viernes, 15 de abril de 2011

La tercera mirada: “Clarín ha contado siempre con la complicidad del Estado”

Pablo Viñas es la versión menos oficial en torno al conflicto gremial en Clarín. Fue despedido en 2004 de Artes Gráficas Rioplatenses, la imprenta de aquel diario, tras una protesta. Pero a diferencia de otros delegados nunca se reincorporó. Representa a la Lista Naranja, que es la oposición dentro del gremio. Es también un referente del PO. Y por eso se despacha a gusto tanto con la patronal, como con el Gobierno nacional.
Viñas se presentó a trabajar unos días después de que una comisión de delegados bloqueara la salida del diario (domingo 27 de marzo). Clarín respondió que había apelado la medida cautelar presentada y que no lo incorporaría. “No piensan dejarme ingresar como al resto, que fueron contenidos por el Ministerio de Trabajo”.
“El Ministerio sólo aprieta para reincorporar a los que son del riñón de ellos. Me presenté en la planta –AGR-, pero no fuimos con la Juventud Sindical o con Moyano, sino con cien trabajadores, a la puerta del taller. No me dejaron ingresar y quedó constatado por escribano. Si persiste esta discriminación vamos a iniciar una acción penal por desobediencia contra el diario”, dijo al programa Punto de Encuentro (FM Siglo XXI).
- ¿Por qué la empresa opera así?
- La postura antisindical es histórica, viene de la Dictadura. Tiene que ver con un problema económico, como pasa en muchas patronales que prohíben la elección de delegados, para después imponer jornadas que no tienen nada que ver con los convenios colectivos de trabajo e imponer salarios de hambre. Nosotros tenemos más de la mitad de fábrica turnos diferidos, que no paga horas extra los fines de semana. No sólo es una práctica antisindical, sino desleal contra el resto de las empresas gráficas. Cuando hay un trabajo de imprenta para un supermercado, por ejemplo, se hace los fines de semana. Y se cobra más porque en teoría se pagan extras. El dinero que se ahorra Clarín es muchísimo. Por eso reprimen. Lo que explica la impunidad del Clarín es que ha contado siempre con la complicidad del Estado. Lo cual también le cabe al Gobierno de los Kirchner. Nuestros despidos contaron con la complicidad del ministro Tomada. Era una huelga votada, no como estos bloqueos que están más armados desde afuera, y nos mandaron 500 policías a desalojar la fábrica.
- El delegado Alberto Siri pidió 9 millones de pesos ¿Esto es una extorsión como dice Clarín?
- Es una corruptela, claramente. No tiene nada que ver con un pedido gremial. Me sorprendió Víctor Hugo, ayer (en “Bajada de Línea”, por canal 9) justificando los 9 millones. Preguntándole al delegado si eran para él solo. Y Siri explicaba que era para ocho. Es un motivo de preocupación dentro de la fábrica. Dicen: “nos están usando a todos y los que vamos a cobrar el vuelto somos nosotros”. Durante la semana le avisaron que se vienen despidos, eliminación de horas extras, o que se hagan cargo de sus delegados. No es gratis un conflicto gremial. Pero acá se están utilizando nuestros justos reclamos para un negocio. Víctor Hugo no entiende nada. Para los trabajadores es una vergüenza que se utilice a los trabajadores para una utilización personal.
Siri es el hombre que aparece en una cámara oculta, en actitud negociante, con los representantes de Clarín. “No vimos el video de la patronal. Pero Siri reconoció todo en vivo. Y después, en la televisión pública, pudimos ver cómo se ofrecía al arreglo. En “678” Siri dijo que dos compañeros habían llegado a un acuerdo. Fueron al arreglo 15 días después de la elección de delegados. Para eso no se hubiesen postulado. Y cuando le preguntan si estaba dispuesto a arreglar, Siri dice que está dispuesto a dar un paso al costado. Esto es una vergüenza. Hubo un pedido de dinero que no tiene nada que ver con una cuestión gremial”, se enardeció Viñas.
- ¿Te han llamado de otras producciones, de medios oficialistas?
- La prensa oficialista no me da ni una coma. En Clarín no se publican las gacetillas de prensa, pero tampoco en Página 12, ni en Tiempo Argentino, ni en ninguno de estos medios. El oficialismo está pretendiendo ocultar. Además hace una tergiversación. Están borrando del mapa a una parte de la verdad. Hay un grupo de delegados que hicieron escuela en una gestión que acordó con Clarín y ahora lo utiliza como una bandera. Por otro lado Moyano está apretando contra las causas judiciales no sólo a los medios, sino al propio Gobierno. Acá todos están utilizando el conflicto y se están cagando en los trabajadores. El ministerio nunca intervino. El convenio de artes gráficas está siendo violado y nadie dice nada. El Senado repudió no sólo el bloque del 27 sino toda acción que pudiera interrumpir la circulación de diarios e incluso el corte de calles. Esto propuesto por el kirchnerismo y votado por la oposición oligárquica. Acá hay que defender el derecho a protesta.

No hay comentarios: