jueves, 10 de noviembre de 2011

La última tormenta volteó árboles, carteles, postes y causó años en el Club Morón

Las intensas ráfagas de viento que se desataron en la madrugada del último miércoles azotaron la arboleda, la cartelería y causaron daños materiales en un distrito donde no se registraron ni víctimas ni heridos, según el informe de Defensa Civil. Su titular, Fabián González contaba en esa mañana con 30 denuncias de árboles caídos.
La vegetación situada en veredas y espacios públicos quedó muy afectada por la tormenta. La comuna dejó diez unidades móviles a disposición de la limpieza de ramas, luego del temporal que se abatió sobre el GBA. A simple vista, las plazas quedaron cubiertas por la vegetación que horas antes habitaba en la copa de los árboles. También cayeron postes de luz, toldos, carteles de comercios y carteleras también utilizada en la vía pública.
Uno de los lugares más a afectados fue el Club Morón, donde se vino abajo la estructura de la pileta climatizada y un poste luz cayó e impactó sobre el paredón que resguarda las canchas de tenis, en la esquina de Buchard y Bernardo de Irigoyen. La comuna trabajó con la entidad deportiva en corte de la circulación sobre la vereda, perimetrar y derrumbar la paredes que estaban afectadas.
También se debió interrumpir el tránsito vehicular en la calle Pueyrredón durante varias horas, producto de la caída de dos árboles. Eso impidió también que se pudiera cruzar por el paso a nivel de ferrocarril, en esa altura. A su vez, estuvo reducida la calzada en Azcuénaga, producto de la caída de otra especie, durante la mañana.
“Contamos 30 árboles caídos, diez postes de luz, 5 toldos y muchos cables de video”, contó ese miércoles González, en contacto con Un Medio. A esa altura la comuna había asistido igualmente a una casa ubicada en Lanús y Burgos, a la que se le habían volado las chapas del techo. Esta última vez no hubo que lamentar inundaciones.
“Apenas cayeron 20 milímetros de agua. Lo que queríamos controlar durante la noche era la acción del viento. A las 9 de la noche había ráfagas intensas, pero no tan constantes como las
4 de la mañana”, contó el responsable de DC. Esa dependencia es la que concentró los reclamos telefónicos al municipio y a los bomberos.
Pasado el mediodía del miércoles González señaló que “nos encontramos con mucha basura en las calles y en las plazas. Pudimos recoger unas 50 ramas de árboles caídas en distintos lugares”. El huracán también afectó carteles en la zona céntrica (desde la inmobiliaria Milano hasta algunas galerías), como en corredores viales. “Tuvimos un problema con el cartel de la gomería que está frente a la YPF de Guido”, relató el funcionario a Un Medio.

No hay comentarios: