martes, 14 de diciembre de 2010

Una calle homenajea a una Madre de Plaza de Mayo de Castelar

La calle Ataliva Roca, de Castelar Sur, ahora pasó a denominarse Delicia Córdoba. El cambio es todo un símbolo de los vientos que hoy corren, al menos desde las consignas y los paradigmas. Roca era hermano del ex presidente Julio Argentino y se le atribuye ser artífice y beneficiario de grandes negociados a través del Estado. De hecho, habría recibido tierras originarias en esa localidad. En noviembre del año pasado comenzó un proceso de cambio de nombre de esa arteria compuesta por apenas dos cuadras. Y finalmente el HCD, con el aval de una consulta vecinal, la terminó rebautizando bajo el nombre de la vecina madre de “Plaza de Mayo”.
La aprobación de la ordenanza tuvo lugar en la Biblioteca Popular 9 de Julio el pasado martes 30 de noviembre, un año después de que, en ese mismo reducto, se convocara a una audiencia pública a la que asistió Osvaldo Bayer, el escritor que dedicó parte de su carrera a desenmascarar a quien retrata el billete de $100, el de máximo valor de la moneda nacional. El historiador repitió la visita y compartió espacio junto a todos los bloques del HCD, el intendente, Lucas Ghi; funcionarios y vecinos. La votación fue positiva y por unanimidad.
La propuesta de cambiar el nombre de Roca había sido introducida al Concejo Deliberante a través de la Sociedad Fomento de Castelar. Pero en el debate surgieron varios reemplazantes. Juan Mosca, de la entidad intermedia, propuso la denominación de René Favaloro. Pero Bayer lo bajó al recordar aquella del doctor con el dictador Jorge Rafael Videla. También habían sonado los nombres de Tumac Amaru y el de su esposa, Micaela Bastidas, en homenaje a los pueblos originarios; también los de Félix Luna y Alberto Ponzo, por el lado de la cultura. Pero, en una consulta, Delicia obtuvo el reconocimiento de los vecinos, con 324 votos.
Córdoba (de Mopardo) vive a pocos metros de su calle. Integra la Asociación Seré por la Memoria y la Vida y es ciudadana ilustre del Partido. El 13 de noviembre de 1976, un grupo armado irrumpió en su domicilio y se llevó, para luego asesinar, a su hija de 26 años, Selva del Carmen Mopardo. El mismo grupo se dirigió a la casa de su otro hijo, Alfredo Mopardo, de 23, quien se encontraba junto a su esposa María Alicia Morcillo (23) y a su hermano Pablo Jorge Morcillo (24). Los tres fueron secuestrados y permanecen desaparecidos también.
“Esto es un pequeño reconocimiento a la lucha de una mujer que tuvo que sufrir una de las páginas más oscuras de nuestra historia”, declaró el jefe comunal. Hernán Sabbatella, secretario de Transparencia de la comuna y vecino de la zona, comentó que “muchas personas que tienen prestigio social deben su origen en el robo y el asesinato de pueblos originarios”. “Este es un homenaje a una luchadora que está dando su vida por la desaparición de su hijo. Es una vecina muy querida por todos y es un modelo a seguir”, dijo a una FM local.
Al igual que hace un año, Bayer comentó el hecho en el diario Página 12. “Fue una jornada plena de emoción – retrató - . Hubo calor popular y sentido de la verdadera democracia. Ataliva Roca no fue otro que un especulador de tierras que cobraba ‘comisiones’ en los negociados de su hermano, el general. Por eso, Sarmiento inventó en su diario el verbo ‘atalivar’, que en idioma sarmientino significaba coimear”, salió de su pluma.
En noviembre de 2009, el historiador explicaba a este periódico las maniobras de los Roca y sus implicancias históricas hasta el día de hoy. “Se repartieron 45 millones de hectáreas, principalmente entre los dirigentes de la Sociedad Rural”, ilustró. Más agregó: “Tras la campaña del desierto, José Manuel Martínez de Hoz recibió 2.5 millones de hectáreas. Era el bisabuelo del ministro de Videla. El hermano de Roca, Ataliva, hizo los grandes negociados. Compraba la tierra por un precio y lo vendía a tres veces su valor a otros”.
“Los dueños de la tierra van a ser luego intendentes y van a poner nombres de calles en homenaje a quienes les dieron la tierra. Ataliva se compró una chacra en Castelar y le pusieron el nombre a la calle en la dictadura de Uriburu”, contó Bayer. Así pasó con otras calles y otros pueblos del interior. Ayer fueron los terratenientes de la Sociedad Rural. Había que echar un vistazo sobre quienes compran hoy tierras a precio vil.

No hay comentarios: