martes, 17 de agosto de 2010

Todos salieron a criticar las políticas de seguridad

Aunque pasen los ministros y los gobernantes, la inseguridad parece no encontrar un encauce definitivo y eso siempre termina por estallar. A la muerte de Isidoro, en La Plata, y a los agentes asesinados en lo que va del año, se sumaron, en Morón, otros casos que incluyeron un asesinato en El Palomar y un tiroteo en Castelar, adonde un menor quedó en libertad (ver recuadro) luego de apuntar con un arma a la cabeza de un bebé. Desde el gobierno local intentan mantener la buena relación con Daniel Scioli, pero no le escapan a las críticas.
“Ante la falta de respuesta del gobierno provincial y su incapacidad para abordar la inseguridad el municipio se tiene que hacer cargo y por eso decidimos fortalecer el Plan Alerta”, explicó esta semana el secretario de Gobierno y Seguridad de Morón, Diego Spina. Se trata de un sistema que requiere la colaboración entre los propios vecinos para prevenir delitos comunes y que ahora contará con respaldo logístico de aquella cartera municipal.
Más allá de las diferencias políticas, hay un enojo oficial porque la Provincia abandonó la construcción de la sede para la Policía Buenos Aires 2, en un predio que el municipio donó en Haedo (Valentín Gómez y la Vía Muerta).
La semana pasada, el intendente Lucas Ghi recibió a Daniel Scioli y le comentó el caso. El ministro de Seguridad, Ricardo Casal, “no estaba al tanto” cuando asumió, pero todavía no ha tomado “ninguna decisión política”.
“La obra quedó interrumpida por desavenencias de la Provincia con el contratista. El ministro no tenía claro qué hacer. Le pedí entrar para cortar el pasto y ponerle luz al lugar. También le pedimos refuerzos”, declaró Ghi.
En la comuna insisten que se están tomando acciones concretas, como “el monitoreo de la zona bancaria en las áreas centrales y en los corredores nocturnos en Gaona”. Ahora se pretende instalar cámaras en Castelar Norte.

De León a Casal
En tanto, dirigentes del Pro como del peronismo federal salieron a criticar la gestión de la seguridad en la era Scioli. Sobre su primer ministro, León Arslanián, el ex senador provincial Horacio Román aseguró que “fue un gran mentiroso y ahora es defensor de algunos políticos del gobierno kirchnerista”. “Echó a policías que seguramente eran delincuentes pero también destruyó la Policía de la Provincia”, declaró al programa Primer Plano.
Román, quien fue presidente de la Comisión de Seguridad del Senado (se le atribuía el manejo de la Justicia de Morón), se quejó, tras despertar de su letargo, por tantas idas y vueltas. “De pronto, mano dura, de pronto abrir las cárceles, de pronto el ‘dos por uno’, de pronto “matemos a todos los chicos porque son delincuente”, ilustró. Dijo que “había que seguir construyendo alcaidías”, como así también institutos de menores.
En ese sentido, quien se sumó al debate fue el diputado provincial Ramiro Tagliaferro (PRO), quien calificó de "alertante" la situación del sistema de menores. Por un lado, sostuvo que "la aplicación de las leyes del sistema de responsabilidad de menores es muy cuestionable”, porque, dijo, “no podemos permitir que entren y salgan por la misma puerta”. Pero también advirtió que “los institutos de menores se están convirtiendo paulatinamente en centros de instrucción del delito". El legislador moronense también sumó algunos datos oficiales.
"Al 31 de mayo el gobierno provincial ya había ejecutado el 94% del presupuesto destinado al sistema de responsabilidad penal juvenil. No hay una planificación seria del sistema para menores. El año pasado se invirtieron $103 millones, pero este año se presupuestaron menos de $50 millones”, indicó Tagliaferro en un comunicado.
"Ante esta falta de planificación, presentamos el Observatorio de Reincidencia en Menores Infractores, para que existan estadísticas y se publiquen y el Estado pueda prevenir. Además presentamos la obligación del Estado de financiar con recursos genuinos una política en serio de responsabilidad. El nuevo ministro Casal no dijo nada de esto. Estamos siempre detrás de los hechos", repasó uno de los aspirantes a la Intendencia en 2011.

Salió por la misma puerta
La presidenta del MAFAVI e integrante del Foro de Seguridad de Castelar Norte, Alicia Angiono, se mostró consternada por la liberación de un menor de 15 años que había amenazado con matar a un bebé durante un asalto a la casa de comidas “margarita” de la calle Santa Rosa al 1900. El hecho ocurrió en la noche del 27 de julio y dejó como saldo a los asaltantes heridos. Uno joven de 19, que está detenido, y el menor que fue liberado.
“El menor era el más agresivo con los comensales. Lo primero que hizo fue apuntarle a un bebé a la cabeza”, explicó la mujer. Aunque el caso se cerró sin lamentar víctimas fatales, la crítica recayó sobre la falta de políticas del Estado. “La parte edilicia del fuero penal de Morón no está terminada. No se prevé contención, ni seguimiento porque todo implica dinero. Como no se designa personal suceden estas cosas. Y convengamos que los menores también son usados por los mayores. Al final no se soluciona nada”, apuntó Alicia.

Repondrán la calesita quemada
Siete días después de que amaneciera quemada la calesita de Don Atilio en Plaza Cumelén y ante una multitud que se reunió en ese espacio verde el domingo pasado a la espera de alguna respuesta oficial, el intendente, Lucas Ghi, anunció que la comuna reparará el daño y que, además, ya vigila con cámaras el lugar.
La calesita, que funcionaba desde 1973, había sido incendiada por extraños en la madrugada del domingo 1 de agosto, tras un intento fallido en la noche anterior, que ya le había causado algunos estragos. “Lo que menos me imaginé es que iba a ocurrir esto. Se ve que la rosearon con algún combustible”, explicó Atilio Escalón.
“Yo no la puedo reponer, no tengo poder adquisitivo ni sé cuanto cuesta, pero se han ocupado el intendente, concejales y la sociedad de Fomento de Castelar, que tiene el permiso municipal”, aclaró el hombre la semana pasada. Por eso, el gobierno local tomó la decisión de hacer la inversión, que rondaría los 40 mil pesos.
El anuncio se realizó en presencia del propio Escalón, el domingo por la tarde, ante muchos vecinos que estaban conmovidos. No era una calesita cualquiera. Ya en 2006 había sido intensamente defendida cuando los dueños del predio en que estaba decidieron vender y no había de por medio ningún contrato de alquiler que impidiera el desalojo. Por eso, se había traslado de la calle Arias, frente a la barrera, hacia la placita Cumelén.
La concurrencia conmovió a las autoridades, que ya conocían el amor de chicos, adolescentes y grandes por esa calesita. “Nos alegró mucho. El intendente anunció que por un lado se está monitoreando la plaza con una cámara de seguridad y por otro lado que por decisión de él la comuna va a comprar la calesita y se la va a donar a Don Atilio. Esta noticia fue muy bien recibida”, declaró el secretario de gobierno municipal, Diego Spina.
Por otra parte, a instancias de un proyecto de resolución presentado la semana última por el concejal (CC-ARI) Alejandro Bormioli, el HCD expresó su “repudio y preocupación por el vandálico atentado perpetrado contra la histórica calesita de Castelar”, por haber sido éste “un espacio fundamental para la actividad lúdica de los vecinos”.

No hay comentarios: