viernes, 15 de julio de 2011

Matar a mi mujer: condenan a Daniel Bellini y a Claudio Sartal, por los asesinatos de Morena Pearson y Andrea Pajón

Morena Pearson (23) bailarina del boliche Pinar de Rocha de Villa Sarmiento, fue asesinada el 21 de marzo de 2008 en su casa. La docente Andrea Pajón (39) murió baleada en la puerta de su domicilio, en Castelar, el 27 de agosto de ese mismo año. La semana pasada y con 24 horas de diferencia, ambas encontraron Justicia a semejante violencia, cuando sus ex parejas fueron encontrados culpables por los asesinatos y condenados a prisión.
El empresario de la noche Daniel Bellini fue condenado a 16 años por el Tribunal Oral en lo Criminal Nº 1 de Morón, tras considerarlo culpable de “homicidio simple agravado por el uso de arma”, en el caso de la bailarina. El dueño de Pinar convivía con Morena, con quien además tuvo una hija (tiene 4 años), y en su defensa había argumentado que el caso se trataba de un “suicidio”, producto de una supuesta perturbación mental.
En el caso de Andrea, fue su ex esposo, Claudio Sartal, quien recibió prisión perpetua como instigador de su asesinato, aunque no se conoce todavía al autor material. Gabriel Varas, de quien se sospechaba que había sido intermediario, fue absuelto por el Tribunal Nº 3. No obstante, los jueces ordenaron que se prosiga la investigación judicial en busca de los autores materiales del homicidio, que fueron contratados por el ahora condenado.

Cae la noche
Daniel Bellini conoce la noche como nadie. También conoce bien la cárcel. En los ’90 estuvo preso por falsificación de dólares. En aquél momento argumentó que lo hacía en defensa de la moneda nacional. No le creyeron. Cuando recuperó la libertad se transformó en un empresario exitoso en el ambiente nocturno. Fue acusado por Rodolfo Yafar de haberse quedado en su momento con el Complejo Castelar. Y estuvo sospechado de vender drogas en el boliche Bloody de Showcenter, tras la muerte por intoxicación de una asistente.
Con esos antecedentes llegaba este último juicio. El viernes último, tras conocer la sentencia, su defensa dijo que apelaría “hasta las últimas consecuencias”. Por parte, Francisco Pearson, padre de la víctima y querellante advertía que “no hay motivos para estar contentos porque mi hija no está". Al menos contó que le "cambió la imagen de la Justicia”. “El fallo sirvió para que saliera a la luz la verdad", declaró tras escuchar el fallo.
Bellini llegó a juicio detenido y acusado de matar de un tiro en la cabeza a su pareja tras una discusión que mantuvieron la madrugada del 21 de marzo del 2008 de Brasil 10, de Villa Sarmiento, a uno cien metros de Pinar. Tanto la fiscalía como el particular damnificado habían pedido una pena de 18 años, por hallarlo culpable.
En tanto, los abogados Roberto Babington, Mario Di Caprio y Raquel Leyenda, reclamaron la absolución del empresario por el beneficio de la duda. Para los fiscales, la defensa se "dedicó a ensuciar" el desarrollo del debate a través de testigos que "mintieron", a los que clasificó en tres grupos: los empleados domésticos, los que trabajaban en el boliche y los más allegados a Bellini. El padre de la bailarina aseguró que su hija le había contado que Bellini la había amenazado de muerte haciéndola arrodillar y martillándole un arma en la cabeza. La noche del crimen ella había evidenciado su terror vía mensaje de texto. El empresario fue quien denunció la muerte. Las pericias balísticas no pudieron determinar con precisión si se trataba de suicidio o de homicidio.

Celos no, dinero
El ex marido de Pajón fue condenado a prisión perpetua el jueves 7, un día antes del fallo de Pearson. Tras conocerse la sentencia, Claudio Sartal, que hasta el momento de ser sentenciado se encontraba en libertad, quedó detenido por orden del Tribunal Nº 3. Lo responsabilizaron por la figura de “homicidio triplemente calificado por el vínculo, promesa remuneratoria y la participación de dos o más personas”, detallarían los jueces.
"Trabajamos para saber quiénes fueron los sicarios. Lo que sí ha quedado acreditado es que esto tuvo que ver con una cuestión económica", sostuvo tras el fallo el fiscal de juicio Adrián Ferreira. Y explicó: “Faltaban 15 días para la audiencia en la cual Sartal se iba a comprometer a pagar una suma importante de dinero, por disolver la sociedad conyugal. Y al momento de separarse de hecho, ya le había dicho a su mujer que no iba a pagar. La audiencia judicial fue el disparador. Y, por una suma notoriamente menor, buscó una solución alternativa".
Contra el acusado declararon uno de los hijos del matrimonio (21) y la novia del acusado al momento de los hechos. La joven aseguró que Sartal le dijo, en medio de una discusión en la cual la echó de la casa, que él había contratado gente para matar a su ex mujer. El asesinato ocurrió en la mañana del 27 de agosto de 2008, cuando Andrea, docente en la escuela Jesús Maestro, de Castelar, fue asesinada de un balazo en la cabeza frente a su hijo de 13 años, al salir de su casa situada en Pasadores al 3600. La maestra había sido sorprendida por dos personas: una de ellas la tiró al suelo, la baleó a quemarropa y luego huyó con su cómplice.
Hacía más de un año que Pajón se había separado de Sartal, con acusaciones como haber sido víctima de maltratos; en febrero de 2008, había radicado denuncias por amenazas contra su ex marido. "No te voy a dejar en paz. Te voy a matar a vos y a ese gordo de mierda, porque ya sé dónde vive... y a cualquiera que te quiera defender", le había dicho en noviembre de 2007, para intimidar tanto a la víctima como a su nueva pareja. Según declaró la familia de Pajón al fiscal de instrucción Roberto Tavolaro, el acusado también le envió mensajes de texto diciéndole "te voy a matar" y que incluso disparó en su colchón cuando estaba acostada.
Sartal quedó procesado por tenencia de arma ilegal y después por el homicidio, pero llegó en libertad al juicio.

No hay comentarios: