jueves, 23 de septiembre de 2010

No tienen al asesino de Nicolás Arroyo; nueva marcha el 23

La madre de Nicolás Arroyo (foto), el joven asesinado en Castelar en la noche del 3 de septiembre, aseguró el lunes a Un Medio que quedó liberado el supuesto autor del crimen porque “resultó negativa la rueda de reconocimiento”.
El crimen se produjo cuando el estudiante universitario de 20 años (hijo único, vecino de Ituzaingó) se encontraba en la esquina de William Morris y Blas Parera, frente a un kiosco en el que había parado junto un amigo. Dos delincuentes lo abordaron en el rodado y le dispararon a quemarropa. Hubo dos testigos del hecho.
A pocas horas del homicidio el gobernador Daniel Scioli le comunicó a la familia que tenían al asesino. Se trataba de un sujeto apodado “La Chancha” que fue detenido por la zona por efectivos de la comisaría de Gervasio Pavón. No obstante, no fue identificado y luego se comprobó que estuvo en otro lugar a la hora del hecho.
El fin de semana pasado el fiscal Matías Rapazzo ordenó más allanamientos, producto de los cuales fueron detenidas otras dos personas, que tampoco fueron reconocidos por los testigos oculares. Por eso, la familia de la víctima prepara otra marcha (la primera la realizó el viernes 10) para este viernes, a las 18, en Plaza de Morón.
“Llamó Scioli en dos oportunidades y gente del municipio. Scioli dice que ellos están trabajando. Pero no se ve el trabajo. Las cosas siguen pasando. No sé si hay que cambiar las leyes. Lo único que sé es que mataron a mi hijo. Tienen que hacer algo urgente para que esto no pase”, sostuvo Norma días después del contacto telefónico. Por su parte, el intendente, Lucas Ghi, dijo haber “puesto el municipio a disposición en lo que necesite”.
-¿Cree que tienen las manos atadas?- lo consultó Un Medio.
- Las manos atadas no. Uno puede entender que es un fenómeno complejo que no se resuelve con una sola medida y que se aborda desde distintas perspectivas. También es cierto que hay que tomar medidas de corto plazo.

Malestar entre los colectiveros
El viernes 17 fue de mala suerte para los colectiveros. Esa mañana, cerca de las 6, un chofer de la empresa 216 fue atacado en Morón Sur, mientras que otro, más tarde y a bordo de un coche de la línea 181, fue asaltado en El Palomar. Por la tarde, representantes de la Unión Tranviarios Automotor (UTA) se reunieron con autoridades provinciales, a quienes se prometieron a la “instrumentación medidas de prevención” de los robos.
Del encuentro - que se desarrolló en la Casa de Gobierno en La Plata - participaron el jefe de Gabinete, Alberto Pérez; los ministros de Gobierno, Eduardo Camaño, y de Justicia y Seguridad, Ricardo Casal, así como el secretario general de la UTA, Roberto Fernández. En Morón también hubo reuniones con la fuerza policial, que logró detener a un sospechoso en el barrio Carlos Gardel (por la 181) y estaba detrás de otro (216).

No hay comentarios: