidieron justicia en Plaza La Roche, a un mes de la tragedia

El 28 de marzo se cumplían 35 días de la tragedia de Once cuando en Plaza La Roche un centenar de familiares de víctimas se reunió para exigir Justicia y que se determinen las responsabilidades que llevaron a que 51 pasajeros murieran atrapados en la formación del Sarmiento que chocó en la terminal.
De localidades vecinas se acercaron hasta la estación de Morón con la certeza de que “no se trató de un accidente” y con las incertidumbres propias del “secreto de sumario”. Desde esa noche, poco se avanzó en la causa, aunque hubo un dato fuerte. El martes pasado, la Cámara Federal porteña anuló la decisión del juez federal Claudio Bonadío de aceptar como querellante al Estado. Al mismo tiempo rechazó una recusación que había planteado el abogado Gregorio Dalbón contra el magistrado.
Hasta el cierre de esta edición no se había dado a conocer el resultado de las pericias al tren.“Sobre la causa no puedo decir mucho, porque no tenemos acceso al expediente. Tengo esperanza de que esto se esté encausando de la mejor manera. Una vez que se levante el secreto de sumario hablamos. Obviamente esto no fue un accidente, porque no se tomaron las medidas que se debían. Fue una tragedia, una masacre. Creo que hay que investigar a la empresa, a los funcionarios que tenían que controlarla. Todos los responsables son ellos, a mi entender”, explicó a este periódico Vanesa Toledo, hija de Graciela Díaz, una vecina del distrito que se encuentra entre las 51 víctimas fatales.
La joven fue una de las oradoras principales del acto formalizado a metros del andén. Entre los padres se encontraba el de Lucas Menguini Rey, quizás el más conocido por haber sido el último cuerpo hallado sin vida en la formación 3772 y porque su familia movilizó a los medios más de una vez. El papá trabaja en Canal 7. El noticiero de la TV Pública fue el único en acercar una cámara al lugar. Claro que la difusión no tendría ni por asomo el kilometraje de la pelea Cristina-Macri por los subtes.
En la estación sólo se sentía dolor y bronca. “¿Adonde está el comité de crisis?”, preguntaba el cartel levantado por la familia de Darío Cellie. Según el peritaje forense, el hombre murió asfixiado producto de las dos horas que pasó atrapado e inconsciente. “La ayuda pudo haber sido más rápida. ¿TBA no tiene una máquina para cortar y abrir un vagón? Lo podrían haber rescatado antes”, opinó la hija.Por su parte, familiares de Leonel Frumento (V. Tesei) pidieron que “paguen los culpables o responsables: Pudo ser negligencia, pero hubo denuncias contra TBA por años. Tenían que fiscalizar”.
En general, había disconformidad con el estado de la investigación y del ramal Sarmiento. No obstante, para Vanesa, la tragedia es una bisagra respecto a la situación de los pasajeros. “Estoy convencida de que va a marcar un antes y un después. Es imposible que las cosas sobre caliente lleguen a buen puerto. En principio, se sacaron las formaciones en mal estado. Es algo importante”, suspiró. Además de su madre, otros seis moronenses fallecieron en Once y al menos 20 resultaron heridos.

Un ladrón se entregó luego de tomar como rehén a un matrimonio, en Haedo

Un ladrón mantuvo cautivo durante cinco horas a un matrimonio de Haedo, el domingo pasado, para luego entregarse a la Policía.
Los rehenes fueron llevados, fuera de peligro, a un centro de salud.El hecho comenzó pasadas las 8 en una vivienda situada en Congreso 819, propiedad de Cayetano Calio, un bioquímico jubilado de 84 años, y su mujer, Dora.
El ladrón entró a la vivienda con la pareja y, según el vigilador que dio el alerta, “alguien tocó el timbre, el ladrón sacó medio cuerpo y cuando la Policía le dio la voz de alto, disparó y entonces desde el patrullero también le dispararon”. Entonces, decenas de policías y el personal del Grupo Halcón montaron un doble cerco perimetral de doscientos metros a la redonda de la casa donde el matrimonio permanecía cautivo, al tiempo que procuraban que el delincuente depusiera su actitud.
En el lugar del hecho estuvieron presentes la fiscal Adriana Suárez Corripio, de la UFI 8, funcionarios de Garantías y de Defensoría Oficial. Finalmente, el ladrón se entregó pasadas las 13.30. En el interior de la vivienda encontraron la pistola utilizada por el asaltante, un hombre mayor de edad con antecedente penales y que recientemente había salido de prisión. “Con el fiscal, el defensor oficial y el equipo de negociación en el lugar se logró la detención del delincuente que exigía las garantías necesarias para poder entregarse y que por momentos se ponía violento”, explicó Hugo Matzkin, jefe de la policía Bonaerense. Y agregó: “La pareja que fue víctima de esta toma de rehenes está bien, aunque igual, acompañados por sus hijos, fueron llevados hasta un centro de salud”.
Durante las cinco horas de la toma, se acercaron numerosos vecinos al lugar, donde denunciaron a los canales de televisión varios hechos delictivos en la zona. Por eso le sacaron una reunión al jefe de la Departamental Morón.

Una mujer policía murió luego de agonizar producto de un intento de robo en G. Pavón

Una oficial inspector de la Policía Federal que había sido baleada el domingo pasado durante un intento de robo en la zona de Gervasio Pavón, en el que también fue herido su marido, también sargento de la Federal, murió el martes por la mañana, tras permanecer internada en el Hospital Morón.
Alejandra Andrada falleció producto de un balazo en el estómago, mientras que su marido quedó internado con un balazo en el pie y otro en el hombro derecho en el Hospital Churruca, de Capital Federal. En tanto que el presunto asaltante, un joven de 22 años, resultó herido de un tiro en la cabeza y se encuentra internado en calidad de detenido y con custodia policial en un hospital de Morón.
Todo comenzó cerca de las 23 del domingo último cuando Andrada, su marido y sus dos hijas menores de edad llegaban a bordo de su Renault Megane a su casa de la calle Santa Catalina 1400, en Morón Sur. El hombre guardó el auto en el garage de su casa y cuando estaba a punto de cerrar el portón de entrada fue sorprendido por el asaltante. El ladrón lo amenazó con un arma y le exigió la entrega del vehículo, pero aparentemente el marido de Andrada, se resistió, se identificó como policía y extrajo su arma reglamentaria. Ella hizo lo mismo y en ese instante se originó el tiroteo.Las hijas del matrimonio de policías resultaron ilesas, aunque los vecinos, que llamaron a la ambulancia, las encontraron bajo un fuerte estado de shock y nerviosismo.
Efectivos de la comisaría 4° hallaron en poder del asaltante un teléfono celular (Nextel) y una pistola calibre 9 milímetros.

Unidos por la Memoria, Lucas Ghi y Nora Cortiñas pidieron por verdad y Justicia

El 25 de marzo la comuna conmemoró el 36°aniver-sario de último golpe de Estado con un acto que tuvo como único orador al intendente Lucas Ghi, quien en el escenario celebró la política nacional de Derechos Humanos, aunque también exigió la “aparición con vida de Julio López y Luciano Arruga”.
En el Gorki Grana, donde desde 2000 funciona la Casa de la Memoria, se hicieron los homenajes centrales a los desaparecidos. El sábado 24, con la media maratón por las calles de Castelar Sur y una sesión del Concejo Deliberante. Y, el 25, con la presentación de videos y de la banda de rock Divididos.
Esa noche, el intendente habló ante una multitud, con el diputado Martín Sabbatella de un lado y con la madre de Plaza de Mayo de Castelar Nora Cortiñas, del otro. Dos miradas que todavía se cruzan. El día anterior, en Capital, hubieron dos marchas con un mismo destino, pero argumentos distintos.
¿Importa que haya habido dos marchas? “Que haya dos o tres. Lo importante es que estábamos por lo mismo. A veces el lenguaje no es igual pero el sentimiento es el mismo”, respondió Nora a esa pregunta.
-¿Cómo vivió este 24?- la consultó Un Medio.
- Siempre luchando, pero con nuestros hijos e hijas más presentes que nunca. La memoria avanza fuerte y con eso vamos a lograr toda la verdad y la justicia. Creo que hay que empujar los juicios, pedir que se abran los archivos para saber qué pasó con los desaparecidos. Hay que pedir que los juicios no sean lentos, para evitar que los genocidas se mueran antes de que vayan a la cárcel. Pero también hay que seguir luchando por la Argentina de la justicia social, por la que nuestros hijos lucharon.

Bajada de línea
Por su parte, Ghi resaltó que las políticas “que iniciamos en Morón de la mano del ex intendente y actual diputado Martín Sabbatella, hoy es una política de estado nacional, de la mano del ex presidente Néstor Kirchner y de la actual, Cristina Kirchner”.
“Vivimos en una Argentina que recuperó la memoria y que avanza hacia un futuro más justo, solidario y democrático”, dijo. Cuando se refirió a López y Arruga, los clasificó dentro del lote de “todas las víctimas de los últimos años”, sin alusión a sus victimarios o al silencio oficial que se cierne sobre sus desapariciones. A los genocidas del proceso de facto les pidió que “paguen sus culpas en la cárcel”.
También se refirió a los medios, en lo que calificó como un golpe “cívico-militar”, subido al discurso oficial. Por último se refirió a la Guerra de Malvinas del 1982. “Galtieri apeló a una causa justa, pero para sostener a un gobierno tirano. También debemos acompañar las acciones del estado nacional para la recuperación de las islas”.

Divididos x 50 mil
La banda de Rock Divididos cerró, el 25 de marzo, la conmemoración de los 36 años del Golpe y los 30 de la recuperación de las Islas Malvinas frente a más de 50 mil personas, en un colmado Gorki Grana. En el escenario, el cantante y guitarrista Ricardo Mollo se sumó a los homenajes y salió de una situación embarazosa. Se prestaba a interpretar “Sisters”, cuando la barra kirchnerista comenzaba a corear “el que no salta es un inglés”. “¿Y ahora qué hacemos?”, preguntó el músico, quien pidió “dividir”, la cultura “de la política”. Un prólogo anticolonialista le dio paso al tema, en inglés.

viernes, 6 de abril de 2012

El vendaval dejó un vecino muerto y destrozos múltiples en clubes, casas y plazas

El intendente de Morón , Lucas Ghi, declaró la emergencia luego del viento huracanado que arrasara buena parte del Conurbano Oeste, incluido este distrito, en la noche del miércoles último. Un vecino resultó muerto en Haedo, mientras que cientos de árboles fueron arrasados por la tormenta. Hubo importantes destrozos materiales en clubes como el Deportivo Morón, Club Morón y 77 Futbol Club. La Universidad de Morón fue evacuada. Las plazas sufrieron estragos.

Ayer, fuerzas de Defensa Civil, SAME, Bomberos, Tránsito, Seguridad Ciudadana, Infraestructura Urbana, Acción Social, las UGC y la empresa Edenor trabajaban sobre el desastre.

“Morón fue una de las zonas más afectadas por la tormenta. Producto del temporal tuvimos que lamentar dos víctimas fatales, 50 personas heridas que tuvieron que ser derivadas al Hospital de , y según dijo, el temporal afectó “a cientos de viviendas con roturas de techos y medianeras, miles de árboles caídos, antenas de telefonía y postes de alumbrado público, zonas sin luz, entre otros importantre 50 y 70 familias que fueron evacuadas porque se quedaron sin techo”, señaló ayer el jefe comunal.

En la comuna se reportaron 49 heridos, daños graves en 50 viviendas y un vecino de Haedo, de 35 años, fallecido durante la tormenta. Fue a subir a la planta alta de su casa, a inspeccionar una ampliación reciente. Un golpe de viento arrancó el techo de esa parte y lanzó al hombre a 50 metros de distancia, para caer en la copa de un árbol sin lograr sobrevivir a semejante experiencia.

Según el municipio, cerca de 5.000 viviendas sufrieron algún tipo de deterioro, desde rotura de vidrios hasta destrozos por caída de una rama. Los vecinos pueden comunicarse las 24 horas a Defensa Civil al 103/ 4489-0750/ 4483-2127, o al SAME 107 /4628-5555 /0800-345-7263.

Hubo destrozos en las plazas de Castelar y Morón. La calesita de la Plaza San Martín quedó destruida.

Los clubes se llevaron la peor parte. El Deportivo perdió su microestadio cubierto y una torre de iluminación. Las paredes y canchas de tenis del Club Morón y el '77 fueron arrasadas, como también parte de sus tinglados. Había árboles, postes y rejas arrancadas en Tribunales. Y cables eléctricos tirados sobre el túnel de la Cañada de Juan Ruiz.