martes, 28 de junio de 2011

El intendente abrió el debate para regular la distribución de la publicidad oficial

El 7 de junio, Día del Periodista, el intendente Lucas Ghi anunció su intención de regular la distribución de pauta oficial a través de una ordenanza. La apuesta sorprendió a los propios periodistas que habían sido invitados al tradicional ágape en el Salón Mariano Moreno de la Municipalidad, aunque contaba con la complicidad de la UTPBA, Poder Ciudadano y la ADC, que colaboraron en el diseño de un anteproyecto que fue girado al Concejo Deliberante. El 13 de julio se realizará una audiencia pública para debatir opiniones e ideas.
“Consideramos fundamental regular la publicidad oficial con criterios claros y transparentes y profundizar con un proceso participativo el debate para poder realizar un abordaje reflexivo y profundo con la pluralidad de puntos de vista que el tema requiere. Es necesario analizar el marco social, político y económico en el que se inscribe la defensa de una prensa libre, independiente y democrática; y la información como un derecho fundamental de los ciudadanos”, destacó Ghi, quien se licenció en Ciencias Políticas (UBA) y en Periodismo.
En voz baja, el oficialismo comenzó a confrontar con dudas y certezas el parecer de algunos periodistas. Se dice que, por ejemplo, se quiere incorporar por ordenanza a los medios locales en las campañas oficiales de difusión y no dejarlos atados a la suerte del gobierno de turno. También que se buscarán criterios claros de selección para la distribución de la publicidad, que en todos los gobiernos suele ser arbitraria. Y a veces muy injusta.
El anteproyecto “tiene como finalidad transparentar y fiscalizar las relaciones entre el Departamento Ejecutivo y los medios de comunicación social en materia de publicidad oficial; garantizar la utilidad pública y la racionalidad en la distribución de la publicidad oficial y contribuir a la consolidación de un sistema de medios plural”. Se prohíbe la ejecución, publicación de publicidad oficial durante los 30 días previos a la realización de elecciones generales, como así también durante los 15 días previos a la celebración de las primarias.
Entre otras iniciativas la propuesta contempla la creación de un Registro de publicidad oficial y la elaboración de un Plan Anual de publicidad que será presentado a la Secretaría de Transparencia Institucional y Control de Gestión y al Concejo Deliberante de Morón con detalles sobre su contenido y objetivos. También contempla la creación de un Registro de Medios de Comunicación - Proveedores y Licitadores y el asesoramiento de un órgano consultivo integrado por representantes de (por ahora 5) medios locales.
El anteproyecto prohíbe que la publicidad “genere confusión con los símbolos o imágenes empleadas por cualquier partido político u organización social; contenga orientación partidaria a través de contenido proselitista; exhiba imágenes o nombres de funcionarios del gobierno o candidatos (o precandidatos) electorales”.

Convocatoria
La audiencia tendrá lugar en el Teatro Municipal. Los interesados pueden inscribirse hasta el viernes 8 de julio de 10 a 16hs., en la Oficina de Prensa de la Subsecretaría de Comunicación Institucional de Morón, ubicada en Brown 946, PB. Deberán aclarar si se presentarán como participantes o también como expositores en la audiencia. La planilla de inscripción, así como el anteproyecto de ordenanza y el reglamento de audiencia pública, se encuentran disponibles en la página digital de la comuna: www.moron.gov.ar.

EDITORIAL:
El anteproyecto oficial tiene costados alentadores, pero será en los criterios de distribución de la pauta oficial donde se verá hacia adónde se quiere apuntar. Estamos en la era de los asesores de prensa, de las gacetillas y en medio de una lucha entre los oligopolios privados que fueron engordando hasta 2007 y los oligopolios paraestatales que proliferaron a partir del 2008. El crecimiento de medios oficialistas alarma en provincias y en municipios. En Morón estamos también en una era de segmentación, de cantidad y no de calidad en materia de producción informativa. Este no es un mal meramente local. Pero podría encontrarse aquí una solución. Por empezar, el proyecto amaga con un cambio de paradigma. El Gobierno Nacional se propuso tres cosas: romper Clarín, manejar la agenda y crear sus propios medios de difusión. El municipio, a priori, promete apuntalar a las empresas periodísticas locales, aunque esa definición no aparece en el articulado. Será cuestión de hilar un poco más fino. La comunidad merece contar con medios propios, fuertes y plurales. Para eso el municipio debería establecer criterios de distribución de su pauta oficial, donde lo que se premie sea la producción, la calidad de la difusión y no sólo la capacidad de llegada de un diario, radio o canal. En materia de comunicación audiovisual, hay una herramienta que le podría ayudar: La Ley de Medios. Tanto la vieja norma (derogada), como la nueva (suspendida parcialmente por la Justicia) prohibieron la venta o alquiler de espacios tanto en radio como en TV. Esto parecería atentar contra periodistas y producciones privadas, pero no hace otra cosa que obligar a los licenciatarios a tomar personal y elaborar sus propios contenidos. El problema pasa (a veces) por los costos. El oficialismo evitó tratar en el Congreso una norma que regulara la distribución de la pauta. Tal vez una ordenanza pueda solucionarlo. La Ley nacional también obliga a las empresas de cable a tener sus propios programas. Al menos un noticiero por distrito y no uno para 14 comunas o ninguno, como está ahora. La comuna distribuye publicidad entre muchos colegas periodistas y producciones independientes de radio y TV. El proyecto de ordenanza sólo habla de distribuir la pauta entre medios. En cuanto a la prensa gráfica, existe un proyecto presentado por la asociación de Canillitas para establecer a los puestos de diarios como los únicos habilitados para la venta de ese rubro. Se incorporó en el articulado la obligatoriedad de reservar un porcentaje de los kioskos a la prensa local. Es el momento más adecuado para tratarlo.

No hay comentarios: