lunes, 11 de octubre de 2010

El Pro denuncio el ataque a uno de sus locales

El macrismo denunció el viernes pasado que su local de Juan José Valle (ex Humberto 1º) 269 fue violentado y asaltado por manos anónimas. Faltaban dos computadoras, folletos y había cartelería rota en su interior. Aunque no había ningún mensaje político pintado, no tardaron en llegar las declaraciones de repudio de dirigentes de esa fuerza, empezando por Mauricio Macri, que dos semanas antes había estado en Castelar.
Por ese hecho, descubierto en la noche del jueves 30 de septiembre, se radicó una denuncia en la Comisaría 1ª. “Repudio el acto de vandalismo y violencia política perpetuado en el local central de PRO de Morón, que conduce el diputado provincial Ramiro Tagliaferro”, comunicó oficialmente el jefe de Gobierno porteño. En tanto que el propio legislador sostuvo que “es lamentable que estemos viviendo estos actos en un sistema democrático”.
“La intolerancia, la prepotencia y el miedo son parte de este tipo de acciones que buscan frenar que gente nueva participe en política", rezó Tagliaferro a través de un comunicado, en el que también se solidarizó su compañero de bancada Jorge Macri. “Exigimos que se investigue qué fue lo que pasó y se encuentre a los responsables de lo ocurrido. Estos hechos son lamentables y no pueden pasar inadvertidos”, afirmó el primo de Mauricio.
Por su parte, el jefe de los concejales de Unión Pro, Marcelo González, se encargó de difundir que en su bloque “condenamos públicamente estas acciones contrarias a toda una sociedad que quiere vivir en paz y segura”. Del local faltaron también “papeles administrativos, entre otras cosas”, se denunció sin precisión mayor.

Respuesta a la respuesta
El Pro denunció el ataque sin alusiones políticas o personales, debido a que tampoco hubo señales de los autores. Pero ocurrió unos días después de que Mauricio bajara al distrito a mostrarse como presidencial y para intentar amalgamar a la estructura de la Unión. Su paso también dejaría artillería verbal pesada. Es que el secretario de Gobierno municipal, Diego Spina, respondió a las críticas de Tagliaferro y Macri diciéndoles “chantas”; y recordaría que en los noventa la empresa Socma, de los Macri, quería hacer un negocio con las cloacas.
González fue el encargado de salir al cruce de las "brabuconadas" del funcionario. "Sus declaraciones muestran un ensañamiento con Tagliaferro desde la incapacidad de la gestión que representa para dar soluciones nuevas a los vecinos”, agregó el concejal, justo después de que en la Cámara Baja bonaerense el oficialismo celebrara la aprobación de un paquete de medidas que contó con varios proyectos de U.P. (ver aparte).

No hay comentarios: