jueves, 17 de junio de 2010

Nuevo Encuentro y FPV defendieron la Rendición de Cuentas de 2009

La Rendición de Cuentas 2009 dejó claro dos cosas. Que el kirchnerismo se alinea con la administración municipal, y viceversa, ante el avance opositor. Y que la crisis impactó negativamente en la recaudación de 2009. El bloque del FPV acompañó por primera vez en cinco años el gasto público en Morón, mientras que Unión Pro, ARI y GEN se dedicaron a criticarlo. La votación se definió por 19 tantos contra 4, con una edil ausente.
De acuerdo al informe oficial, el año pasado la comuna ejecutaron $331.142.657, esto es un“25,7% más” que en 2008; y un 9% más que el Presupuesto 2009. “Las cuentas municipales han cerrado en 2009 con un superávit de más de $7.500.000”, indicó el Ejecutivo. No obstante, el debate en el recinto demostró cómo no todos los objetivos se alcanzaron. La propia presidenta de la bancada oficialista, Florencia De Luca, explicó que “el presupuesto en estos últimos diez años vino en aumento por la eficacia en la administración y un nivel de recaudación alto”, aunque por efecto de “la crisis” en el período fiscal pasado se desaceleraron los ingresos.
La lupa la puso el concejal del ARI, Alejandro Bormioli, quien observó que en Seguridad e Higiene “se esperaban recaudar 75 millones de pesos y sólo se recaudaron 62 millones”. Más ejemplos: “también sucedió con la Tasa de Servicios Generales, que cae 5 millones, y con el conjunto de tasas, derechos y multas, ya que se esperaban 211 millones y se terminó en 192”, manifestó el único representante de la Coalición.
Bormioli explicó que “el crecimiento presupuestario se debió a la gran cantidad de recursos económicos invertidos desde el Gobierno nacional y el provincial, que crecieron su participación presupuestaria del 29% al 40,9%”. Esto, aseguró, “no hacen más que expresar una relación política, que se sostiene sobre la pérdida de autonomía fiscal de Morón y una mayor dependencia económica hacia los otros gobiernos”. Desde sus filas interpretaron que, como consecuencia de aquella ayuda económica, el FPV apoyaría la Rendición (ver recuadro).
La pregunta a esa altura era si Morón recaudó menos. “Mantuvimos los niveles de recaudación, pero hubo una crisis que también afectó las economías locales. El presupuesto no se tenía en cuenta la crisis sanitaria. Respecto a 2008, la Tasa de Seguridad e Higiene subió un 7 por ciento. Pero la actividad económica se vio afectada por la crisis mundial. Dado el contexto igualmente fue positivo”, explicó De Luca después de la sesión.

Dimes y diretes

Pese a los recursos que bajaron al distrito, la crisis volvió a aparecer en los argumentos oficiales, en este caso por las partidas que llegaron tarde. Marcelo González, titular del bloque Unión Pro, reparó en la “subejecución de recursos disponibles y afectados de programas sociales”. En tal sentido, afirmó que “en algunos casos, insólitamente, ni siquiera los han tocado o producido el menor movimiento, como ejemplo en el caso del Plan Manos a la Obra, por más de cuatro millones pesos”. “Si bien no constituye delito alguno, sí hay una falta de gestión, sí un incumplimiento con los objetivos planteados en dicho programa”, alegó el concejal.
Para De Luca “todo responde a la misma situación” económica. “Llevamos planes de acción social de Nación y de Provincia. Muchos de esos fondos se giraron en los últimos meses, sin un plazo real para poder ejecutarlos. No obstante, la comuna siempre garantiza algunos programas con fondos propios, y después se recuperan las partidas. Pero hay fondos que llegaron inclusive en diciembre y se han pasado para este año”, explicó.
Por último, Jorge Costas, del GEN, fue el único que se quejó por la demora en la información y denunció el “uso discrecional” de fondos públicos. “Observamos las cajas chicas de todas las dependencias en dos meses del año”, dijo y desplegó una sarta de ejemplos banales tales como “60 pesos en una picada en un bar”, o “cena por $149”, o “10 pesos de Heladería El Lido”. “Son gastos realmente que nos llama la atención”, sostuvo.
Los ex referentes del Acuerdo Cívico también pusieron el asiento en la publicidad y propaganda, especialmente durante los meses de la campaña electoral 2009. Costas se cobró los “más de $270 mil que se gastaron en total para la despedida de Martín Sabbatella”, en lo que se presentó como la Fiesta de la Democracia. Bormioli fue mucho más punzante: “Desde el gobierno local no han podido justificar cómo en primer semestre del año electoral se consumió el 91,16% del presupuesto de Prensa de todo el año, dejándose para el otro semestre tan sólo un 8,8%”. “Pasamos de una inversión en medios nacionales del 40% en 2008, a una del 50% en 2009, del 60% en el período electoral, del 71% en mayo y 87,2% en junio”, agregó.

El FPV es “presidencialista”

Curiosa fue la explicación del titular de la bancada K, Claudio Román, a la hora de justificar el apoyo a las Cuentas Municipales de 2009. Si bien aclaró que se revisaron “332 órdenes de pago”, lo suyo fue un mero “análisis político”. “Hoy comenzamos a marcar una diferencia en la política”, sostuvo antes de una votación inédita.
“En los últimos años hemos sido testigo de cómo un sector pretendió convertir nuestro sistema de gobierno presidencialista por un sistema parlamentario, con la finalidad de coartar la capacidad operativa de aquel, pretendiendo que sea el congreso el que marque la agenda política”, explicó uno de los 4 referentes K en el recinto.

No hay comentarios: