sábado, 29 de mayo de 2010

Acto por el Bicentenario: tampoco en Morón la unidad fue completa

El clima del Bicentenario, que se apoderó por cuatro días de la tele, los diarios y de multitudes de aquí y de allá, no dejó a Morón aislado. Hubo shows, un acto central y diferencias políticas que no pudieron dejarse de lado. El intendente Lucas Ghi recordó el “coraje de los patriotas” de la Revolución del 25 Mayo y llamó a “emprender lo que está pendiente”, desde un palco oficial al que faltaron cuatro de los nueve ediles de la oposición.
“Los 200 años de la Revolución merecen estás jornadas, estos festejos que reflejan la participación popular. Es importante recordar que la participación y el coraje de los patriotas que se reunían y organizaban en secreto hicieron posible encarar el camino hacia la Independencia”, sostuvo el jefe comunal en el discurso oficial.
En el mensaje saludó a los “organismos de Derechos Humanos, representantes de los pueblos originarios, de organizaciones sociales, cámaras empresariales, sindicatos y centros de jubilados”; a los ex combatientes de Malvinas, como así también a los miembros de las Fuerzas Armadas y de seguridad; y de los diferentes cultos que estaban invitados. En el palco se distinguían fácilmente el diputado Martín Sabbatella y el bloque de concejales del Frente para la Victoria. Un/Medio consultó al Protocolo: ¿Están los 24 concejales? “Sí, todos”.
Al no haberlos visto en el palco, este periódico se comunicó con los despachos de los concejales de la oposición. “No fue porque estaba en Santa Fe”, justificó la secretaria de Alejandro Bormioli (ARI). “El concejal no participó de ninguno de los actos del oficialismo”, ratificaron en la oficina de Jorge Costas (GEN). “Vanesa Sosa fue en representación de los tres concejales de Unión PRO”, aclararon desde la presidencia de ese espacio, que dejó trascender: “No estamos de acuerdo con la plata que se gastó en estos festejos”.
Con tres bloques políticos sin ganas de participar del homenaje que organizó el Ejecutivo, la foto política se la sacaron los dirigentes locales del EDE y del FPV, que convivieron también en la celebración sobre la 9 de Julio. Pero el dato contrastó con la información que llegaba desde el área de Ceremonial y que llevó a este cronista a preguntarle al intendente por qué en Morón se había conseguido una madurez que no había a nivel nacional.
“Siendo un gobierno municipal, nos parece importante haber mostrado un palco con todas las caras de la diversidad democrática de nuestro pueblo. Tampoco quiero con esto montar una crítica con lo que pasó nacionalmente”, respondía Lucas Ghi, quien, en el mejor de los casos, también se había dejado llevar por un dato falso. Convencido de la repercusión positiva que había tenido la convocatoria oficial, insistió en que “Morón ha logrado una fortaleza institucional más allá de las diferencias en el marco de las libertades democráticas”.

Todavía falta…
Abanderado durante los noventa, el joven intendente elevó su discurso con disciplina protocolar e ideológica: “Este es un día donde se reafirma una idea de país que incorpora como pilares la consolidación de la democracia; el respeto por los derechos humanos y la búsqueda de memoria, verdad y justicia; la disminución de la desigualdad, la igualdad de oportunidades. Pero esta Argentina de hoy, también sigue soñando con un futuro mejor”, dijo desde el palco ubicado en Plaza San Martín. Y agregó: “Más allá de todo lo que avanzamos en estos 200 años, muchos de los ideales de los revolucionarios de mayo aún no fueron alcanzados”.
“Es necesario tener la voluntad de emprender lo que está pendiente para alcanzar una independencia plena. Esto implica avanzar en un proyecto nacional en el que nadie quede a la intemperie viviendo privaciones injustificadas y desigualdades”, cerró el intendente, sin olvidarse del reclamo por la soberanía en Malvinas, ni dejar de mencionar “nuestro respaldo a las acciones iniciadas en defensa de nuestro patrimonio sobre las islas”.
- ¿Qué aprendizaje deja el Bicentenario?- lo consultó este periódico, una vez concluido el acto formal.
- Me parece que lo de la marcha de los pueblos originarios fue sumamente importante, porque es un tema que estuvo durante muchos años no hablado y que tiene que ver con reivindicaciones de pueblos que siempre fueron vulnerados. Hay que resolver cuestiones pendientes sobre este tema, como de gente que hoy no puede estar acá (en la Plaza) porque tiene problemas. Un país se transforma cuando el pueblo tiene alegría y siente pertenencia. La idea era esto, que el protagonista sea el pueblo, llenando la plaza, democratizando el uso del espacio publico. Y nosotros, como funcionarios, somos los que tenemos que generar el marco para que esto suceda.

No hay comentarios: