sábado, 23 de octubre de 2010

El intendente Ghi asegura que Morón está preparado para administrar a la Policía Distrital

Cuando la presión mediática, económica y política llevó a la Gobernación a analizar la ampliación de la ley que permite a las comunas de menos de 60 mil habitantes contar con una policía propia, el intendente, Lucas Ghi (a la izquierda de Sabbatella y Scioli en la foto), afirmó que “en dos meses” estaría en condiciones de ponerse al frente de las fuerzas de seguridad en el distrito.
“Consideramos que nadie mejor que el que vive en el territorio para pensar en políticas para el distrito. En dos meses podemos administrar esta fuerza aunque más no sea operativamente y después ejercer el control orgánico de la fuerza”, explicó el lunes pasado, la voluntad política de la Provincia no llegaría a tanto, tan pronto.
El tema se volvió a instalar gracias a la presión de algunos sectores del PJ, encabezados por Sergio Massa (ver recuadro), tras lo cual Ghi sacó a flote un viejo pedido de su antecesor Martín Sabbatella. Ante un contexto similar, el ahora diputado nacional había dicho que quería ser el jefe de la Policía local, en lugar de contratar agentes privados, como hicieron en Tigre, Ezeiza e Ituzaingó, por ejemplo. El actual intendente se reunió la semana pasada con Marcelo Saín, dirigente de su propio partido (el EDE), y ex funcionario de Carlos Arslanián, quien como ministro de Seguridad de la Provincia impulsó la Ley 13.210, que ahora la Gobernación estaría dispuesta a reformar, pero sólo para llevar la descentralización a comunas de 200 mil habitantes.
Ante la presión de unos, Ghi explicó su teoría: “No conozco en profundidad la iniciativa de otros intendentes, pero lo que nosotros decimos es que aunque creemos en la descentralización de la fuerza y de hecho en muchos países conviven la fuerza nacional con la del condado o distrital, uno puede acompañar ese modelo a mediano plazo. Lo que pensamos hoy como respuesta concreta es conducir en dos meses la fuerza en el distrito. Pero lo que temo es que esto tenga algunas semanas más de abordaje y después quede en la nada”.
El gobierno de Morón pretende asimilar de a poco un sistema como el de Estados Unidos, donde la gente vota por su sheriff. Aunque es conciente de que hay que ir paso a paso. “Para ejercer el mando concreto de la Policía no sólo hay que disponer de información y dar órdenes de servicio, también es liquidar los sueldos, pero esto no puede pasar de un día para el otro. Lo que sí puede pasar en poco tiempo si se quiere delegar es pensar en un espacio común con los comisarios cómo diseñar estrategias preventivas y ejercer el control del servicio. Hoy si veo algo irregular tengo que informarle al Ministerio de Seguridad, porque no hay relación directa. Hay que llevar un proceso de transformación”, indicó al programa Punto de Encuentro (FM Siglo XXI).
Ghi quiere aprovechar el momento y dijo esperar a que “esto no pase y quede en la nada”. También apuntó que la administración está preparada para recibir una nueva masa de agentes, siempre y cuando le bajaran los recursos. “El municipio tiene 4 mil empleados. Pero por el programa Argentina Trabaja tuvimos que administrar indirectamente a 900 personas más. Tenemos capacidad como para absorber a más personal”, consideró.

Más obligaciones
La campaña de los intendentes y el guiño de Daniel Scioli viene de la mano de una serie de medidas que han generado más obligaciones económicas para las comunas en seguridad, como la incorporación de cámaras de videos y el pago a personal. Hace unas semanas la Gobernación autorizó a las comunas a licitar la compra de patrullas. A Morón le dieron $700 mil. El problema es que esos vehículos quedan a nombre de la comuna, que deberá hacerse cargo de su mantenimiento. Ghi explicó que “podría ser más barato” si lo licitaba la Provincia, pero afirmó que de esta otra forma será más rápido y posiblemente colabore con el “empresariado local”.

Massa y sus aliados
El intendente de Tigre, Sergio Massa, es quien lidera dentro del peronismo una nueva perspectiva en materia de seguridad. El lunes pasado recibió a funcionarios porteños y a dirigentes del PRO, para analizar el proceso de la Policía Metropolitana. En ese marco recibió a los diputados bonaerenses Jorge Macri y Ramiro Tagliaferro.
“La reunión con Massa fue muy positiva, coincidimos en la necesidad de la seguridad como política de estado y de las policía de proximidad como una herramienta fundamental para su implementación en los municipios”, declaró aquel último. El jefe comunal de Hurlingham, Luis Acuña, dijo en cambio a este periódico el viernes último que a diferencia de Macri “no vamos por una policía nueva, ni en desmedro de la Bonaerense”.
Acuña visitó nuevamente Morón para asistir a un acto del SEOCA. “Queremos que cada distrito tenga sus facultades, porque no se puede manejar un plan director a 100 km de distancia. No pretendemos ser el jefe de la Policía. Estamos por conversar con el gobernador, porque todos pensamos más o menos igual”, explicó.

No hay comentarios: