martes, 28 de junio de 2011

Vecinos de Haedo marcharon por el crimen de la peluquera

El viernes pasado los vecinos de Haedo volvieron a movilizarse por el esclarecimiento del crimen de Sabrina Bellosi, la peluquera de 30 años que, se cree, habría sido asesinada por venganza. Unos meses antes se había defendido de un ataque sexual en su domicilio. El sospechoso quedó detenido y afirman que se trata de un “pesado”.
El miércoles 15 de junio, Sabrina llegó a la peluquería por última vez. A las 14.15, un hombre mayor, alto y robusto (de acuerdo a los testimonios), bajó de un Duna gris, tocó timbre, le pegó un tiro en la boca y se escapó. Era madre de un nene de 3 años y vivía con su marido, un remisero que por temor también dejó el hogar.
La hipótesis que llega al asesino se remonta a un hecho denunciado. Viviana y Gabriel son un matrimonio que vive al lado de la casa de la peluquera asesinada, quien atendía a la clientela en el garage. “Hace un mes entró un hombre con la excusa de que era nuevo en el barrio. Entonces había dos clientas, se cortó el peló el cabello, pagó y se fue. A la semana, el mismo tipo volvió con el pretexto de querer hacerse los claritos, pero cuando Sabrina fue al fondo a preparar las tinturas, escuchó que el ladrón se paraba y entraba a la casa”, relataron.
Sabrina se resistió al ataque y le sacó un arma. Los vecinos escucharon los ruidos y los gritos, salieron a la calle y vieron que el ladrón salía corriendo. “Lo agarraron a dos cuadras de la peluquería. Tan violenta fue la pelea que Sabrina hasta ayer llevaba una faja por la fisura de una costilla que le provocó el ladrón”, agregó Viviana.
“No se metan que es un problema de polleras”, habría dicho el agresor al grupo de varones que impidieron su huida. El agresor identificado como Luis Enrique Rossi permanece en la Comisaría 2da. “Creo que ambos hechos tienen relación. El tipo que intentó robarle tiene antecedentes y según la policía, se trata de pesos pesados. Sabrina no se quedaba quieta y se la pasaba en la fiscalía. Alguien quería que no se la llevara de arriba”.
Unos 500 vecinos marcharon el viernes pasado hacia la comisaría Nº2 para reclamar más seguridad. Pidieron más patrulleros y la instalación de cámaras de seguridad.

Y un jubilado
El crimen de la peluquera no fue el único que conmocionó a los vecinos de Haedo: a principios de la semana pasada un hombre de 89 años fue encontrado por su hija asesinado a golpes y atado con una media de mujer en su casa. Antonio Zappia, de nacionalidad italiana, fue hallado el lunes 20 en su casa de Alegría y Luis Viale, del barrio Villa Rivadavia, Haedo. El cuerpo estaba sobre la cama, a simple vista se notaba que lo había golpeado en el rostro y la cabeza y estaba atado con medias de mujer. Fue la hija quien encontró al cadáver al llegar a la casa, debido a que no contestaba el teléfono. El hecho es investigado por la DDI y la UFI 8.

Joyero detenido
Un comerciante de 49 años, propietario de tres joyerías que funcionan en Morón centro, fue detenido el jueves 23, acusado de comercializar los objetos que una banda que operaría en la zona robaba a distintos ancianos.
La investigación, que fue realizada por la Dirección Departamental de Investigaciones (DDI) de San Isidro, se inició a partir de la denuncia de una joven, quien recibió un llamado de un sujeto que le exigía dinero para que pudiera recuperar la computadora personal que días atrás le habían robado. Antes de acordar un encuentro, la madre de la joven denunció el caso por lo que el encuentro fue monitoreado por un grupo de la Policía.
A raíz de esta detención, y con los distintos elementos que fueron recolectados en la causa, los investigadores pudieron determinar que la computadora en cuestión estaba en un domicilio de la calle Hertcht 1043, en Villa Tesei. Las fuentes confiaron que la Justicia ordenó un allanamiento en el domicilio y de esa manera se pudo recuperar la computadora y proceder a la detención de dos sospechosos: Martín Ibarra, de 30 años, y José Figueras, de 49, quien sería el dueño de tres joyerías ubicadas sobre la calle San Martín.

Juicio por Guinch
El viernes pasado la Justicia elevó a juicio oral el caso del Gustavo Guinch, un heladero de 37 años que fue asesinado el 21 de noviembre de 2009 por dos menores, en Morón Sur. El debate comenzará el 7 de noviembre y finalizará el 10 des ese mes con la lectura del veredicto. Los dos acusados, que el momento del homicidio tenían 16 y 17 años, habían sido liberados el mismo día en que se cumplió el aniversario del homicidio, debido a que se había vencido el plazo de prisión sin condena que establece la Ley Penal Juvenil.
Sin embargo, uno de ellos volvió a robar con un arma de fuego, por lo que permanece detenido hace diez días.

No hay comentarios: