lunes, 11 de octubre de 2010

Municipales logran pase a planta y mejor jubilación

Tal como adelantó Un Medio en su edición pasada, el intendente, Lucas Ghi, anunció el paso a planta de unos 500 contratados, y la mejora salarial a los que les falte tres años para jubilarse. En cambio, quedó para una “segunda etapa” la restitución de dos puntos porcentuales por antigüedad en la confección del salario básico y la jerarquización de la carrera de enfermería, entre otras profesiones propias del sistema único de Salud.
El anuncio, que se atrasó dos semanas por la visita (pospuesta) de Cristina Kirchner, se efectivizó el 23 de septiembre, luego de que el jefe comunal y parte de su Gabinete firmaran un acta de acuerdo con los principales dirigentes sindicales del estado local: Jorge Páez (Sindicato de Trabajadores Municipales de Morón), Luis Duré (Sindicato de Empleados y Trabajadores Municipales de Morón) y Carlos Cabrera (por ATE).
La incorporación bajo de relación de dependencia de los trabajadores que cuentan con contrato precario no será de un plumazo, sino que “progresivo” y tendrá un filtro oficial. Aunque en todos los casos será retroactivo al 1 de septiembre. Uno de los requisitos para este beneficio es que cuenten con una mínima antigüedad de tres años de experiencia en la planta temporaria “y cuenten con una evaluación de desempeño favorable”.
“El jefe - del trabajador en cuestión - tiene que avaluar el servicio, el cumplimiento de las pautas. 600 reúnen la antigüedad. Ahora los tiene que evaluar el superior”, explicó Ghi en el acto realizado en el Salón Mariano Moreno.
El traspaso comenzará por las áreas de Servicios Públicos del Hospital Lavignolle, la Dirección de Atención Primaria de la Salud; y la Secretaría de Obras y Servicios Públicos. Se garantizará que nadie perciba de sueldo neto menos que lo que percibía al momento de producir el pase correspondiente, señalaron fuentes oficiales.
También se garantizó que al momento de alcanzar la jubilación los agentes obtengan la máxima categoría del escalafón correspondiente, en los últimos tres años previos al inicio del trámite.”En los noventa la planta de trabajadores parecía ser un botín de guerra, donde se tomaban o despedían trabajadores según su afiliación. Eso pasó a ser un triste recuerdo”, les dijo el intendente a unos 200 trabajadores que asistieron al salón de actos.
“Quedaron pendientes, no por eso descartadas, los dos puntos de antigüedad, la cartera de enfermería y la incorporación de más profesiones en el Sistema Único de Salud”, admitió después ante la pregunta de este diario. La frase la repitieron los dirigentes sindicales. “Lo vemos como muy positivo, pero no es suficiente”, dijo Cabrera. “Fue algo muy bueno para los trabajadores. Esperemos seguir trabajando con esta seriedad”, acotó Duré. Los referentes del STMM, en tanto, se reconciliaron definitivamente con el gobierno (ver nota aparte).

No hay comentarios: