sábado, 29 de mayo de 2010

La CGT regional se partirá en dos por la interna del PJ

En la CGT Morón los cargos se vencieron (2 de mayo) y los acuerdos de unidad también. Por eso, cuando los principales gremios oficialistas elijan una conducción que responda a la central obrera de Hugo Moyano, habrá otra parte (casi la mitad) que se abrirá para conformar una CGT disidente detrás del opositor Luis Barrionuevo.
Los tantos están ya cantados. El actual secretario general de la Regional, Domingo Bruno (foto), está a la espera de que le vengan a quitar su envestidura, la que no perdió el año pasado gracias a un extraño sentido de verticalismo, que le permitía ser, al mismo tiempo, el referente de la CGT oficial y un gastronómico Azul y Blanco. Esta última es la corriente que lidera Luis Barrionuevo, desde que se abrió de la CGT Azopardo en 2008.
Bruno consiguió el respaldo de Comercio y llegó a un entendimiento con Camioneros, que no le reclamó un paso al costado ni se aprovechó de las diferencias políticas para ascender al primer escalón. El gremio moyanista tiene a su cargo la secretaría adjunta de la Regional y podría ahora tomar la titularidad. Ese lugar lo van a dirimir entre Camioneros, la Asociación de Trabajadores de la Sanidad (ATSA) y la Asociación de Agentes de Propaganda Médica (APM) durante una asamblea que estaba por se convocada por una treinta de gremios.
Son los mismos que encabezaron el año pasado un intento de división de la CGT, por considerar que en el orden local no se representaba a la línea oficial y, por ende, no se hacía nada para defender al modelo de los K. Muy por el contrario, los que responden a la Azul y Blanca critican al Gobierno y trabajan para Eduardo Duhalde.
O por tener más votos, o por decisión de arriba (porque Moyano está dispuesto a una intervención), lo cierto es que los moyanistas tienen ahora la sartén por el mango. Por si quedaba alguna duda (por no decir “en el medio”), algunos sindicatos que estaban “indecisos”, como Comercio, se inclinarían por adherir a la línea oficialista.
Bruno lo sabe y por eso la semana pasada convocó a una reunión a todos los gremios amigos. Si bien no se confirmó oficialmente que vayan a formalizar una ruptura dentro de la CGT, hubo un adelanto de lo que va a suceder en pocos días. Es que 35 gremios se alinearon detrás de la candidatura a intendente del gastronómico, quien se postula en Morón por la línea de la Azul y Blanca, que le disputa la interna a Néstor Kirchner.
El apoyo se brindó a través de un comunicado de la Secretaria de Asuntos Gremiales del PJ de Morón, que preside el mismísimo Bruno, el cual firmaron UTHGRA, SOEME, UOCRA; SETIA, Estaciones de Servicio, AALEARA, Papeleros, Pasteleros, UATRE, Viajantes, Plásticos, Empleados de Correo, UECARA, SUTEP, Pintura, Jardineros, Alimentación, Ladrilleros, UCAIRRA, Carga y Descarga, Supervisores Telefónicos, SOESSYT, UDA, Federación de Farmacias, Taxistas, SOCAMGLYP, Seguridad, Químicos, Maestranza, Enseñanza Privada, Guardavidas, Perfumistas, Obreros del Tabaco, Obreros del Vidrio y Empleados de la Carne.
Fuera de micrófono la ruptura es un hecho. Por un lado, buscarán alinearse con el Gobierno, también de cara a 2011. Bruno espera a que “muevan la pelota”, pero no está dispuesto a otro acuerdo. Es que también tiene la presión de “arriba”. La interna peronista comienza a jugarse con todo el aparato y mucho depende de estos gremios.

No hay comentarios: