lunes, 4 de abril de 2011

Alfonsín pasó dos horas con industriales y dejó plantado al Comité radical de Morón

Al cierre de esta edición, la UCR definía si levantar la interna presidencial pautada para el 30 de abril, lo que motivaba la visita de Ricardo Alfonsín, el lunes, en el Comité Central de Morón. Esa tarde, el precandidato y diputado nacional se enteraba de que su oponente, el senador Ernesto Sanz, quería ir directo a las Primarias Abiertas. Por eso dejó plantados a unos 200 dirigentes, a pesar de que durante más de dos horas había estado reunido con empresarios, en la sede que la Unión Industrial del Oeste posee en el Parque La Cantábrica de Haedo.
Alfonsín había llegado a la UIO rodeado por técnicos, el presidente de la UCR bonaerense, Miguel Bazze; la diputada María Luisa Storani, el diputado provincial Santiago Nino y el titular del Comité Morón, Edgardo Illa. Pasadas las 17.30, comenzó una extensa charla, merienda incluida, con los industriales. A su término, declaró al periodista local José Delgaudio: “Fue una reunión muy cordial. Coincidíamos en la necesidad de industrializar el país, porque tenemos los mismos obreros que en la década del 90 después de tantos años de crecimiento”.
Mientras tanto, en Morón se esperaban otras dos actividades: una recorrida por Plaza La Roche y exposición en el cuartel central radical, que está ubicado a dos cuadras de la estación. Entrada la noche, Illa apareció bien solo y confirmó que el precandidato a Presidente había marchado raudamente a Capital Federal para tratar la situación de la interna, aunque no supo contar cuál era el ánimo de Alfonsín sobre las pirueta de Sanz.
En La Roche ya casi no había transeúntes y jamás existió organización alguna para recibir al diputado. “En mi época metíamos un montón de gente si venía Raúl”, contaba un militante rabioso. En el Comité unas 200 personas, entre ellas el ex diputado Manuel Martínez, se habían acercado desde pagos cercanos: Ituzaingó y Merlo.
De a poco, la dirigencia fue vaciando mansamente el viejo edificio de la calle Sarmiento. Al fin y al cabo, había sido una buena excusa para reencontrarse. Alfonsín había dejado algunas impresiones sobre el país en La Cantábrica, un verdadero polo de atracción para dirigentes en campaña. “Necesitamos instituciones que le garanticen a la sociedad los controles sobre el Ejecutivo. Modificar el Consejo de la Magistratura. Fortalecer las instituciones del ámbito administrativo que controlan al Poder Ejecutivo, como la Auditoría General de la Nación, que están muy controladas. Hay que darles más fuerzas. Así se acabarían los casos de corrupción”, sostuvo.
En declaraciones a la prensa, dijo que a “la inflación, primero, hay que reconocerla”. Y aseguró que “l Gobierno, con este desmanejo, generó desconfianza y faltan inversiones”. No obstante, consideró que a la Presidenta “la vamos a defender ante cualquier corporación que quiera poner en riesgo la estabilidad del Gobierno”.

Agenda industrial
Alfonsín fue recibido en la UIO por su presidente, Edgardo Gámbaro, su vice, Oscar Giménez y el resto de la CD. Recibió planteos referidos a las “necesidades del sector” y se le entregó una "Agenda Industrial" que describe la realidad Pyme y las”políticas de Estado que necesitarían para garantizar desarrollo productivo nacional”.
”Fue una excelente charla. Escuchamos sus propuestas y planteamos nuestras necesidades y nuestras preocupaciones. Siempre es importante y estimulante que un precandidato presidencial se interese por el sector industrial, y más aún, por las Pymes", señaló Gámbaro. Entre los temas que se tocaron, hablaron de la inflación, reglas de juego claras, previsibilidad económica y fomento a la industria nacional. También se planteó la dificultad para que las empresas chicas accedan a créditos a tasas lógicas y la falta de estímulo a la inversión. Tampoco quedaron afuera otros temas generales, tales como la inseguridad, el “poner en valor la educación pública”, la educación técnica, el respeto a las instituciones y el estado de la Provincia de Buenos Aires.

No hay comentarios: