martes, 14 de diciembre de 2010

Unión Pro afirma que el Concejo Deliberante se convirtió en una “escribanía”

A pocos días de que se trate el Presupuesto Municipal de 2011, los diputados bonaerenses de Unión Pro Ramiro Tagliaferro y Damián Cardoso, además del dirigente territorial Pablo Bonapelch y de los tres integrantes de ese bloque de concejales criticaron la reducción de la partida en seguridad, con fuertes cuestionamientos al manejo del Concejo Deliberante, al que consideraron una “escribanía” del Departamento Ejecutivo.
Reunidos en la parte trasera de la confitería La Intendencia, los seis dirigentes analizaron con dureza el gasto municipal, aunque dejaron en claro que esto no adelantaba un voto negativo dentro del recinto al Cálculo de Recursos. En principio, asumieron que no tuvieron tiempo suficiente para analizarlo. Y dijeron que “no pasó por ninguna comisión”. El proyecto llegó al HCD sobre el filo de octubre, como marca la Ley Orgánica de Municipalidades. Se tratará el próximo 17 de diciembre, en una sesión extraordinaria convocada, claro, para tal fin.
“Estamos preocupados porque no se debatió en el ámbito institucional. En la Provincia marcamos nuestras diferencias, pero vinieron los ministros, hubo plenarios de comisión”, explicó Tagliaferro (Pro), en alusión al aprobado presupuesto bonaerense (ver abajo). A su turno, Cardoso advirtió directamente que “el HCD se está transformando en una escribanía al estilo rousselotista, donde aprueban a libro cerrado”. “En Provincia conseguimos aumentar la partida de seguridad en $700 millones y en Morón redicen esa partida en un 42$”, comparó.
A Marcelo González, jefe de bloque de concejales, le tocó explicar la situación del proyecto. “No se trató en la Comisión de Hacienda”, dijo. Y apuntó: “Pese a que el Presupuesto aumenta un 40 por ciento, la inversión en seguridad baja de 13.5 millones a 7.8 millones de pesos”, entre 2010 y 2011. En el oficialismo ya habían adelantado que esto ocurriría debido a la inversión inicial que este año se hizo en materia de insfraestructura; como también pasaron al año que viene la mitad de la partida ($5 millones ) que Nación debía enviar por el Programa de Seguridad Ciudadana (la compra de cámaras de video para la vía pública). Los dirigentes de UP advirtieron, en cambio, “que el crédito de 10 millones está, pero usaron la mitad”. Llegaron a la conclusión de que al gobierno local “no le interesa” combatir el delito. Luego hubo un cruce sobre la descentralización de la Policía (ver en página 4), con dos visiones encontradas. Tagliaferro se lamentó porque el intendente no lo llamara para acordar trabajar juntos por la Policía Comunitaria. Sus dos socios territoriales, en cambio, consideraban que no era conveniente delegarle a la Fuerza. Aunque sí coincidieron en las críticas tanto hacia la gestión de Lucas Ghi, como a la ascendencia que el diputado Martín Sabbatella todavía tendría sobre su gobierno.
“Es difícil manejar un municipio así, desde un diputado de la Nación”, soltó Bonapelch. “Hoy no tenemos dirigentes en el HCD. Sólo un grupo de empleados”, agregó. Semanas atrás, el oficialismo conseguía subir las tasas.
Por último, cuestionaron del Presupuesto municipal el crecimiento de determinadas partidas “en años impares”. “Baja seguridad, pero Publicidad pasa de $3.1 millones a 6.5 millones. También duplican los viáticos y la inversión en asfaltos, que no está mal, pero siempre se dispara en años electorales”, arrojó González.

Policía: ¿Descentralizar o no?
El diputado bonaerense de Unión Pro Damián Cardoso desmintió que la Gobernación estudie sinceramente la posibilidad de descentralizar la Policía en las comunas. En diálogo con este periódico, sostuvo que el ministro Ricardo Casal, apenas “nos entregó un papelito, un bosquejo” reunidos en el seno del Consejo de Seguridad.
“Hubo un reclamo de un grupo de intendentes que acorralados por su vecinos le ofrecieron a Scioli hacerse cargo de la Policía o la creación de nuevos cuerpos policiales. Estaban acorralados ante la falta de un plan de seguridad. El gobernador salió, en algunos trascendidos, como avalando esta posibilidad. Pero la realidad es que en el Consejo de Seguridad no existe un trabajo serio”, dijo Cardoso tras una conferencia en Morón (ver arriba)
En esa reunión, el actual vicepresidente 1º de la Comisión de Seguridad de la Cámara Baja no se mostró de acuerdo con delegar el manejo de la Policía a los jefes comunales. “La realidad es que para implementar este tipo de descentralización debe estar muy desarrollado el proceso. De modo tal que no ocurra que un intendente sin experiencia, o contrario a sus vecinos, se encuentre en vez de con una solución, con un problema. Algunos intendentes están preparados y otros no. No es para hacerlo el mes que viene”, opino a Un Medio.
Minutos antes, había surgido un contrapunto con su principal socio en Morón: su par del Pro Ramiro Tagliaferro. El dirigente macrista acababa de decir que quería apoyar al intendente, Lucas Ghi, quien públicamente había pedido hacerse cargo de la Policía local. Lo que le recriminaba era que no le devolviera los llamados ni lo convocara para trabajar unidos en La Plata, donde se definiría la reforma de la Ley Arslanián.
La norma establece que en las comunas de hasta 60 mil habitantes la comuna puede estar al frente de una fuerza de seguridad, como ocurre en Ezeiza. Trascendió que la Provincia podría elevar la línea divisoria hasta 200 mil habitantes. De todas formas, Morón se quedaría afuera. No obstante, Cardoso opinaba que el intendente no estaría preparado para ser un sheriff. “Alguna vez hay que empezar”, le contestó Ramiro. En el medio también se había metido el dirigente Pablo Bonapelch. “Ghi no podría manejar a la Policía”, dijo el abogado.

No hay comentarios: