martes, 18 de octubre de 2011

Vuelven a cruzar a Scioli, por otro megaoperativo en la Carlos Gardel

Autoridades municipales volvieron a cruzar a Daniel Scioli luego de que el gobernador presentara el resultado de una serie de allanamientos en las puertas del barrio Carlos Gardel. El secretario de Gobierno de Morón, Diego Spina, sostuvo que se “estigmatiza” la pobreza, mientras que el ministro de Justicia y Seguridad bonaerense, Ricardo Casal, destacó la “efectividad policial”. La misma situación se había vivido en mayo.
El 30 de septiembre, el propio Scioli “supervisó”, según se informó oficialmente, “el secuestro de 92 armas, más de 3 kilos de drogas, 12 autos y 76 motos, producto de 31 allanamientos llevados a cabo por la Policía provincial en la zona oeste del conurbano, con eje en la villa Carlos Gardel”. Tal cual había hecho meses atrás, el gobernador bajó hasta el distrito para mostrar, junto al ministro y al jefe de la Policía, el resultado obtenido.
Las imágenes se difundieron desde el populoso y cadenciado barrio moronense. Entonces se exhibieron los 1,750 kilos de cocaína, los más de 2 kilos de marihuana; y diferentes elementos para “cortes” y balanzas de precisión.
También se hallaron 76 autos de distintos modelos y marcas con pedido de secuestro, 33 motos y una importante suma de dinero de ilícitos, explicó el jefe de la superintendencia Zona Oeste, comisario Sergio Bianchi. En los procedimientos participaron más de 500 policías, personal de la División Canes y la DDI de Morón.
Spina lo consideró una mojada de oreja. “Aprovechando que habían hecho dos o tres allanamientos muy puntuales, Casal lo denominó mega operativo de saturación, que no es otra cosa que un estado de sitio ilegal donde se sitúa siempre un barrio pobre y se genera un show mediático al punto de estigmatizar la pobreza”, explicó.
La misma denuncia había hecho el gobierno local a fines de mayo, cuando todavía no había calentado la campaña (y la interna) entre dos gestiones afines al kirchnerismo. Pero las relaciones vienen mal desde el cambio de rumbo en políticas de seguridad. La comuna denuncia que no pueden poner en funcionamiento diez nuevas patrullas porque “no dan turnos para plotearlas” y que el predio en Haedo que iba a servir para la sede de la “Policía Bs. As. 2” se transformó en un depósito de autos, ya que a la Provincia “le sale más caro arreglarlos”.

No hay comentarios: