lunes, 4 de abril de 2011

La comuna erradicó a vendedores callejeros del área central Morón: protesta y detenidos

La comuna intentó llevar un poco de orden al área central de Morón y no sin resistencias logró levantar los puestos de venta callejera que estaban instalados ilegalmente en ambos lado de la estación. El operativo incluyó a las verdulerías truchas que desde hace años trabajaban en los accesos del andén del ferrocarril, un área que es de jurisdicción federal. Los trabajadores resistieron, cortaron calles del lado sur, a la espera de una solución para su situación social. En tanto, desde el gobierno salieron a denunciar la existencia de una “mafia”.
El operativo que desalojó a los puesteros comenzó el 10 de marzo sobre la estación de trenes y el área de Rivadavia y 25 de Mayo. En esa intersección, aquella tarde, hubo protestas que incluyeron el corte del tránsito. A la mañana siguiente los trabajadores continuaron con su estrategia, cortando también un principio de diálogo con el Departamento Ejecutivo. El intendente, Lucas Ghi, lejos de recibirlos en su despacho, se reunió con los representantes de las cámaras de comercio del distrito, quienes obviamente brindaron todo el apoyo.
También el oficialismo consiguió el respaldo político de la oposición en el Concejo Deliberante. Tras el primer operativo hubo un fuerte rechazo a la resistencia de los puesteros, que por momentos se volvió violenta. Aunque al mismo tiempo en la oposición intentaron diferenciar entre el negocio y la necesidad laboral.
“No son vendedores ambulantes, con una complejidad social, sino organizaciones mafiosas que utilizan esta situación para mantener sus privilegios. Acá bajan de 4x4 las mercaderías, que no se sabe dónde las compran o si la roban. Pretenden moverse al margen de la ley”, explicó el secretario de Gobierno y Seguridad, Diego Spina.
Finalmente, el funcionario aclaró que podría haber “soluciones puntuales” para los vendedores más antiguos, que reclamaban por su espacio. “El municipio no cumple con lo que promete. Siempre prometió que a los vendedores viejos iba a buscar alguna solución. La gente necesita comer. Somos gente de trabajo. Acá no hay delincuencia. Hay otros problemas que atacar a gente que trabaja. Sabemos que no es la manera. Peor es que salgamos a robar”, explicó a Un Medio Oscar Ceballos, cuando ardían los cajones en Rivadavia y 25 de Mayo.

Media solución
Las razones que motivaron el operativo fueron motivo de especulaciones. En el gobierno indicaron que “no se hizo otra cosa distinta a lo que se hace siempre, pero más fuerte”. Sin embargo, Ceballos contó que “las cosas cambiaron porque hay una política nacional por un nuevo emprendimiento y no quieren mesas en la calle”.
El jefe de inspección general - Luciano Montequin- nos comunicó que bajaron una plata para hacer obras y tienen que dar garantías a Nación que va a haber más vendedores en la calle. Nos dijo que no íbamos a poder trabajar más”. En medio de las protestas, el puestero rezaba que “la política de todos los gobiernos es la fuerza, no tienen otra forma que enfrentar este problema”. Y se quejó: “el municipio no da otra salida”. Por su parte, Spina le contestó: “Nosotros no incumplimos con ninguna promesa porque jamás les prometimos nada”.
“En su momento se hizo un trabajo muy arduo, se desbarató la peatonal Sarmiento y a los vendedores viejos se les buscó la Feria Internadas. Hay planes sociales. La persona de bien se puede encuadrar. Pero no pueden montar verdulerías en la vía pública”, se explayó el secretario, quien confirmó que la comuna inició una investigación para saber quiénes están detrás de la venta callejera. Se le requirió a la Fiscalía y a la Justicia Federal.
El primero de los decomisos fue en Rivadavia, entre Irigoyen y Almafuerte, con un resultado de 693 DVD confiscados, en tanto que el segundo tuvo lugar en la calle Arias, esquina Carlos Casares, con un total de 162.

Resistencias

Para evitar más desmanes (y el corte de las de por sí saturadas calles del área central) después del primer operativo la comuna convocó a la Gendarmería para custodiar el área donde se produjo el conflicto. Y siguió a la pesca de la mercadería ilegal. El 14 de marzo incautó 855 DVD truchos que estaban a la venta en Castelar.
No obstante, la violencia regresó cuando el pasado lunes 21 se realizó otro operativo, pero del lado norte de la estación de Morón. En la esquina de Sarmiento e Independencia, otro de los puntos críticos de venta, los inspectores municipales fueron a decomisar la mercadería cuando tres vendedores ambulantes comenzaron a tirar toda la mercadería a la calle y prendieron fuego los cajones de madera. Cuando la Policía entró en acción hubo amenazas, golpes y patrullas abolladas. El operativo concluyó con tres de aquellos puesteros detenidos.

Apoyo de los comerciantes
Tras los incidentes del jueves 10 de marzo, el intendente convocó a las cámaras de comercio para buscar su respaldo. “La venta ilegal en la vía pública genera una competencia desleal al tomar el espacio público buscando beneficios sin cumplir con las obligaciones impositivas que si cumplimentan los comerciantes de la zona pagando los impuestos, contratando personal en blanco y trabajando en locales debidamente habilitados”, manifestaron las organizaciones en un comunicado. Así fue cómo avalaron “las acciones que se pusieron en marcha desde el Municipio contra el comercio ilegal para poder avanzar en una pronta solución definitiva”.

Respaldo con críticas
El Concejo Deliberante manifestó su “profunda preocupación” por los incidentes en la vía pública, en un manifiesto que contó con la firma de los bloques del EDE, FPV, Unión Pro y CC. El concejal Jorge Costas había adelantado su adhesión pero se quejó porque el Ejecutivo “no reconoce la situación social que lleva a esto”.
Un concepto parecido vertió el titular del bloque properonista, Marcelo González, quien repudió la violencia pero advirtió que “también estamos convencidos que el Estado debe contribuir al mejoramiento de la calidad de vida a través de una eficaz defensa del espacio público que garantice su uso y disfrute colectivo, y debemos señalar que la responsabilidad de todo lo ocurrido obedece a la permisividad o ausencia del Estado Municipal”.
Por su parte, el candidato a intendente por la Coalición Cívica, Rómulo López afirmó que las medidas "debieron ser implementadas con anterioridad", ya que “la venta ilegal ha ido creciendo en forma exponencial el último tiempo, perjudicando en clara competencia desleal, a los comerciantes que pagan sus impuestos".

PO
El Partido Obrero de Morón salió a cuestionar duramente al municipio por el trato hacia los puesteros, a los cuales considera “trabajadores informales que son regenteados y explotados, por adinerados punteros desde la época de Rousselot”. “En la volteada, cayeron también los puestos artesanos independientes”, rezó en un comunicado.

No hay comentarios: