sábado, 18 de febrero de 2012

Una marcha de vecinos consigue cámaras y patrulleros por ola de asaltos en Morón Sur

La comuna comenzó la instalación de cámaras de vigilancia en un área que tiene como epicentro la esquina de French y Arenales, en Morón Sur, donde hace 15 días los vecinos iniciaron una protesta callejera, que se corrió a la Municipalidad y culminó con una reunión con el intendente, Lucas Ghi, a quien le pidieron mayor seguridad.
En esa zona, varias personas habían sido objeto de robos violentos. Destacaban el caso de una jubilada a quien golpearon en busca de “dólares”. También el de un comercio en el que asaltaron a cuanto cliente se presentara. En principio, quienes parecían impulsar la protesta defendían a la Policía y apuntaban a la figura del diputado Martín Sabbatella, por sus diferencias con el gobierno de Daniel Scioli. “En Ituzaingó bajaron las patrullas y acá las estamos esperando todavía”, indicó uno de los manifestantes, que pidió reservar su identidad.
La comitiva parecía decidida a enfrentarse con las autoridades, cuando cortaron la esquina de Brown y Belgrano, el pasado jueves 2 de febrero. No pasaban de 40 personas. “El martes cortamos la calle en el barrio y éramos como 400, aunque no hubo medios. La Municipalidad levantó el móvil de Crónica”, disparó uno de los organizadores. En la comuna asumieron el foco de la protesta, “que nunca pasó de las 30 ó 40 personas” y rápidamente buscaron despejar la movilización con un encuentro, esa misma tarde, con Lucas Ghi; el secretario de Gobierno, Diego Spina; y el director de seguridad Ciudadana, Gustavo Yapura, quien hizo la invitación.
En plena calle, también el titular de la Comisaría 1ª, Pablo Barrera, discutió cara a cara con vecinas, aunque el desempeño de la fuerza no estaba cuestionado. “La Policía no puede hacer más, porque no tiene recursos”, justificaban.
“Pedimos por más patrulleros y recursos humanos y el municipio hace oídos sordos. Queremos que pongan cámaras de seguridad”, lanzó un vecino de la calle María Reina, sin mediar jurisdicciones, pero con una comparación crítica: “El municipio tiene camionetas y autos propios nuevos, mientras que la Comisaría Primera utiliza vehículos que no pasarían la VTV. Nos quieren dar dos patrullas nuevas, pero la zona es muy grande”.

Acuerdos
Luego de un rato de negociaciones directas, Yapura logró convencer a algunos de subir y dialogar con el intendente. En esa misma reunión se acordó la colocación de dos a tres cámaras en el barrio. Como así también la confección de una carta que esta misma semana llegaría a manos del ministro de Seguridad, Ricardo Casal. Se puede decir que la administración local tomó la iniciativa, en un tema que excede sus atribuciones, pero que indudablemente es puesto de manifiesto (por todos) en cada campaña y en cada discurso.
“Se acordó hacer una nota al ministro Casal para requerir mas efectivos y pronta entrega de patrulleros que están para equipar”, confirmó el propio Yapura. La comuna ganó una pulseada. También pidió por la “Policía de proximidad, para tener injerencia sobre la seguridad”. “Nosotros estamos poniendo cámaras en French y Arenales; en French y Balcarse y en el mercadito viejo”, dijo a Un Medio el director de Seguridad Ciudadana.
Las cámaras están en proceso de instalación, por ahora sólo con las cajas, mientras llega la fibra óptica que permitirá su monitoreo desde la Sala de Situación. El compromiso es que funcionen en marzo. Por su parte, la Policía se comprometió a reponer efectivos retirados de ese barrio. Además, habrá personal municipal de seguridad.
En total, la comuna casi llega a las 130 cámaras de monitoreo. “En Morón no estamos mal. Estamos en el Conurbano”, comentó Yapura. Y agregó: “El robo a un comercio generó mucho revuelo en ese barrio. Pero sí aumentó la inseguridad. Ocurre que el delito es estacional. Lo echamos de un barrio y va a reaparecer en otro”.
Uno de los comerciantes afectados por la ola de inseguridad confirmó que “se están empezando a poner las cámaras y hay mucho patrullaje. Ahora están todo el tiempo”. Lo que se denomina una “saturación”, por la presencia.

Con violencia
Marta es una jubilada que quedó marcada cuando un grupo de asaltantes ingresó a su casa en Morón Sur. Según contaron a Un Medio, la asaltaron a las 11 y se quedaron una hora y media inspeccionado la casa, en busca de unos supuestos “dólares”. Ni el efectivo, ni las joyas que había alcanzaba. La mujer fue ahorcada con el objeto de que confesara en lugar de un botín que no había. Finalmente la encontró el marido, cuando regresó.

No hay comentarios: