lunes, 11 de octubre de 2010

Moyano hizo campaña con la normalización de la CGT regional

El líder de la CGT nacional y del PJ bonaerense, Hugo Moyano, cerró un acto que sirvió para decorar la asunción de las nuevas autoridades en la delegación confederal de Morón, pero también para presentar su propio espacio político, con el que trabaja directamente por la continuidad de los Kirchner. Lo acompañaron figuras del FPV nacional y local; mientras que dos secretarios le llevaron el saludo de jefe comunal, Lucas Ghi.
Moyano llegó pasadas las 17.30 del jueves 30 de septiembre, acompañado por el secretario Gremial de la Confederación, el taxista Omar Viviani, a la sede que SETIA (Textiles) tiene en Buen Viaje al 400. Lo esperaba un escenario gigante en la calle (cortaron el tránsito, claro) y Julio Ponce, anfitrión y flamante delegado regional. La CGT Morón terminaba con el mandato vencido que ostentaba aún el barrionuevista Domingo Bruno, quien junto a un pelotón de gremios está enrolado en la central paralela “Azul y Blanca”, que apoya la candidatura presidencial de Eduardo Duhalde. Moyano dejó en claro que trabaja por sí y por los K.
“Además de felicitar a los compañeros que van a conducir esta regional, aprovecho la oportunidad para decirles que es clave que el 15 de octubre rebalsemos el Monumental”, exclamó el camionero desde el centro del palco. La invitación fue por la convocatoria que su Corriente Nacional del Sindicalismo Peronista (CNSP) lanzó para la cancha de River, la cual se promocionó también al día siguiente en Rosario. Moyano pidió respaldo gremial “porque el eje de los discursos va a hacer la ley que hará que participemos de las ganancias los trabajadores”.” Que no nos vengan a correr con la parada nunca los empresarios que ganan más dinero en el país. Hay que repartir. Ese es el desafío. Ese es el compromiso”, arengó en la despedida de Morón.
Un poco antes, había elogiado las políticas del gobierno y llamaba a “no equivocarse” al votar en 2011 por otras opciones políticas que en su momento tuvieron que abandonar el poder antes de tiempo, en alusión a la UCR.
En el escenario lo escoltaban no sólo Ponce y Viviani, sino también el intendente (PJ) de Hurlingham, Luis Acuña. También acompañaron su visita el titular de la Federación de Sindicatos Municipales Bonaerenses, Rubén García, y su secretario gremial, el moronense Carlos Rodríguez; el Subsecretario de Relaciones Institucionales del Ministerio de Economía nacional, Juan Zabaleta; el vicepresidente del PJ local, Quino Duhyeilo; concejales del FPV y referentes de los dos sindicatos municipales adheridas a la CGT: STMM y SETMM. Aparte, los secretarios de Gobierno, Diego Spina; y de Obras y Servicios Públicos, Mariano Villegas, pasaron a saludar a Moyano en nombre del intendente, Lucas Ghi, y del diputado nacional Martín Sabbatella.

Se dobla pero…
Aunque oficialmente la CGT no está partida, era sabido que costaba mantenerla sin fisuras ante la división de aguas que plantea el Gobierno entre los peronistas. Por eso, una semana antes, referentes duhaldista, con Bruno a la cabeza, habían presentado su propia mesa político-sindical. Y por eso la convocatoria de Moyano hablaba de “normalización” y de “unidad”, dos palabras que aludían a un encauce que no es estrictamente cierto.
“La CGT anterior (sic) terminó su mandato y había que renovarlo. Hoy por cómo está el gremialismo se eligió mi nombre para garantizar la unidad y gracias a Dios hay una CGT con gente de experiencia y mucha juventud”, declaró Ponce a Un Medio. “Era la única persona propuesta que garantizaba el consenso entre los sectores independientes”, aclaraba el flamante secretario de relaciones institucionales de la Regional, Hugo Pintos (COMERCIO). Ponce quedó secundado por Marcelo Notario delegado del Sindicato Camioneros de Merlo.
Para el referente Textil, la confederación tendrá una impronta oficialista. “La CGT es amplia, tiene todas las líneas. Pero nosotros estamos más cerca del Gobierno porque pedimos conquistas para los trabajadores y el gobierno nos las está dando. Los de experiencia sabemos que antes te daban un aumento por decreto, con conquistas que tenían 20 años de antigüedad. Y, hoy, todos los gremios podemos discutir convenios”, dijo al diario.
-Moyano llamó a no equivocarse en 2011…
- Hoy hay gobiernos (sic) que llaman a cambiar el país, pero hoy dan dos aumentos por año a los jubilados. Faltan cosas por hacer. Hay cosas que a uno no le gustan. Pero las cosas que se lograron hay que reconocerlas.
- ¿Qué pasará con la CGT? Bruno apoya a Duhalde.
- Bruno es mi amigo. Está en otra cosa. Eso no quita que mañana vayamos a estar en el PJ todos juntos. Hay muchos que apoyaron a Duhalde, pero que hoy estuvieron acá. La política es una cosa y la CGT es otra. Que uno juegue en política a la derecha y otro a izquierda no quita que debamos estar trabajando juntos por los trabajadores.

No hay comentarios: