viernes, 11 de febrero de 2011

La Coalición Cívica denunció que la pista de Morón era una "zona liberada" al narcotráfico

Como hacía tiempo no pasaba, Morón se convirtió en el eje de un caso judicial y político que promete dejar heridas en el Gobierno. Y la pista de aterrizaje que se hizo célebre por los retornos de Perón y (de los restos mortales) de Evita, hoy tiene un presente en verdad penoso, gracias al embarco de cocaína que fue descubierto en España. Ese delito esconde necesariamente algún grado de complicidad en al menos las esferas más bajas de alguno de los dos organismos que se dividían el control sobre la Base: Fuerza Aérea y ANAC.
En distintas esferas del Gobierno atacaron el tema con más confusión que información. Por ahora le tocó sólo a un oficial de la FA pagar con el costo político. Fue el Comodoro Jorge Ayerdi, que estaba a cargo de esa Base Militar en diciembre y que fue reemplazado el 25 de enero por José Janer, tras declarar ante la Justicia. Corre aún con mejor suerte jefe del aeródromo de Morón, Ricardo Palazón, quien también deslindó responsabilidades a pesar de que el Ministerio de Defensa sacó a relucir una nota de noviembre de 2010 en la que se lo notificaba de las disposiciones “de cumplimiento obligatorio” sobre el control y seguridad de la Base.
La instrucción en Argentina la comenzó el juez en lo Penal Económico Nº 4 Alejandro Catania, suplantado en la actualidad por Rafael Caputo, que continuó con las actuaciones. En otras cosas, pidió al juez Norberto Oyarbide analizar esta causa para encontrar lazos con la mafia de los remedios. Es en ese mismo Juzgado que los diputados de la Coalición Cívica Juan Carlos Morán y Liliana Piani denunciaron a la ministra de Seguridad, Nilda Garré, a su reemplazo en el área de Defensa, Alberto Puricelli; al Jefe de Gabinete, Aníbal Fernández; y al jefe del ANAC, Alejandro Granados (h) por considerar que la pista de Morón era “una zona liberada”.
El abogado y ex concejal Ricardo González Dorfman, asesor del bloque de la CC, afirmó que “por correr a la Fuerza Aérea de los controles, pasa lo que pasa: hay zonas liberadas, como en Río Gallegos, que son un colador”. Particularmente, los seguidores de Elisa Carrió afirman que se “protege el narcotráfico”. Su candidato a intendente, Rómulo López, asesoró en el pedido de juicio político que su fuerza realizó sobre el fiscal general de San Isidro Julio Novo, quien, según indican, “impidió que Medical Jet - la empresa de los Juliá - fuera allanada en dos ocasiones por el caso del crimen de dos ciudadanos colombianos en el shopping Unicenter. López señaló que Novo no fue enjuiciado por la Legislatura provincial “gracias a la protección K”.
Las críticas fueron cayendo de todo el arco opositor. “Si la droga se embarcó en Morón, podemos desbaratar a una organización criminal”, advirtió el diputado Fabián Peralta (GEN). El legislador provincial del PRO Ramiro Tagliaferro fue el primero que, además de responsabilizar al Estado Nacional, le solicitó al municipio “detalles de las posiciones de las videocámaras” y de “los controles de seguridad locales en la Base”.

Qué opinó la comuna
En los orígenes de la investigación sobraron pistas falsas. Una de ellas intentaba responsabilizar a la comuna por un agujero en el alambrado perimetral de la Base, por donde es altamente improbable que se ingresara la cocaína. El intendente Lucas Ghi opinó que sería “injusto” cargar sobre el municipio por los acuerdos de colaboración firmados con Defensa y disparó: “El alambrado lo pusimos nosotros. Pero no tengo por qué cuidarlo”.
Consultado por este periódico, el jefe comunal se mostró preocupado por el tema, pero lejos estuvo de elevar alguna sospecha sobre quienes controlaban los vuelos en la Base. “Estoy esperando que se investigue y que se logre desentrañar… más allá que no tenemos competencia, lo seguimos atentamente”, declaró la semana pasada.
Al margen de las declaraciones oficiales, en el gobierno local esbozaron una explicación bastante realista de la puja que hoy mantienen los ministerios de Defensa y de Planificación por su responsabilidad mayor o menor en el control de la Base. Al intendente le habían dicho que todo pasaría a manos de la Administración Nacional de Aviación Civil, que de última depende de Julio De Vido. En la comuna sostienen la teoría de que la Base atravesaba “una suerte de transición por el control de la aviación aerocomercial a una autoridad civil”.
El traspaso se había ordenado por un decreto de Garré en 2007, aunque actualmente en la página digital de la ANAC el aeródromo de Morón figura como “no controlado” por la autoridad. “Por más que haya habido un decreto esto no funciona así. Hay disputas y celos por el poder y los recursos. La transición tenía como norte que el control aerocomercial de la Base pasara a manos del poder civil. Eso no se logró”, explicó una fuente política. Ante la Justicia, el jefe del aeródromo declaró que la ANAC no tenía ninguna injerencia en los controles aéreos.
En tanto, un mail anónimo, supuestamente escrito por “esposas de oficiales de la Base Morón”, señaló a varios hombres de la Fuerza Aérea por su supuesta participación en el envío de la droga. “La droga estaba alojada en un depósito del hangar numero uno incendiado (…). Esta droga llega al hangar en los aviones civiles que se guardan allí adentro, el LVZNO un C172 de propiedad del brigadier (….), y en el LVIFI C205 de propiedad del comodoro (…)” indicaba esa nota, cuyos nombres y cargos debería investigar primero la Justicia.

Los hechos
El Challenger 604 que, el 2 de enero aterrizó en el aeropuerto de El Prat, Barcelona, con 944 kilogramos de cocaína de máxima pureza estuvo en la Base de Morón entre el 5 de noviembre y el 30 de diciembre pasado, donde se presume que fue cargado. La droga fue descubierta por la Guardia Civil Española debajo del tapizado. A pesar del secreto de sumario que guarda la investigación en España, trascendió que además de los tres tripulantes de la nave (los hermanos Gustavo y Eduardo Juliá y Matías Miret), habría colaborado en el cargamento el ingeniero Alejandro Boffa, quien pocos recuerdan, en los ’90 se desempeñaba cerca del entonces asesor (y cuñado) presidencial Emir Yoma y de Carlitos Menem Junior. Miret y Boffa alegaron su inocencia. El avión había llegado a Morón proveniente de San Fernando y habría realizado un vuelo de prueba el 18 de diciembre. En juez en lo penal Económico, Rafael Caputo, citó a unos 200 empleados de la Base.

Los proyectos del municipio siguen en pie
El escándalo del narcotráfico apareció justo después de que la Municipalidad anunciara la cesión de una serie de hectáreas de la Base de Morón y se esperaba con ansias el avance de proyectos vinculados con la reactivación de la pista en el rubro aerocomercial. “No creo que se afecten los convenios. Tenemos todo firmado y documentado”, tranquilizó el intendente Lucas Ghi, quien explicó que “ahora vienen los tiempos de gestión, pero que no dependen de la FA, sino de nosotros mismos, de hacernos de los recursos necesarios”. A fin de año, y luego de varios años de negociaciones, el gobierno local había anunciado la construcción de un predio de deportes y de una reserva ecológica municipal en uno de los costados de la Base.

Sabbatella acepta ser una colectora de Cristina y pone en jaque al PJ bonaerense

En octubre, tras la muerte de Néstor Kirchner, una editorial de Un Medio marcaba cómo podía seguir la historia para el oficialismo: la construcción del mito, el respaldo para Cristina, los cambios de mando y la pelea, tal como ocurrió históricamente en el peronismo, entre quienes creen ser los herederos del ex Presidente. Todo pasó. O viene sucediendo. Porque mientras Cristina duda (o especula) hay quienes aspiran a que Daniel Scioli encolumne al peronismo bonaerense y quienes pretenden que Martín Sabbatella se convierta en una colectora K que merme las aspiraciones y el poder del gobernador y de los intendentes del PJ.
Como era de esperarse, desaparecida la figura neoperonista que suma por izquierda y por derecha so pretexto de un modelo de unidad nacional, y con el antecedente tibio de la elección 2009, no tardaron en aparecer las diferencias políticas. El pragmatismo por la lucha del poder. O las dos cosas. Casi sin ningún esfuerzo, el ex jefe comunal comenzó a posicionarse en los medios, gracias a que tanto funcionarios de Daniel Scioli como intendentes de la zona rechazaron con dureza la posibilidad de que sea candidato a gobernador con apoyo de Cristina.
Así, lo que era una posibilidad lejana y casi ilusa, se convirtió en un escenario absolutamente posible. Tras negar sistemáticamente su inclusión “al dispositivo K”, esta semana y por primera vez, Sabbatella confió públicamente que puede ser candidato por una colectora que proclame y ponga el cuerpo a la reelección de la Presidenta.
"Las colectoras como mecanismo para evitar las internas partidarias es algo que puedo no compartir. Pero esto es diferente porque son fuerzas políticas distintas con el mismo candidato. Si la boleta va pegada o no pegada eso no está discutido. Con el mecanismo que sea, con tijerita o sin tijerita nuestra posición política no va a variar, porque en cualquier escenario lo que buscamos es ser una alternativa para poner en sintonía lo que pasa en el territorio bonaerense con lo que está sucediendo en el país", aseguró esta semana a una radio porteña.
La dirigencia del peronismo oficialista hizo cola para pegarle. "Con las colectoras sentimos, como decía Perón, que nosotros ponemos la vaca y los otros un pollo, y tenemos que ser socios", desenfundó Alberto Descalzo. El intendente de Ituzaingó no dudó en admitir que la colectora debilitaría a candidaturas como la suya.
Qué decir del sciolismo, que mandó a jugar a Morón a uno de sus funcionarios (Pablo Navarro). Baldomero Álvarez de Oliveira, ministro de Desarrollo Social, acusó al diputado de Nuevo Encuentro de especular con las encuestas. “Cuando necesitamos apoyo, Sabbatella se puso del lado del frente porque teníamos pocas chances de ganar -en referencia al 2009- y hoy que hay muchas chances la quiere apoyar”, declaró a Radio La Red.
El Jefe de la Casa de Tierras de Morón, Roberto Maldonado, dijo por su parte que “el sabbatellismo debería dedicarse menos a la discusión política y a la especulación electoral y más a gobernar el distrito y darle las soluciones que nuestros vecinos esperan y necesitan”. “En Morón hay muchos temas vinculados a la salud, a la política de viviendas, al ordenamiento del tránsito, a la infraestructura en general que no vienen siendo atendidos por el Municipio desde la época en que Martín Sabbatella era el intendente” sostuvo Maldonado al respecto.

Opositores
Las críticas comenzaron luego de que Sabbatella hiciera públicas sus diferencias con Scioli (lo acusó de producir un “retroceso” en materia de seguridad y de volver hacia un estado “punitivo”) y proclamara su candidatura. Pero se incrementaron notablemente las últimas semanas. En el EDE sostienen que más allá de lo que pase esto es un gran negocio. Por la exposición. Y la polarización entre el electorado “peronista” y el “progre”.
Oficialmente, el EDE respondió con altura. “No se entiende el enojo de los sciolistas con el apoyo de Nuevo Encuentro a Cristina Kirchner. Pareciera que lo único que quieren es que Scioli saqué más votos que la presidenta”, comunicó el partido a través de su titular bonaerense y ex concejal Adrián Grana. “Están obsesionados con que el gobernador quede bien posicionado para el 2015 y temen que ese proyecto se complique si Martín hace una buena elección y Cristina suma más respaldo que Scioli en la provincia”, agregó.

Santa Fe
El sabbatellismo aspira a representar a Cristina pero no pretende pelear espacio en primarias y contra el aparato del PJ. “Es increíble que algunos sigan proponiendo que vayamos a internas. A una interna van los candidatos de un mismo partido y nosotros pertenecemos a otro. No es muy difícil de entender”, explicó Grana.
Sin embargo, otro podría ser el caso en Santa Fe. En esa provincia, el EDE, ya fuera del gobierno de Hermes Binner, salió a apoyar abiertamente la candidatura de Agustín Rossi para la gobernación. A los pocos días, el jefe de bloque de los diputados K selló un acuerdo para disputar una interna abierta con el PJ ortodoxo e ir todos contra el socialismo. “No vamos a participar de esa interna”, prometió un dirigente de Morón, aunque por allá el sabbatellismo admite libremente que el Frente Progresista del cual formó parte hasta ‘09 ya no lo representa.

Con Dilma, invitados por Cristina
El diputado Martín Sabbatella y el intendente, Lucas Ghi, fueron parte del exclusivo grupo de dirigentes que almorzó junto a la Presidenta durante el agasajo a la mandataria de Brasil, Dilma Rousseff. “El propósito era reunir a la diversidad política y cultural”, manifestó Ghi. La diversidad llegaba hasta el gobernador Hermes Binner. Apenas un puñado de intendentes con “afinidad ideológica” representó la pluralidad. “Es un momento histórico con Brasil. Una alianza estratégica hacia el nuevo orden regional”, declaró el jefe comunal.

Apuntan a Scioli por los asesinatos de José León Suárez
El último domingo la Juventud del EDE de Hurlingham emitió un comunicado en el que expresó su solidaridad con las familias de Franco Almirón y Mauricio Ramos, los jóvenes presuntamente asesinados a manos de la Policía en José León Suárez tras el descarrilamiento de un tren de carga frente a la villa La Carcova.
Con una precisión quirúrgica (puesto que no apuntaron a la Federal o a la CGT por el crimen de Mariano Ferreyra), el partido responsabilizó a Daniel Scioli y a su ministro de Seguridad, Ricardo Casal, por la pérdida de aquellas dos vidas; las cuales puso en un mismo plano con los asesinatos de Kosteki y Santillán; y con los del Parque Indoamericano, casos por los cuales inculparon igualmente al ex presidente Eduardo Duhalde.
También divulgó un comunicado el referente local del Movimiento Evita, Edgardo Binstock, quien es asesor de Scioli. En su caso, sólo culpó a la Policía. “Estaba enloquecía. Se descontroló”, dijo a Un Medio el martes último.
“Hacemos responsables a la cana (sic) y planteamos un cambio en la política policial, con mayor participación ciudadana. Queremos mejorar la relación con la gente. Como asesor, operé para que la Provincia intervenga. Lo mejor que se puede hacer es escuchar a la comunidad. Y se optó por eso”, sostuvo después de participar de un encuentro entre familiares de las víctimas y el jefe de la Bonaerense, Juan Carlos Paggi.
Cuando parecía que la izquierda K se le venía encima, la Gobernación descomprimió la situación: intervino la comisaría de José León Suárez, apartó a un policía que se incriminó e inició una investigación en Asuntos Internos.

Cristinistas, sciolistas y duhaldistas, entre cruces y objetivos comunes en Morón

Se dobla, pero no se rompe. Con esa premisa y aunque se haya dividido en espacios antagónicos, diferentes sectores del peronismo local se pusieron en contacto para analizar la situación del PJ. La mira está puesta en un mismo adversario: el EDE. El objetivo final es recuperar el municipio, aunque por ahora la unidad es un “sueño”.
El dato lo aportó anteayer el actual titular del Consejo de Partido, el duhaldista Domingo Bruno, quien admitió haberse reunido tanto con Martín Marinucci (director de PAMI en San Isidro) como con Pablo Navarro (subsecretario de Niñez y Adolescencia provincial), quienes aspiran a la Intendencia. El primero es impulsado por el ala cristinista que comanda Juan Zabaleta, subsecretario en el Ministerio de Economía de la Nación; el segundo representa al sciolismo, con el apoyo local de un funcionario de ANSES como Daniel Urdapilleta.
Según Bruno, los funcionarios “querían ver la postura del PJ”. Y explicó: “Puede que después del 14 de agosto - de las internas - se apoye al peronismo. Hay un enojo total con Sabbatella. Si Cristina opta por su lista, los muchachos podrían apoyar al PJ. No lo sé. Ojalá haya unidad, siempre hablando en Morón, por su puesto”.
Todo está todavía muy confuso y cierto es que las distintas patas del peronismo probablemente vuelvan a enfrentarse en la general. Y si bien coinciden en apuntarle al sabbatellismo, también se sacan chispas entre sí.

Dudas duhaldistas
Por empezar, Eduardo Duhalde se ha embarcado en una interna dentro del Peronismo Federal que ni el propio Bruno sabe aún cómo se va a realizar. “Sabemos que a fin de abril va a haber una interna por regiones. Pero no conozco la mecánica. El gran problema es el padrón y que la nueva ley no está reglamentada. Lo que se espera es una primaria movida”, dijo. Aunque a nivel personal el gastronómico sabe que saldría fácilmente airoso de una puja interna (hay por lo menos cuatro agrupaciones que militan dentro del duhaldismo), advirtió al mismo tiempo que “por más que lo nieguen va a haber colectoras por todos lados”.
“El problema es aquel que entra por la ventana y quiere que haya candidatos a dedo, eso es lo que pasó con De Narváez en 2009”, cuando no pudo imponer su propia lista y finalmente se bajó de la candidatura a concejal. Por su mismo rumbo van los ex diputados Carlos Álvarez (el año pasado fijó domicilio en Castelar para competir) y Marina Cassese, entre otros dirigentes menos conocidos de otros espacios. “O me acompañan o me enfrenten. Lo que es seguro es que si hay internas, el que gane siempre sale mejor”, apuntó Bruno.
El dirigente barrionuevista convocó a un plenario político para este 16 de febrero y espera poder tener listo su lanzamiento oficial para fines de mes. Estuvo en la costa junto a Graciela Camaño y Duhalde durante enero. También Cassese participó de la candidata a gobernadora de varios encuentros, algunos de los cuales incluyeron a dirigentes del PRO, en el marco de una alianza que por ahora no pasa de un acercamiento casi informal.

Juan contra todos
En el kirchnerismo tampoco es menor el desconcierto. Es que a los enemigos públicos (Duhalde, Macri) externos, se le sumó ahora la preocupación por las ambiciones del sciolismo, que lanzó su propio candidato local. El escenario de diciembre pudo haber cambiado con la incursión de Pablo Navarro. Por aquél entonces, pero hace menos de dos meses, el referente del cristinismo, Juanchi Zabaleta, lograba despedir el año con dirigentes de varias líneas internas y con el jefe de Gabinete bonaerense, Alberto Pérez, sentado a su derecha.
“Cristina es la jefa de este movimiento” y “no me imagino a Cristina Presidenta sin un Scioli gobernador”, había dicho el funcionario y amigo de Amado Boudou (a quien acompaña en la precandidatura a jefe de Gobierno porteño). También había disparado con dureza contra Duhalde y contra Macri, a quien tildó de “facho” y de “inútil”. Y le había dedicado un párrafo al aliado K Martín Sabbatella. “No es momento para proyectos individuales, chiquitos, que no supere el 4 por ciento de los votos”, dijo para convocar a recuperar Morón.
Pero luego, entre ambiciones nacionales y colectoras, empezó a jugar el sciolismo. “Pretendemos que Navarro sea nuestro candidato en Morón”, blanqueó el ministro de Desarrollo Social bonaerense, Baldomero Álvarez. Y el juanchismo no tardó nada en cruzarlo. “Nos produce un gran que se nos quieran imponer candidatos y estructuras desde afuera, porque es en el seno del Frente para la Victoria de Morón de donde saldrán las mujeres y hombres que mejor expresen el sentido de este proyecto nacional y popular”, declaró el ex concejal Luis Pereyra, hoy directivo del INDEC, aunque no por eso condicionó apoyo a la reelección de Scioli.
En enero Navarro salió a pegar afiches. Se lo vio junto al gobernador en su última visita al distrito, en diciembre. Es consejero de la Universidad de Morón y en medios digitales salieron a atacarlo por haber sido “barra” del Deportivo Morón; y por haber saltado de la Federación Juvenil Comunista a Franja Morada, de joven.

Pelea entre jóvenes K
El jueves 3 por la noche un joven militante kirchnerista fue agredido salvajemente en la sede de una agrupación que conduce el jefe de bloque de concejales del FPV, Claudio Román. Fuentes de la agrupación Consenso del Bicentenario confirmaron a este diario que de la golpiza participó al menos uno de los hijos del edil, aunque la víctima, tras ser socorrido por la Policía y atendido en el Hospital de Haedo, retiró la denuncia.
Raúl Esteban, funcionario de ANSES y precandidato a intendente, confirmó el hecho a Un Medio, pero se negó a dar mayores detalles. “Fue una cuestión política y personal. Queremos bajar los decibeles”, explicó. No obstante, desde su propia agrupación confiaron lo que la víctima (cuya identidad este periódico prefiere preservar) se negó a ratificar en la Comisaría 1ª. “El chico fue a dialogar por una pintada que había aparecido pero lo agarraron entre varios… se fueron al carajo. Son jóvenes también, pero muy patoteritos”, indicó la fuente.
El hecho, por el cual el militante K sufrió varias lesiones, podría haber derivado en varias imputaciones en la Justicia (lo encerraron en la oficina para poder pegarle) y una parva de denuncias políticas, si se hubiese tratado de un rival externo. Pero, según dejaron trascender, nadie quiere meterse en cuestiones “de chicos”, ni manchar a la interna kirchnerista. “Lo que pasó fue que en una pared del ANSES de Morón, al lado de la consigna ‘Esteban 2011’, escribieron un graffiti pegándole al hijo de Román, Juan, que también trabaja en ASNES”, contaron. En otras palabras, lo habrían acusado de “chorro”. La reacción no se hizo esperar y fue violenta.

Macri frenó la posibilidad de construir una escuela en el polideportivo Gorki Grana

El jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, impidió que se pueda construir una escuela en un sector del poliderportivo Gorki Grana, al vetar una ley de la Ciudad que reformaba los términos de la donación que se había hecho en 2006 en favor del municipio de Morón. El intendente, Lucas Ghi, le solicitó mediante un escrito rever la medida adoptada a principios de enero e ironizó: “Quiero creer que no es una especulación política”.
La actitud de Macri llevó a una reacción más enérgica por parte del Nuevo Encuentro en Capital Federal y en Morón. “Entre las vacaciones y las candidaturas Macri no debe haber tenido tiempo de analizar esta ley”, declararon en conjunto el intendente, la diputada nacional Vilma Ibarra, el legislador porteño Gonzalo Ruanova y la secretaria general del EDE porteño Andrea Conde, luego de reunirse para difundir el tema a la prensa.
En rigor, Macri se opuso a una ley que habían votado sus propios legisladores en diciembre. Fueron 48 votos sobre 49 presentes, con una sola abstención (la de Marcelo Parrilli, de MST/Nueva Izquierda), y sin ninguno en contra. En los fundamentos, amenazó con la “restitución del predio” y predicó la “preservación del patrimonio” porteño. El único alegato admisible fue que, de construirse la escuela, ese sector pasaría “a un tercero”.

Cartel de obra
La donación del Gorki a Morón tuvo, como suele ocurrir en estos casos, un cargo específico. La Ley 2.111 de 2006, votada por la Legislatura Porteña, establece que el predio “tiene como exclusivo destino el funcionamiento del parque polideportivo Gorki Grana, los trabajos de excavación arqueológica de los terrenos donde funcionó el centro clandestino de detención conocido como Mansión Seré o Atila, ubicado dentro del mismo predio, y la preservación del uso del espacio ocupado por la Casa de la Memoria y la Vida”.
En diciembre, el legislador Ruanova logró que se reforme dicho artículo mediante la ley 3.738/2010, que incluyó en el cargo de la transferencia del polideportivo el funcionamiento de un establecimiento educativo estatal. La iniciativa, claro, se aprobó a instancias de un preacuerdo entre el Consejo Escolar, la comuna y la Provincia, para que la Nación construya un edificio donde pueda funcionar la Escuela Media 9 de Castelar Sur, que hoy alquila y comparte el lugar con la Primaria Nº 17, en la calle Maison 531, cerca de la Comisaría 3ª.
En una carta firmada por el intendente, el Defensor del Pueblo de Morón, Abraham Gak, la Presidenta del Consejo Escolar, Raquel Lopo Tejo; y la directora de la Escuela 9, se le pidió a Macri rever el veto del 13 de enero. “El proyecto habilitaría la posibilidad de construir un edificio para la Escuela, ante la falta de un establecimiento propio. Se trata de un reclamo que lleva ya 25 años sin solución”, reza la nota fechada el 31-01.
En diálogo con Un Medio, Ghi confesaba “no salir de la sorpresa”. “Creo que no lo evaluó o no le asesoraron del todo bien. Por eso pedimos que se revierta el veto. O tiene que insistir la Legislatura”, explicó.
Macri podría haber alegado muchas cosas. De hecho, aunque hubo una audiencia pública en la Legislatura, el tema se hizo público recién ahora para los vecinos. En cambio, Macri recurrió a tecnicismos absolutamente salvados en la reforma. El rechazo lleva la firma de la ministra de Desarrollo Social porteña María Eugenia Vidal, esposa del diputado provincial PRO y precandidato a intendente, Ramiro Tagliaferro, quien esta semana no pudo ser ubicado por este periódico para exponer su posición ante este tema político y social.

Editorial
La comuna explicó que la EMM 9 se pensaba construir en un sector del Gorki comprendido entre las calles Casacuberta, Bufano, Capdevilla y Río de Janeiro, donde se puede ver, y el intendente lo ratifica, “no hay nada”. El hecho de que no haya “nada” no es precisamente una buena señal, teniendo en cuenta que el predio se donó para actividades deportivas y que es el único parque público en el distrito. Aunque es elogiable que en el gobierno local se preocupen por encontrarle sede propia a un establecimiento educativo. “En la zona no hay otro lugar”, sostuvo el intendente. Es curioso, porque mientras al sector privado no le alcanzan las manzanas para levantar edificios, al Estado le cuesta recuperar un espacio donde educar. Claro que esa es, en rigor, una responsabilidad de la Provincia. Tal vez a Macri le pareció demasiado ceder un terreno para que Cristina ponga un cartel de obra, lo inaugure Scioli (o por qué no Sabbatella) y el crédito se lo lleve Lucas Ghi.

Un K contra el veto
El Subsecretario de Relaciones Institucionales del Ministerio de Economía de La Nación, Juan Zabaleta, opinó que “vetar una ley para que se construya una escuela en la Mansión Seré (sic) es desconocer la tragedia humana que la dictadura instaló en el país en 1976 y demuestra la falta de respeto y consideración más elemental que tiene que tener un Jefe de Gobierno en la Ciudad. De esta manera, el referente K sumó su voz de repudio al veto del Ejecutivo Porteño. “Macri expresa con estas actitudes su verdadero pensamiento de apoyo a los métodos violentos de la dictadura y un desprecio absoluto por los derechos humanos”, disparó.

Una historia que abarca tres siglos distintos
El polideportivo Gorki Grana recibió su nombre en 1985, cuando la Ciudad de Buenos Aires lo prestó en comodato a la comuna, bajo la administración radical. Los restos de la Mansión Seré, que funcionó como un centro clandestino de detención de la Dictadura entre 1977 y ‘78 habían desaparecido, al menos de la superficie.
La historia del predio se remonta a 1864 cuando la familia Seré, de origen francés, se afinca en el lugar. A comienzos del siglo pasado construyen la casona. En la década del `30, las grandes propiedades comienzan a fragmentarse y la Quinta Seré es loteada. La fracción correspondiente a la Mansión es adquirida, en 1949, por el Instituto de Previsión Social de la Capital Federal, que luego cede su uso a la Fuerza Aérea para el Casino de Suboficiales. Bajo la Dictadura última fue centro de detención, a disposición de las Juntas Militares, hasta que la fuga de cuatro prisioneros (el 24 de marzo de 1978) obligó a las autoridades a su cierre.
El Gobierno de facto destruyó la casona y la administración radical limpió lo que quedaba. En su lugar se jugaba a la pelota hasta que la actual gestión municipal investigó y sacó a la luz los cimientos del centro clandestino. En los ’90, el ex intendente JC Rousselot mandó a construir una casa – oficina que a partir del 2000 pasó a ser sede de la Dirección de Derechos Humanos. Y se bautizó como la Casa de la Memoria y la Vida.
Para preservar ese espacio, en 2006 el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires donó las 11.41 hectáreas del parque, tras un acuerdo que comenzó Aníbal Ibarra y culminó Jorge Telerman. La ley que fijó la donación, establecía como exclusivo destino del predio el funcionamiento del polideportivo "Gorki Grana", los trabajos de excavación arqueológica y la preservación del uso del espacio ocupado por la "Casa de la Memoria y la Vida".

Suspenden al secretario del STMM; él asegura haber evitado un robo a la caja del gremio

El 18 de enero la Comisión Directiva del Sindicato de Trabajadores Municipales decidió suspender por 90 días a su secretario general, Jorge Páez, con el argumento de que faltaba a sus obligaciones y, entre otras cosas, “perjudicar” el funcionamiento administrativo del gremio. El dirigente no sólo rechazó la medida ante el Ministerio de Trabajo de Nación si no que además aseguró haber evitado un intento de malversación de fondos.
Páez calificó su salida como un “golpe de Estado” y responsabilizó el secretario gremial de su Federación (FESIMUBO), Carlos Rodríguez, referente histórico y líder de la principal agrupación (Causa) del Sindicato. Lo llamativo es que algunos de quienes lo sancionaron tampoco estaban en buenos términos con ese mismo referente.
Este cisma se generó justo cuando el Sindicato había logrado varios avances importantes ante el Ejecutivo, que en septiembre del año pasado firmó un esquema de transferencia de empleados contratados a la planta permanente y negociaba, entre otras cosas, la recuperación 2 % de antigüedad en la liquidación del sueldo básico.
Por ese entonces, el secretario adjunto, ahora a cargo del gremio, Julio Díaz, destilaba bronca por la foto de Páez con el intendente, Lucas Ghi. “Estuvo en todos lados pidiendo aumento salarial pero en Morón no hace nada. No quiere hacer nada porque está de matrimonio con el Departamento Ejecutivo y hay un pacto de silencio entre él y (el secretario del SETMM, Luis) Duré para no molestar a los funcionarios”, decía a FM Pacífico.
“El Sindicato no está partido en dos pedazos, sino en diez. Es desastroso lo que está pasando porque como siempre, se les sigue mintiendo a los trabajadores”, aducía Díaz. Por su parte, Páez reconoce la crisis, pero culpa a Rodríguez por el acercamiento al oficialismo, habida cuenta de la confraternidad que generó Néstor K.
En la asamblea de enero, la secretaria (a cargo, en realidad es vocal) de la Secretaría de Finanzas, Silvina Maraschi, acusó al titular del gremio de negarse “a firmar” los cheques que le hacían llegar para pagar tanto servicios como a proveedores. La anomalía, según consta en el acta, habría comenzado el 9 de ese mismo mes.
Para la directiva, Páez se negaba “a suscribir la documentación que debe emitirse pese a tener a su disposición” y pese a contar con “los asientos contables respaldatorios”. Esto, decía, “acarreará indefectiblemente en la caída de servicios esenciales”. La documentación fue proveía a Un Medio por el propio secretario, quien afirma no haber convocado a la asamblea general, como marca el propia Ley, para el 19.
En el acta no constan los motivos por los cuales Páez habría incurrido en esa conducta, aunque se lo acusa de no concurrir a su trabajo y de no atender a los afiliados. El propio acusado exhibió una carta fechada el 14 de enero, dirigida a Maraschi, a través de la cual le solicita que informe en “todos los movimientos bancarios” el número de cheque emitido, importe y “destinatario”. Según Páez, había sido presionado para malversar los fondos.
“Me negué rotundamente a firmar cheques del Sindicato sin que se me dijera para qué serían utilizados los mismos y quiénes serían los proveedores que iban a cobrarlos. Ante mi negativa a convertirme en cómplice de Carlitos, él inventó una asamblea trucha (el acta describe que la pidió pero luego faltó) y obligó a algunos miembros de la Comisión Directiva a votar mi desplazamiento”, redactó Páez en una carta dirigida a sus compañeros.
Consultado por Un Medio, el dirigente aseguró que Rodríguez lo presionaba. “Me llamó y me dijo que me dejara de joder. Que había que sacar plata para la campaña. En agosto hay elecciones en el Sindicato”, apuntó. También denunció amenazas y un ataque a su vehículo mientras repartía su carta en el hospital Lavignolle. No obstante, dijo que “todavía” no se presentó en la Justicia para denunciar “una maniobra que paré”.
“Lo que pasa es que estamos en feria”, adujo. En cambio, ya envió una nota al Ejecutivo en la que se declara el interlocutor válido ante los municipales y otra a la Secretaría de Trabajo de La Matanza adónde pidió la anulación de la asamblea que dictaminó su suspensión, sin que hasta el martes pasado recibiera respuesta positiva.