viernes, 27 de noviembre de 2009

Entre anuncios, regalos y coincidencias políticas, Cristina fue a despedir a un intendente que siente como propio

A quince días de cambiar el municipio por el Congreso, Martín Sabbatella se dio el gusto de realizar un último acto con la Presidenta, Cristina Fernández, a la que recibió el pasado miércoles con un caluroso marco (más allá del clima) que evidenció la simpatía que hay entre ambos. La mandataria asistió para poner en marcha la remodelación del hospital municipal Ostaciana B. de Lavignolle, entregó una ambulancia y prometió ceder un terreno en comodato. También asistió el gobernador Daniel Scioli pese a que en la semana recibió duras críticas por parte del Nuevo Encuentro, por su proyecto para reformar el Código de Faltas.
La cita se concretó en el patio, también estacionamiento, del nosocomio, donde en breve habrán de comenzar las obras. El proyecto tiene un presupuesto de 197 millones de pesos y un plazo de ejecución de por lo menos tres años. Fuentes de la comuna aclararon a este medio que el contrato con la empresa adjudicataria ya se firmó y que no se trató de un anuncio más. La obra se había acordado durante la gestión de Néstor Kirchner, por un valor de 97 millones, y recién el año pasado se había firmado el convenio para licitar, en Casa de Gobierno.
El lugar sirvió de excusa para romper el hielo, mostrar coincidencias y diferencias. “Hace poco más de un década un intendente quiso desmantelar este hospital en su universo de habituales negociados. Se había hecho famoso por la sospecha de estafa vinculada a las cloacas que protagonizó con el actual jefe de gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, ahora más afecto a las escuchas telefónicas”, disparó el intendente, en alusión a Rousselot y Macri.
La memoria, claro, siempre es selectiva. Sabbatella también recordó que en 1995 el entonces reelecto jefe comunal había “cerrado” el nosocomio. En rigor, quería transformarlo en un materno infantil, aunque también tenía la loca idea de trasladarlo a la Base Aérea de Morón Sur (por esa causa fue encontrado culpable por malversación de fondos). Por esos meses los kirchner celebrabran su rereelección en Santa Cruz, con Menem de Presidente, mientras la centroizquierda (el Frepaso) comenzaba a darle pelea al PJ.
En el acto se mezclaban historias, colores partidarios. Una rara sensación de ambigüedad flotaba en el aire espeso de una tarde cálida y lluviosa. Los concejales y funcionarios de Sabbatella mantenían charlas y abrazos con concejales y dirigentes del Frente para la Victoria. Dirigentes del Sindicato de Municipales y de ATE también estaban presentes. El doctor Antonio Lascaleia, jefe de los médicos durante la resistencia del hospital en enero de 1996, asistió. Ahora es el segundo de IOMA. El ala dura del PJ que peor se lleva con la gestión municipal esperaba a la Presidenta en un centro de jubilados, en Haedo, donde CFK y el ministro de Economía, Amado Boudou, anunciarían un adicional para los jubilados de $350.

“De los nuestros”
Cristina y Martín mantuvieron siempre su buen humor. “Qué horrible ser tan joven”, bromeó la mandataria en referencia a Lucas Ghi, quien reemplazará a Sabbatella el 10 de diciembre.
“Quiero ratificar mi compromiso por una comuna, una provincia y un país con más democracia y más justicia social. Hoy, presidenta, estamos juntos dando un paso más en esa decisión”, sostuvo Sabbatella, quien abrió los discursos. Cristina le contestó después: “Esas convicciones tuyas, Martín, son mis mismas”. El aplausómetro tuvo momentos agudos. La presidenta se sintió a gusto y hasta cuando ubicó al padre del intendente entre el público lo señaló: “Éste es de los nuestros”. Martín sonreía y se enrojecía. Distinta fue la relación con Scioli.
El gobernador intentó ser afectuoso y simpático, como si no se hubiese enterado de la resolución que días antes había emitido el Concejo Deliberante (ver abajo). En verdad, no se entendía su presencia. Pero quedó mejor parado cuando anunció que el jueves, por ayer, el Senado aprobaría el traslado del Estadio del Deportivo Morón. Otro aplauso.
Cristina aprovechó la oportunidad para destacar el nivel democrático de un encuentro en el que se admitieron “diferencias partidarias”, no políticas, con lo que eso significa. “Estar sentada entre Scioli y Sabbatella me parece un ejercicio de tanta democracia que otros tratan de ocultar… Martín está tranquilo, Daniel está tranquilo y yo también. Tenemos distintos puntos de vista pero somos profundamente democráticos, creemos en el progreso social, en la lucha por la igualdad de oportunidades”, aseguró la mandataria. Hubo más aplausos.
Como si se tratara de abrir los regalos antes de poner el arbolito navideño, CFK entregó una ambulancia para el sistema de emergencias municipal y prometió ni bien llegara a la Rosada llamar al titular de la ONABE para que transfiera al municipio el predio de la vieja Obras Sanitarias de Haedo. Allí había bajado en su helicóptero, y notado que el lugar estaba descuidado.

Repudio al Código de Faltas
Los tres bloques del Concejo Deliberante aprobaron el por unanimidad una declaración de repudio al proyecto del nuevo Código de Faltas que impulsa el gobierno bonaerense. “Esta propuesta otorga más facultades a la policía bonaerense y propone detener a vagabundos, mendigos, merodeadores, borrachos, trapitos, cuidacoches, limpiavidrios, vendedores ambulantes sin autorización, travestis y prostitutas. Atenta asimismo contra las libertades individuales, prohibiendo y castigando las despedidas de soltero, festejos por graduación de estudiantes, los festejos de carnaval y el consumo de bebidas alcohólicas y prácticas deportivas en plazas o veredas”, reza la resolución votada el lunes por el EDE, Coalición y FPV.
“No creemos que con este tipo de medidas se logre el objetivo de bajar los índices del delito. Ya existieron en la Provincia y la consecuencia que también conocemos es la criminalización de la pobreza y los reclamos sociales - indicó la concejal K Cristina Rodríguez - . La mediatización ha generado una psicosis y es parte de un proceso de desgaste del Gobierno. Hay que eliminar los desarmaderos o al menos tener un mayor control.”

No hay comentarios: