jueves, 12 de noviembre de 2009

Comenzó la pelea por el control a boliches

Aunque el paquete de medidas que regirá a partir del próximo lunes para intentar bajar el consumo de alcohol durante la noche de los fines de semana salió por consenso en la Legislatura Bonaerense, la Gobernación se enfrenta ahora a la realidad de los municipios, que se resisten a realizar los controles con sus propios recursos. El subsecretario de seguridad de Morón, Sebastián Sanguinetti, ya reclamó que la Provincia “se haga cargo de lo que originó”. Por su parte, el subsecretario de Adicciones bonaerense, Edgardo Binstock, adelantó que no habrá dinero y que posiblemente, cuando se reglamente (esta semana), la ley establezca que los gobiernos locales sean los órganos de aplicación.
Con la nueva normativa, los boliches de la Provincia sólo estarán habilitados para ingresar clientes entre las 24 y las 2 de la mañana, vender alcohol sólo hasta las 4.30 y cerrar una hora más tarde, con excepciones hasta las 6.30 en época estival o zonas carentes de transporte público. A esto se le debe sumar la prohibición de vender alcohol pasadas las 21 en los comercios, en lugar de las 23, como es ahora.
El fin de semana pasada los empresarios y comerciantes no estaban obligados a adaptarse a las nuevas reglas, pero en alguna medida fueron cumpliendo. Consultado por este medio, Binstock no pudo decir que grado de acatamiento hubo dentro del sector pero aclaró que “boliches y supermercados nos dijeron que a partir de las 21 cerraron góndolas de bebidas alcohólicas”. “Hubo actitudes para poner límites. En otros casos continuaron de la misma forma. Este fin de semana, como en el anterior, a aquellos que veamos les vamos a advertir que entra en vigencia la nueva ley”, apuntó.
- ¿La Provincia salió con operativos de control a la calle?
- De jueves a sábado hay operativos, desde hace dos meses. Lo coordinamos nosotros y participa la gente de control de Adicciones, del REBA (Registro Provincial de Bebidas Alcohólicas). Después salen del área de Comercio, de la Producción, bomberos, del Ministerio de Trabajo, del Ministerio de Seguridad con la Policía; y se convoca generalmente a cada municipio. Lo que se controla son maxiquioskos, estaciones de servicio, lugares donde no se debería vender alcohol, o lo hacen sin autorizaciones, o lo hacen a menores. Y después hay una prohibición que está fijada después de las 23.
- ¿Tienen previsto bajar más personal o enviar recursos a los municipios?
- Vamos a ampliar los equipos. Pero la ley se tiene que reglamentar esta semana. Se va a notificar a cada municipio. Algunos colaboran más que otros. No sé como será la autoridad de aplicación. En la actual legislación es el municipio. Lo que pasa es que los horarios actualmente lo fijaban los municipios. Ahora ya está fijado por Ley. Nosotros y las distintas áreas vamos a seguir funcionando, ampliando la capacidad operativa. Pero al municipio no le vamos a mandar ni recursos ni plata. Si se lo integra como autoridad de aplicación, va a tener que controlar con sus propios inspectores.
La entrevista sucedió el miércoles último por la mañana, cuando la nueva reglamentación sobre los boliches aún no se había reglamentado, a pesar de que esto es necesario para que entre en vigencia a partir del 16 de este mes. Para Binstock, en tanto, “tampoco es el principal proyecto”. “Hay que trabajar a partir de la escuela”, comentó este vecino de Haedo, ex secretario de DDHH de la gestión Solá.

Los reclamos
Por su parte, Sanguinetti no se mostró muy consustanciado con las medidas provinciales y menos en cuanto a su control. Pidió que los boliches de Morón cierren a las 6.30 y dijo que “hay que pedirle a la Provincia recursos o inspectores para el cumplimiento de la Ley. El fin de semana último los boliches reclamaron que no estaba en vigencia y no se cumplió”, apuntó esta semana en diálogo con Un/Medio.
- ¿Cómo va a trabajar la noche la comuna?
- Vamos a continuar con el programa Noche Segura y a reforzar el trabajo conjunto con Ituzaingó sobre Santa Rosa. En el caso de Gaona, vamos a intentar cumplir con nuestra responsabilidad que es controlar la calle. La ley es una responsabilidad de la Provincia y desconocemos qué competencia vamos a tener si los boliches no cumplen. Hasta ahora la Provincia hace controles de alcoholemia, REBA y tránsito. El control deberá ser más estricto adentro de los boliches y eso debería hacerlo la Provincia.
- Binstock había dicho que buscaría una complementación ¿Habló con él?
- No hay nada acordado. Sumamos problemas en lugar de soluciones. Este fin de semana nadie cumplió la ley. Con el programa Noche Segura controlamos que no entren menores, alcoholemia, molestias en la vía pública. Si además tenemos que controlar a los boliches, necesitamos apoyo logístico.
- ¿Van a controlar a los delivery?
- Eso es trabajo de Inspección General, que puede clausurar o decomisar la mercadería como en cualquier negocio. No es problema. Pero los municipios necesitan apoyo logístico dentro de los boliches.
- ¿Notó algún cambio respecto de los niveles de conflicto el fin de semana último?
- Morón tiene un solo lugar conflictivo, que es Claxton (Perón al 300), donde hay bastante violencia juvenil. Santa Rosa está tranquilo: pusimos un vigilador en cada esquina que tiene contacto con el vecino. Hace tiempo que no tenemos más denuncias. Igual, es otro ambiente comparado con San Miguel.

No hay comentarios: