martes, 3 de mayo de 2011

El debate por la prostitución llamó a las puertas del Concejo Deliberante

La trata de personas ingresó en el orden del día del Concejo Deliberante, con el tratamiento, el jueves 14, de tres dictámenes que generaron una acalorada discusión entre el oficialismo y Unión PRO, bloque que no pudo imponer su propio proyecto pero que se atribuyó el mérito de que el tema fuera al menos debatido en el recinto.
Lo más importante es que se giró al Departamento Ejecutivo un proyecto que propone multar a quienes se considere autores responsables de la publicidad sexual en la vía pública. La idea fue presentada en setiembre por el concejal PRO Marcelo González, pero en diciembre el EDE presentó otro similar, al cual consideraba “superador” del originario, por entender que “no persigue a quienes entregan los panfletos” ni a quienes “se prostituyen”.
“En concreto, modificamos el Art. 161 del Código Municipal de Faltas, que restringe la venta, exposición, distribución de avisos, carteles e impresos que promuevan o publiciten de manera directa o indirecta el comercio sexual ajeno”, explicó la concejal Cinthia Frías. Y agregó: “Habrá multas aplicadas al editor, distribuidor, editor, vendedor o responsable del inmueble al que se publicite. El espíritu es evitar la naturalización de la publicidad sexual. Instamos a la aplicación de penas a los dueños de estos lugares y no a las personas que puedan estar realizando esta tarea en la calle, como estaba mencionado en el proyecto del PRO”.
Ambos proyectos se pusieron a votación. UP respaldó la presentación oficialista, que giró por unanimidad al Ejecutivo. Y quedó en minoría en el dictamen propio debatido en comisión, que fue archivado por 19 votos a 2.
Antes de eso hubo un debate, que comenzó con el “gírese al D.E” de otro expediente relacionado a la trata de personas, que había presentado el concejal del GEN, Jorge Costas, el primero en deslizar una crítica al Gobierno, al sostener que “no existe decisión política a poner límite los lugares donde mujeres y niñas son sometidas a esclavitud”. De allí en adelante todo decantaría en una catarata de acusaciones y de palabras cruzadas.

Palabras más
“Cuando hablamos de trata de personas, hablamos del tercer negocio ilegal a nivel mundial después de las armas y las drogas. Pasa en el mundo y pasa acá en Morón”, consideró González en defensa de su dictamen; y agregó que “se logró con la presentación del proyecto original dos acciones paralelas: por un lado que el Ejecutivo pidieran en septiembre el desarchivo de las causas de los prostíbulos y que el oficialismo emitiera un proyecto alternativo, que se acaba de girar al Ejecutivo y acompañamos, despojados de cualquier egoísmo”.
El concejal macrista explicó que su proyecto no sancionaba ni a los panfleteros, ni a las mujeres que ejercían la prostitución. Aunque el oficialismo acertó en observar que en el texto multaba a los propietarios de los locales “habilitados”, siendo que no existe el rubro “prostitución” y que además es un delito tipificado por la Ley.
“Ante cada clausura se procede a la denuncia judicial y hasta se pidió custodio policial sobre el lugar. La gestión tomó todas las medidas que estaban en nuestras posibilidades. Lamentablemente el proyecto del PRO se basa en una noticia amarillista de un diario zonal que se refiere constantemente a supuestos en tono agresivo. Estábamos de acuerdo con el espíritu, pero no con el fundamento del PRO”, indicó Florencia De Luca.
La concejal del EDE hacía alusión a informaciones periodísticas y gacetillas de prensa que circularon el año pasado mencionando lugares, causas y hasta personas que fueron denunciadas por el ejercicio de la prostitución. No es la primera vez que el oficialismo imputa a la oposición este tipo de operaciones de prensa. Hace unos años se detuvo a un par de personas afincadas en Merlo, acusadas de arrojar panfletos anónimos a la calle en los que se involucraba al entonces intendente, Martín Sabbatella, en el negocio de los prostíbulos.
El negocio existe, claro, pero la comuna culpa a la Policía de no atestiguar cuando hay que presentar cargos. Y por eso el año pasado pidió que se desarchivaran cientos de causas iniciadas con la clausuras de casas de citas.
De Luca, titular de la bancada oficialista, no tardó en salir de contraataque contra el PRO. “Los fundamentos de su proyecto tenían una clara intención mezquina de dañar al gobierno municipal. Porque si en verdad les importara llevarían estas políticas en la Ciudad de Buenos Aires. Fue su jefe político quien dijo en un spot de campaña que había que darle trabajo a Constitución, poniendo una tintorería y un prostíbulo”, recordó indignada.
González respondió que “nosotros fuimos elegidos en Morón y acá hacemos política”. “En Morón hace muchos años que se habla de esta cuestión. Pero mientas estamos debatiendo, basta caminar unas cuadras para encontrarse con lugares donde se están prostituyendo personas en situaciones de explotación”, acotó tranquilo.
De remate, el jefe de los concejales K, Claudio Román, aprovechó para matara dos pájaros de un tiro: “El día que acá tocamos el tema de la escuela de Mansión Seré (NDR: Macri vetó la reforma realizada a fin de año sobre la donación con cargo del polideportivo Gorki Grana) no estuvo el concejal González. Habla de - el famoso Rubro 59 que la banca de Unión PRO propuso prohibir en el diario - Clarín. Y hay una empresa ligada al Grupo que recibió una concesión por 250 millones de dólares. ¿Le hizo alguna multa la Ciudad al diario Clarín? No, lo premian. Acá parece que apañemos la prostitución y no es así. La verdad a mí me alarma”.

1 comentario:

Arq. Omar Grosso dijo...

Lo sabe todo Morón, que Sabbatella y Ghi avalaron y lo siguen haciendo a todos los Prostíbulos y zonas de prostitución. Pase lo que pase en el Concejo Deliberante, porque ya se sabe que tienen amplia mayoría, por lo que siempre se aprueba cualquier cosa que el Departamento Ejecutivo disponga. Esto es falta de Ética y es corrupción. es hora de cambio. Es hora de cambio "grosso".