jueves, 22 de marzo de 2012

Aníbal Fernández se solidarizó con Juanchi Zabaleta, tras el secuestro expres a su familia

El lunes 12, la familia de Juan Horacio Zabaleta, ex presidente del HCD de Morón y actual secretario del Senado de la Nación, fue víctima de un secuestro exprés por el que se habrían pagado más de 40 mil dólares. En una expresión de solidaridad, el senador nacional Aníbal Fernández dio a entender que el hecho esconde algún tipo de apriete hacia el funcionario, que es amigo y principal operador político del Vicepresidente, Amado Boudou.
El secuestro se perpetró con un grado de inteligencia altamente profesional. Mariana Bagatela, ex esposa de Juanchi, fue raptada a la mañana cuando llegaba a su casa de Laprida y Olavarría, en Ituzaingó, adonde la pareja se mudó después de 2003, aunque ahora están separados (el ex candidato a intendente de Morón reside en Capital).
Los captores, que habrían sido entre siete y diez, la llevaron en su propio vehículo hasta su vivienda, donde levantaron a sus hijas, con sus respectivos novios. La Policía reservó la identidad de las víctimas, que fueron entre cinco y seis.
Una de las hijas fue secuestrada en un Volkswagen Vento y liberada en Ituzaingó. Otra recuperó la libertad en Morón. Mariana habría sido golpeada con un arma y la dejaron salir cerca de Tres de Febrero, una vez consumado el rescate. Los captores le exigieron el dinero a Zabaleta a través de los llamados de su propia ex esposa.
El pago se realizó cerca del Hospital Posadas. No hubo declaraciones públicas. El caso comenzó a investigarse a través del fiscal de Morón Sebastián Basso pero, por tratarse de un delito extorsivo, pasó a la Justicia Federal de Morón. Por el despliegue y los diálogos que trascendieron, es probable que los delincuentes no hayan actuado a ciegas.
El 14 de marzo, en una sesión del Senado se intentó acompañar el mal momento del secretario administrativo del cuerpo. El jefe del bloque radical, Luis Naidenoff, le expresó “el acompañamiento a usted y a su familia ante el terrible momento que le tocó pasar”. Aníbal Fernández, en tanto, se sumó pero le agregó un condimento político: “Nosotros nos hacemos cargo, los que estamos acá adentro, de poner el pecho y bancar lo que venga. Pero ¿con los inocentes, los canallas estos?”, dijo. “Queremos decirle al secretario administrativo que no está solo”, sentenció el ex jefe de Gabinete, según describió esa misma tarde un comunicado de la agencia oficial Télam.
El secuestro ocurrió en un contexto en el que Amado Boudou es investigado por una denuncia que lo involucra con la empresa Ciccone Calcográfica, contratada para la impresión de billetes y que además desplazó a Boldt en la impresión de boletas del FPV en las últimas elecciones, cuando el actual Vice era ministro de Economía. Por este asunto no sólo hay un pedido de informes de la Cámara de Diputados, sino una cauda judicial abierta. El Gobierno afirma que existe una campaña contra Boudou, a quien Juanchi le sigue los pasos desde su paso por la ANSES.

No hay comentarios: