viernes, 14 de mayo de 2010

La remodelación del hospital puso a la defensiva a todo el sabbatellismo

El momento fue cuanto menos incómodo, por no decir inoportuno. Porque mientras el intendente Lucas Ghi anunciaba a su Gabinete la llegada de la partida que permitiría comenzar con la remodelación del hospital municipal, en la Cámara Baja nacional toda la oposición sospechaba de la ausencia en el recinto de Martín Sabbatella, en un día que debía tratarse el ingreso de la media sanción del Senado a la reformada Ley del Cheque. Es más. El 30 de abril el diario La Nación descubrió el dato y tituló: “Llamativa cesión de fondos nacionales al hospital de Morón”. Desde el Ejecutivo local salieron a desmentir un intercambio de favores con la Rosada.
A partir de una sesión en la que todos los bloques de Diputados habían pautado debatir la reforma a la ley de Matrimonio y, luego, la incorporación o no del tema cheques, el ex intendente de Morón fue blanco del fuego opositor. Su llegada tarde, una vez levantada la reunión parlamentaria, lo enfrentaron desde Felipe Solá hasta Pino Solanas, pasando por Patricia Bullrich y Fernanda Gil Lozano, las diputadas de la Coalición Cívica.
Para el actual jefe comunal, Lucas Ghi, allí “se construye todo un relato malintencionado con el episodio del Congreso, con un supuesto acuerdo, lo cual es un disparate”. En diálogo con Un/Medio, el intendente explicó que la partida para el hospital, que estaba comprometida desde noviembre, debía llegar en el primer trimestre.
- ¿Cuándo se bajó la plata para el hospital?
- Nación tenía que girar un anticipo financiero del 10% de la obra. Como me dijeron que en el primer trimestre arrancaba la obra, empecé a llamar religiosamente a la Secretaría de Obras Públicas porque veía que se terminaba ese plazo. La semana anterior - al referido viernes 30 de abril - José López – secretario del área en cuestión - me dice que me quede tranquilo que se hacía la transferencia del dinero. Y eso se hizo efectivo el viernes. En el medio, no sé cómo, accede a esa información La Nación. Y se arma todo un relato, un disparate. Pero en la última reunión de Gabinete, el martes 27, comenté que me habían garantizado el dinero.
- Por cómo interpretaron el dato ¿Hubiese preferido que llegara el dinero en otro momento?
- Hasta que se vinculó – a Sabbatella con la estrategia del Gobierno para no tratar la Ley de Cheques- , parecía mejor esperar, pero estamos contentos. No sé de donde salió el dato. Mi lectura es que desde algunos sectores nos ponen a nosotros en el centro de la escena, molestos porque hay un bloque político que viene teniendo un nivel de protagonismo importante en trabajo y compromiso y de incidencia en la agenda. Por eso montaron esta escena, cuando cinco diputados (por los integrantes de Nuevo Encuentro) no definen el quórum.

Indignados
En el mismo sentido, pero menos diplomático, el secretario de Gobierno, Diego Spina, salió con tapones de punta contra quienes vapulearon a Sabbatella por televisión, aquella tarde del 28 de abril, en los pasillos del Congreso.
“La verdad es que es una manipulación informativa bastante perversa. Si no hubiese sido esto, los medios más reaccionarios hubieran inventado cualquier otra cosa. Que la vacuna contra la gripe A que estamos dando se debe a un acuerdo con el kirchnerismo. Esto se agudiza por las posturas públicas que adopta el bloque”, dijo al programa Punto de Encuentro (FM Siglo XXI). Y fustigó: “Fue una gran pantomima. Patricia Bullrich, Felipe Solá, toda esa mafia solicitaron levantar la sesión (del 28/04) para hacernos quedar mal. Y después salió esa falsedad absoluta de que el dinero llegó por un acuerdo. El objetivo de ellos es golpearnos”.
El contragolpe respondió a aquella nota de La Nación, en la que la diputada Gil Lozano no creía en las casualidades. "Me parece excelente que Morón tenga un nuevo hospital. Pero también creo que es aberrante que no se le den derechos a una minoría para lograr esos fondos", decía tras naufragar el tratamiento del matrimonio homosexual, un proyecto presentado por Nuevo Encuentro, y que sería aprobado a la semana siguiente.
Pero las críticas al sabbatellismo también nacieron de sectores cercanos en lo ideológico. Lejos de aquella fórmula que soñaban en Morón de “Pino Presidente, Martín gobernador”, desde Proyecto Sur también salieron a disparar contra el bloque de Nuevo Encuentro. Allí militan ahora Victoria Donde y Cecilia Merchán, de Libres de Sur, una de las fuerzas que componía la coalición que propuso a Sabbatella como candidato.
“Perón decía que cuando tus adversarios más profundos comparten con vos una medida, quiere decir que estás equivocado. Ellos festejaron que ese día que no salía la ley - de Matrimonio-, junto a Bullrich. Ellos están equivocados, no nosotros”, reflexionó Spina. El funcionario rechazó cualquier acuerdo espurio con la Rosada, pero a su vez defendió al Gobierno de los ataques de la oposición, al considerar que tampoco hubo extorsión.
- ¿El Gobierno retenía el dinero por si no se portaban bien?
- El Gobierno nacional no tenía ninguna posibilidad de no girar esos fondos. En 11 años de gobierno nuestra postura fue siempre autónoma y jamás nos pasó eso. Hoy se inventa cualquier cosa. El FPV enfrentó a Sabbatella, jamás nos votaron una rendición de cuentas y no por eso dejaron de llegar los fondos que tenían que llegar. Nuestra postura no ha variado desde los noventa. Nos quieren hacer quedar pegados adónde no lo estamos.

Se levanta el telón
Con el dinero en caja, ahora la empresa adjudicataria se encargará de armar el obrador en el hospital, donde comenzará la construcción de un nuevo edificio y se refaccionarán después dos laterales. El Lavignolle no dejará de funcionar, pero en esta primera etapa se trasladarán los consultorios externos a Pellegrini y 25 de Mayo. Toda la obra fue presupuestada en $193 millones. El 10% girado cubriría la inversión a realizar en 2010.

No hay comentarios: