martes, 16 de marzo de 2010

Videocámaras y patrulla civil municipal

En un accidentado acto en el hall del palacio municipal, el intendente, Lucas Ghi, anunció la colocación de 80 videocámaras en la vía pública y la puesta en marcha de un sistema de patrullaje municipal y civil, que actuarán de manera “preventiva” y “disuasiva” frente al delito.
El proyecto lo había anunciado él mismo, hace cinco meses, cuando todavía era secretario de Sabbatella. En su corta gestión, elevo al rango de Secretaría de Gobierno y Seguridad el área que tuvo a cargo hasta el 10 de diciembre. Y pagó los anuncios con hechos: “Hoy – dijo, el miércoles pasado- llegamos a la adquisición de los primeros ocho móviles que van a recorrer las calles de modo preventivo y disuasivo, trabajando de manera articulada con la Policía”.
Por otro lado, afirmó hay 80 cámaras instaladas: “36 en dependencias municipales y otras 44 que están en la vía pública”, que se suman a un sistema en red de alarmas en escuelas y jardines.
Estas acciones forman parte de un modelo de seguridad que se coordina con Nación y con Provincia, aunque la comuna adoptó su propio estilo. A diferencia del vecino Ituzaingó, la administración municipal se negó a adoptar un cuerpo de uniformados armados propio, bajo el sistema de seguridad privada. En su lugar, adquirió una flota que se dedicará a recorrer las calles, en contacto directo con la central de Monitoreo que se instaló en Mitre al 900.
“La intención es generar mecanismos de prevención del delito y a su vez advertir a la Policía en casos de ser testigos de algún hecho. No estamos dispuestos a tomar personal jubilado de fuerzas de seguridad de ningún ámbito”, dijo el secretario de Gobierno, Diego Spina.
Cada rodado cuenta con equipo de radio, asistencia para emergencias de Defensa Civil, un teléfono celular por chofer y sistema de sirena sonora y lumínica. Se integrará al trabajo por cuadrícula.

El ojo público
Las cámaras de seguridad fueron colocadas en “los lugares acordados con los distintos representantes de los foros de seguridad”. Esto es: “El corredor bancario, Pierrastegui y Baradero, en Morón; el área central de Haedo y el corredor nocturno de Gaona”, explicó Ghi.
La comuna adquirió la red y los equipos en lugar de firmar un contrato de alquiler, tal cual hizo Tigre. “Dijimos que no íbamos a apelar a ninguna empresa, porque queríamos apostar a capitalizarnos sin estar bajo ninguna licencia, y porque la información que se va a recabar es sensible y creemos que debe estar sólo dentro de la esfera pública”, sostuvo el joven jefe comunal.
La imágenes de la calle y los comercios serán seguidas desde la Central, pero sólo podrá ser utilizado su archivo ante el pedido de un juez. De todas formas, la toma en vivo ya habría dado sus resultados. “Tenemos cámaras en el sector bancario de Morón y Haedo. Si bien hubo hechos, fueron mínimos y no se llegaron a llevar la plata en las salideras bancarias. La personas que van por un delito se dan cuenta de que entran a un lugar vigilado”, comentó Spina.
El intendente sostuvo que estos “son pasos importantes en las políticas integrales de prevención que llevamos adelante junto a las organizaciones para avanzar en la construcción de una ciudad más segura e integrada”. También dejó la impronta de la gestión, al ratificar que “no creemos que la seguridad se aborda sólo desde una perspectiva policial”.
Poco antes, Ghi había intervenido personalmente para que la Policía no se llevara detenida a una vecina que se había tomado a golpes con otra. “Dejen hablar a la mujer”, se le escuchó decir, mientras la incómoda visitante se levantaba del suelo y ensayaba alguna explicación. El resto de los presentes miraban perplejos la insólita escena, que terminó en anécdota.

No hay comentarios: