jueves, 17 de junio de 2010

Realizarán un estudio para saber si es conveniente ampliar La Cantábrica



Mientras la comuna y la Unión Industrial del Oeste consiguen dar pasos hacia delante en la anhelada ampliación del sector productivo Pyme, un grupo ecologista se sumó a los cuestionamientos del GEN sobre la industrialización de Haedo. Los concejales del EDE, FPV y Unión Pro fueron increpados por aprobar un convenio en el que el Ministerio de Economía se compromete a financiar un estudio de prefactibilidad técnica sobre terrenos del ferrocarril, que las autoridades pretenden se utilicen para desarrollar la Cantábrica II.
En un encuentro con la Presidenta de la Nación, tanto desde la comuna como desde la UIO reafirmaron el compromiso del Gobierno para con el plan productivo local. Pero esto chocó con lo sucedido en la última sesión del HCD. En la edición anterior de Un Medio el concejal Jorge Costas había revelado la crítica mirada que puso el partido GEN sobre el proceso de industrialización en un área central y residencial como es Haedo. Unos días más tarde, en el recinto, estuvo respaldado por un grupo de vecinos (algunos de Ramos Mejía), donde se protestó por el eventual avance de la “contaminación”. La discusión está centrada sobre 32 hectáreas.
“Estamos muy preocupados por el tema ambiental, porque no esto no existen fronteras. En Ramos tenemos muchos problemas y preocupa lo que pase con la ampliación de La Cantábrica. Es grave el estado de toxicidad y se puede ampliar más”, explicó Marta Ferreri, integrante de la comisión de defensa de la Plaza Etcheverry.
Este punto de vista se había puesto de manifiesto en reuniones previas ante funcionarios y concejales. Los vecinos habían propuesto que, además de espacios verdes, se podría promover el turismo. Daniel Larrache, secretario comunal de Planificación Estratégica, había contestado que “el turismo es más contaminante que la industria textil”. Pero en el recinto la manifestación se tornó más agresiva. A punto tal que se interrumpió la sesión.
Fue cuando Florencia de Luca, jefa de la bancada oficialista, intentaba argumentar el expediente que permitía realizar el estudio técnico presupuestado en $192 mil, por Economía “para promover la industria” local.
“Decimos que no debía tratarse el proyecto. Y darle cumplimiento a la ley de ordenamiento territorial. Tener más espacios verdes para salud de la población. De todas maneras lo defendieron a rajatabla. Y en un momento dado todos los vecinos entendimos que iba a haber una charla más amplia. Nos quedamos y observamos que igual lo votaron, entonces nos descontrolamos un poco. Le dijimos mentirosos”, describió Ferreri.
En el oficialismo culparon al GEN, aunque tampoco el concejal de la Coalición Cívica-ARI, Alejandro Bormioli, votó favorablemente (en su caso se abstuvo por compromisos adoptados con los vecinos el año pasado).
“Lamentablemente fue una sesión bastante atípica. Lo que hubo fue una desinformación por parte del concejal Costas, que dijo cosas mentirosas. Lo que aprobamos fue hacer un estudio de impacto ambiental. Un grupo llegó muy alterado; también había militantes del GEN”, indicó de Luca al programa Punto de Encuentro.

Poner y sacar apoyos
En el debate deliberativo, el bloque de Nuevo Encuentro se sintió incómodo como pocas veces, pero también supo contragolpear. Fue cuando advirtieron desde sus filas que hace cuatro años la entonces diputada radical Margarita Stolbizer (ahora jefa de la bancada del GEN en la Cámara Baja Nacional) firmaba un proyecto en el que se le pedía al Poder Ejecutivo acelerar la transferencia de tierras del ONABE, a favor del nuevo polo industrial.
“La política es dinámica”, intentó gambetear Costas. Y explicó que no estaría en contra de un nuevo Parque siempre y cuando los “indicadores ambientales no pongan en riesgo la salud de la población”. En el arco oficialista le contestaron que para eso era el estudio. Los vecinos se fueron furiosos, seguros de que habrá vía libre.
Quien también salió a opinar fue el titular de la Unión Industrial del Oeste, Edgardo Gámbaro, aunque lamentó que el tema se haya “politizado”. “Somos también habitantes de este lugar –dijo-. No es la idea traer contaminación y abandono, sino lo contrario. La prueba está en el desarrollo que generó La Cantábrica, aportando para mejorar el entorno. Sobre las tierras del ferrocarril, habrá que encontrar la mejor forma de poder hacerlo para dejar a todo el mundo convencido. Lo peor que podemos hacerlo es dejar el terreno como está”.

El gesto presidencial
Gámbaro venía de acompañar al intendente, Lucas Ghi, en la Casa de Gobierno, donde la Presidenta había lanzado “Parques Industriales del Bicentenario”, un programa que destinó $55 millones para la refacción e instalación de empresas en los polos fabriles de todo el país. Para el ingeniero y empresario fue apenas un “gesto”.
“Es algo importante darle difusión y apoyo oficial a la constitución de parques industriales. Hoy en día las industrias necesitan ubicarse en lugares específicos, para producir mejor y de manera más amigable con los vecinos”, sostuvo. No obstante, aclaró que “el fondo es poco, considerando que hay casi 300 parques en el país”.
“Es el primer paso. Ahora hay que seguir trabajándolo. Lo tomamos nosotros como un gesto hacia el sector y una apuesta. Si no hay nada, es peor que esto”, se fue desinflando Gámbaro, entrevistado por FM Siglo XXI.
- ¿A La Cantábrica le toca algo?
- No. No está distribuido particularmente para nadie en especial. No sé cómo será el mecanismo. Igual fue importante estar en esa reunión porque aprovechamos para plantear el tema de la ampliación del Parque en Haedo.

5 comentarios:

hy-bioshi dijo...

"Realizarán estudios", dice su título. ¿Sabrán los dirigentes lo que están planeando? Pero, ..si ya está hecho el estudio sobre el caso de esta megalópolis. Ya estaría bueno con sólo evitar que se empeore, con cuidar lo existente, y no querer "mejorarlo".
Fuentes de trabajo para los sitios más descongestionados del suelo nacional. ¡Qué tanto negocio, más mejor es convivir!, aunque sea de a pie. Saludos

Anónimo dijo...

Qué manga de payasos esos vecinos. La zona de Cantábrica no existía hace 20 años. Y lo digo porque vivía en esa zona. Ahora tienen luz, asfalto, plazas, están abriendo comercios, las calles están asfaltadas... qué mierda quieren???? Vayan a vivir a Ituzaingó. Que las industrias no llegan. Eso sí, los asfaltos, los semáforos, las luminarias y el bacheo tampoco llega, eh...

Anónimo dijo...

Albano!!! Dejá de darle espacio a esta lacra anti progreso.

hy-bioshi dijo...

Por las exclusiones que plantea, y por sus malos términos, evidencia clarito 'Anónimo' al "progreso" sin límites que quiere.

Anónimo dijo...

Y a mi me parece que sos un gil que no puede llamarse "Hy-bioshi". Y que encima no quiere el progreso.¿Por qué no te vas a vivir a la montaña y te hacés monje, pedazo de gil?