viernes, 15 de julio de 2011

Entre sus candidatos, Stolbizer mostró las nuevas caras del FAP, que abandonaron a Carrió

Durante la presentación de candidatos locales, el diputado bonaerense Sebastián Cinquerrui (izq), fundamentó su decisión de abandonar las filas de la Coalición Cívica para integrar el Frente Amplio Progresista, al cual en estas elecciones representará en el quinto lugar de la lista de legisladores nacionales por la Provincia. “Se había perdido el rumbo”, cuestionó el dirigente de Haedo. Del lado de Elisa Carrió, ya habían salido a cruzarlo.
- ¿Por qué cambió la Coalición por el Frente?- le preguntó Un Medio.
- Por la positiva. Este espacio está destinado a ser alternativa de gobierno y porque está la gente que uno admiró siempre. Nunca pude hacer política, por ejemplo, con el “Tano” De Gennaro. Y eso me aporta entusiasmo. Después, porque se perdió el rumbo en una fuerza política, de la cual soy el último miembro fundante en irse (ARI). Los que se fueron no se fueron por un hecho de corrupción. Con muchos de ellos nos volvimos a encontrar en este espacio. La discusión no era por un cargo, porque no era un marginado en ese aspecto. Pero influyó la decisión a último momento en darle la conducción a Patricia Bullrich y de ahí poner a Mario Llambías como candidato. Hasta hace unos años el espacio lo conducía el ARI. Se desnaturalizó la fuerza.
La inclusión del titular de la CRA había desatado la furia Cinquerrui, a punto tal que analizó presentarse a internas como candidato a diputado, contra gente de su espacio, aunque a último momento lo llamaron del FAP. Su pase no cayó tampoco para nada bien. “Cuando la que invitaba a los productores a sumarse al Acuerdo Cívico era Margarita Stolbizer él no decía nada. Ahora le molesta y se va con quien más luchó para esto”, le contestó Ricardo González Dorfman, tercer candidato a diputado por la CC (también creció tras su paso como funcionario de Tierra del Fuego, donde fue director de Prensa y ministro de Gobierno de Fabiana Ríos).
En definitiva, Cinquerrui, un dirigente que se destacó en varias causas contra los Kirchner y que luchó contra la proliferación de las salas de azar en la Provincia, quedó como un trofeo. Fue presentado formalmente el pasado 6 de julio, en un local del GEN de Morón, junto a Favio Martínez. El titular de la Cámara de Comercio de Haedo fue anotado como un “extrapartidario”, pero llegó a encabezar la lista local de la mano del diputado. Los concejales se acomodaron conforme las distintas fuerzas que componen el Frente: Analía Zappulla (GEN), Adriana Kreiman (PS), Guillermo Quesada (Unidad Popular) y Silvina Sánchez (Libres del Sur).

No hablar de él
Ante la prensa, Stolbizer pedía la semana pasada esperar el resultado de las elecciones en Capital para analizar el futuro del FAP. Contaba con una buena elección de Pino Solanas, a pesar de que el cineasta no apoya la candidatura presidencial de Hermes Binner. Con los votos puestos, la fundadora del GEN opinó que “el kirchnerismo como proyecto de cambio está agotado”. “Los votantes de Solanas mayoritariamente votarán por Binner. Y también lo harán muchos votantes de Macri que quieren previsibilidad y gestión. En la elección de octubre el Gobierno Nacional será presa de sus propios errores y de su soberbia”, sostuvo el lunes.
En ese paquete incluyó también al diputado Martín Sabbatella, de quien pidió dejar de preguntar. Es más, consultada sobre si el FAP está en condiciones de vencerlo, lo ninguneó: “Él está en condiciones quedar afuera en la elección de octubre”. Luego explicó: “Sabbatella entregó las banderas del progresismo y transparencia en el altar de la corrupción Kirchnerista. Este es el lugar que el Frente Amplio Progresista viene a ocupar en el distrito de Morón, no le pasa de manera indiferente al vecino que ha sido estafado en su buena fe por alguien que teniendo todo el acompañamiento de nuestro pueblo, terminó concediendo las banderas que la sociedad apoyo, en función de las ventajas obtenidas en ese altar, que hoy es el Gobierno Nacional”.
Por si fuera poco, le cedieron la palabra a Quesada, quien fuera dirigente de Nuevo Morón. “No entiendo la política como una convivencia obediencia, sino como una participación crítica. Sabbatella es un liberal prolijo, pero además con una orgánica stanillista. No acepta las críticas. Creó un partido de bolsillo y obedientes. Tuvo de la suerte de gobernar después de Rousselot”, sostuvo este referente de la CTA de De Gennaro.
Por su parte, Favio Martínez se refirió a la “anarquía fiscal” en la Provincia, para lo cual pidió una reforma urgente. Stolbizer coincidió en que “el sistema impositivo es absolutamente regresivo… esas son las realidades de un partido de gobierno que lejos del discurso hipócrita no hace que el que más tiene más pague”.

No hay comentarios: